AI elige la mejor opción de tratamiento para el cáncer de mama

Para aumentar las posibilidades de una cirugía exitosa para el cáncer de mama, a veces las pacientes se someten a quimioterapia para reducir el tamaño del tumor antes de la cirugía. Esta terapia no siempre funciona, pero tiene efectos secundarios desagradables. Los investigadores pueden utilizar la inteligencia artificial para predecir para quién es útil la quimioterapia preoperatoria y para quién no. Pero, ¿quién deja una decisión tan drástica a una computadora? En un gran estudio internacional, los investigadores de Maastricht están traduciendo la tecnología en práctica para aumentar la confianza en la inteligencia artificial (IA).

La inteligencia artificial es un sistema informático que es capaz de ‘aprender’ a partir de ejemplos. Por ejemplo, dicho sistema puede aprender a distinguir entre una manzana y una pera analizando miles de imágenes de manzanas y peras y determinando qué características las hacen diferentes. Si el sistema ve una nueva foto de una pera, determina en cuál de los dos tipos de fruta se basa, por ejemplo, la forma, el color y el tamaño.

El profesor de Maastricht, Philippe Lambin, ha desarrollado un método para usar inteligencia artificial en imágenes médicas, como resonancias magnéticas, tomografías computarizadas o tomografías por emisión de positrones (PET). Este método se llama ‘radiómica’. En el caso del cáncer de mama, un sistema informático utiliza resonancias magnéticas para distinguir entre los tumores que se reducen como resultado de la quimioterapia y los tumores en los que la quimioterapia no tiene efecto. En las resonancias magnéticas de nuevos pacientes, el sistema determina si la quimioterapia tendrá éxito, por ejemplo, en función de la forma y la estructura del tejido tumoral. Si este no es el caso, el paciente puede evitar la quimioterapia y se pueden buscar tratamientos alternativos más rápidamente.

Confiar
Aunque la tecnología ahora ha demostrado su eficacia, la radiómica aún no se usa en el cuidado de la salud. Eso no es sorprendente, dice Lambin. “Ahora obtienes una decisión basada en inteligencia artificial, pero el médico tiene todo tipo de preguntas sobre esa decisión. ¿Por qué el sistema elige la quimioterapia y no la cirugía? ¿Cuándo encuentra el sistema que la quimioterapia es exitosa y cuándo no? Los médicos no aceptarán tal decisión sin una explicación adecuada, sin cuestionar o verificar la decisión”.

Por el momento no es posible hacer preguntas al sistema, pero Lambin está cambiando eso. “Una especie de diálogo con la inteligencia artificial”, llama a este desarrollo. “Supongamos que el sistema decide que la quimioterapia es la opción de tratamiento correcta. Luego, el médico puede, por ejemplo, solicitar una resonancia magnética de un paciente cuya quimioterapia fue exitosa, para ver las similitudes entre las exploraciones. O pueden estudiar las diferencias con la resonancia magnética de un paciente al que la quimioterapia no le ha ayudado. También pueden solicitar al sistema una estimación del efecto de las opciones de tratamiento alternativas, o cuáles serán las consecuencias si el médico no sigue la recomendación. Esto permite a los médicos verificar la decisión de la inteligencia artificial y determinar si están de acuerdo con ella. Solo cuando los médicos comprendan cómo se toma la decisión, comenzarán a utilizar la tecnología para sus pacientes”.

Investigación internacional
La traducción de la tecnología científica en un método útil para los médicos forma parte de ‘RadioVal’, un gran estudio en el que colaboran ocho países de cuatro continentes diferentes para investigar la precisión, seguridad y utilidad de la radiómica para pacientes con cáncer de mama. La investigación no se ha establecido en todo el mundo por nada. Lambin: “La radiómica debe ser capaz de manejar imágenes de diferentes marcas de escáneres, con formas más raras de cáncer de mama y con formas de cáncer de mama que son más comunes en ciertas partes del mundo. La técnica debe ser justa y hacer una buena predicción sobre la mejor opción de tratamiento independientemente de tales diferencias”.

RadioVal no es el único edificio de investigación internacional sobre el trabajo de Lambin en radiómica. “Maastricht se ha convertido ahora en el centro europeo de radiómica”, dice.

El proyecto RadioVal comenzó en septiembre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.