Ashtyn Davis de Jets, moldeada por la historia familiar de adicción, logra el sueño de la NFL

| |

Uno mas.

Esas palabras han hecho eco a través de los 23 años de la vida de Ashtyn Davis.

Han resonado de maneras muy diferentes a través de su familia a medida que la adicción se abrió paso insidiosamente a través del núcleo de su familia.

Una bebida más.

Una linea mas.

Un humo mas.

Una pastilla más.

Una fiesta mas.

La adicción fue la raíz de la separación de sus padres cuando Ashtyn tenía solo 5 años, y la enfermedad tuvo un papel profundo al convertirlo en el joven que los Jets seleccionaron en la tercera ronda con la 68ª selección del draft de la NFL el mes pasado.

Si escuchas a las personas más cercanas a Davis, una seguridad dinámica de Cal que tiene un conjunto de habilidades de navaja suiza, los Jets han conseguido a alguien especial, un jugador que marcará la diferencia.

El Post entrevistó a más de una docena de familiares, amigos, compañeros de equipo y ex entrenadores que han desempeñado los papeles más importantes para ayudar a Davis en su sorprendente e improbable viaje a la NFL.

El profundo novato de los Jets, Ashtyn Davis, intercepta la temporada pasada para Cal durante un partido contra su rival Washington.
El profundo novato de los Jets, Ashtyn Davis, intercepta la temporada pasada para Cal durante un partido contra su rival Washington.AP

Una de esas personas fue el padre de Davis, Sean, quien encontró muerto a su propio padre como resultado del uso excesivo de drogas y luego se convirtió en su propio abuso de metanfetamina, cocaína, hierba y alcohol. Estaba tan perdido en un punto que se perdió el cumpleaños número 11 de su hijo, sin siquiera saber que había ido y venido.

Otro fue el abuelo de Ashtyn del lado de su madre, Roger Mahutga, quien pasó unos siete años adicto a la metanfetamina antes de enderezar su vida a tiempo para etiquetar prescientemente a su nieto como “especial” antes de que Ashtyn pudiera siquiera caminar.

Dada la historia familiar, no es casualidad que Davis también se convierta en un adicto. Es adicto a los deportes, a la adrenalina de competir, a aprender y ser no solo mejor, sino también el mejor.

Los deportes siempre han sido “uno más” de Ashtyn en la vida.

“Es adicto a la adrenalina”, dice su madre, Christine.

Envíe sus preguntas de Jets aquí para ser respondidas en una próxima bolsa de correo postal

Cuando era niño, rogaba que se tirara “uno más” en el patio con cualquiera que participara hasta mucho después de que la oscuridad cayera sobre Bonny Doon, el enclave de la ladera que limita con Santa Cruz, California, el sitio de su familia ” compuesto ” como él lo llama.

“Siempre decía: ‘Uno más, uno más, por favor solo uno más …’ hasta que estaba completamente oscuro y la luz del pantano tenía que estar encendida para poder tener una captura más”, dijo la hermana menor de Ashtyn, Lexi. , recuerda.

Lexi dice que la historia de su hermano, resaltada por el hecho de que él era un caminante tanto en la pista como en los equipos de fútbol en Cal antes de obtener una beca y ser reclutado en la NFL, es “increíble”.

“Es una de esas cosas que no suena real”, dice ella. “Siempre tuvo un gran impulso para tener éxito, y sabía que el deporte era algo en lo que podía hacer eso. Así que lo persiguió con toda su fuerza y ​​valió la pena”. Miralé ahora.”

La prenda

Hay un póster en un estante en la casa de Roger Mahutga que ilustra que su nieto ha tenido un plan desde que era joven.

Proyecto de sexto grado de Ashtyn Davis
Proyecto de sexto grado de Ashtyn DavisLexi Davis

Como parte de un proyecto de arte de sexto grado, Davis produjo el póster con una imagen de Michael Strahan y una promesa escrita a mano que decía: “Algún día espero ser famoso. Mi sueño es jugar en la NFL, NBA y MLB, todo a la vez hasta que sea demasiado viejo para jugar. El deporte es mi pasatiempo y eso es todo lo que hago. Un día espero desearle una estrella e intentar aprovechar cualquier oportunidad que tenga para hacer realidad mi sueño ”.

“Mi posesión más preciada”, dice Mahutga.

“Esa cosa es como el oro para él”, dice Christine.

Ashtyn apenas se quedó sin pañales cuando Mahutga le dijo a su hija: “Hay algo especial en este niño. Él es diferente. Yo lo veo.”

Es por eso que no hubo parte de Mahutga que se sorprendió cuando los Jets reclutaron a Ashtyn.

“Sabía que desde que tenía 10 años sería un profesional”, dice Mahutga. “Quiero escribir al entrenador de los Jets [Adam Gase]. Están buscando receptores. Yo emparejaría [Ashtyn] contra cualquier receptor abierto en este país. Él puede hacerlo todo. Simplemente no lo saben todavía “.

Derecho asustado

La lucha de Sean Davis con las drogas y el alcohol ayudó a determinar quién es su hijo hoy. Ashtyn dice que nunca ha consumido drogas, bebido o incluso fumado un cigarrillo.

“A veces, un mal ejemplo es un buen ejemplo, desafortunadamente”, dice Sean con la indirecta de una risa melancólica audible por teléfono. “Creo que realmente le mostró lo que no quiere ser”.

Abstenerse de las drogas y el alcohol, sin embargo, no estuvo exento de desafíos para Ashtyn. La presión de grupo en la escuela secundaria puede ser una fuerza muy poderosa.

“Comenzó a luchar un poco en la escuela secundaria, porque no bebía y no consumía drogas”, recuerda Christine. “Me llamaba y decía:” Mis amigos están bebiendo, me siento súper incómodo “. Definitivamente estaba frustrado, confundido y enojado, y lo canalizó a otra parte.

“Creo que lo internalizó mucho y lo usó para motivarse a sí mismo. Quería tomar un camino diferente. Quería tener éxito. Creo que eso elevó su impulso “.

Ashtyn an Lexi Davis
Ashtyn y Lexi DavisLexi Davis

Lexi, que tiene 18 meses menos que Ashtyn, recuerda las dificultades que tuvo su hermano en la escuela secundaria con solo decir “no” mientras sus compañeros, incluido Lexi, festejaban.

“Cuando él estaba en la escuela secundaria, todas las chicas bebían y fumaban y él decía:” Todas las chicas lo hacen, y yo no soy genial “”, dice. “Ahora es genial porque no lo hizo. La gente ahora dice: ‘¿Qué? ¿Nunca has bebido, nunca has fumado? Eso es genial.’ ”

Escuchar la razón de Ashtyn para no sucumbir a la presión de las drogas y el alcohol te lleva al centro de su enfoque e impulso inquebrantables.

“Me imaginé que si hay otra persona que es tan talentosa como yo y está fumando o bebiendo, tendría una pierna levantada naturalmente sin siquiera tener que hacer nada”, dice. “Al principio fue difícil porque todos los demás lo estaban haciendo y querías tratar de encajar. Pero fue como una molestia que te preguntaran [to join in] constantemente. Después del tercer o tercer año, todos estaban acostumbrados y ya nadie me molestaba.

“Luego llegó la universidad y tuve suficiente confianza en mí mismo y en mis decisiones para mantener esa misma mentalidad. Solo fui yo. Tómelo o déjelo.”

20 de octubre de 2008

El punto bajo para Sean y Ashtyn se convirtió en un poderoso punto de inflexión.

“Una gran parte de mi historia fue perder el cumpleaños número 11 de Ashtyn”, dice Sean. “Cuando me perdí su cumpleaños, me puse sobrio 10 días después, porque esa no era la persona que quería ser”.

Sean y Christine se conocieron en la escuela secundaria en Santa Cruz cuando él estaba en el último año y ella era estudiante de primer año. Se convirtió en el líder de una banda popular del Área de la Bahía llamada “Code III”, que abrió para artistas como “Rage Against the Machine” y “Public Enemy” en los años 90.

Fue durante ese período cuando Sean era un consumidor de drogas recreativas, un hábito que se convertiría en adicción cuando encontrara a su padre muerto por la adicción.

Diez días después de perderse el cumpleaños de su hijo, Sean, que había entrado y salido de rehabilitación anteriormente, regresó por última vez, el 20 de octubre de 2008. Desde entonces no ha tocado drogas ni alcohol.

Ashtyn y Lexi Davis, Christine Mahutga-Cohen (madre de Ashtyn) y Sean Davis (padre de Ashtyn)
Ashtyn y Lexi Davis, Christine Mahutga-Cohen (madre de Ashtyn) y Sean Davis (padre de Ashtyn)Lexi Davis

Hace cuatro años, el 20 de octubre de 2016, Ashtyn y Lexi se hicieron tatuajes a juego en las muñecas izquierdas para conmemorar la sobriedad de su padre. Los tatuajes que representan la mente, el cuerpo y el espíritu, protegidos por Dios, incluyen su fecha de sobriedad en números romanos.

“Ese fue el día que recuperamos a nuestro padre”, recuerda Lexi.

“Crecimos sin nuestro padre”, dice Ashtyn. “Estuvo allí físicamente, pero no estuvo realmente presente en nuestras vidas mientras crecíamos. Ese fue un día especial para nosotros y pensé que era una buena manera de conmemorarlo. Lo tratamos como un cumpleaños para él. Le decimos lo agradecidos que estamos por que haya vuelto a involucrarse en nuestras vidas “.

El día en que los niños revelaron sus tatuajes a Sean se guarda en todos sus recuerdos para siempre.

“Todos estábamos llorando”, dice Lexi.

“Me derritió”, dice Sean. “Al día siguiente, estaba en el mismo salón de tatuajes obteniendo mi tatuaje a juego. De hecho, es el único tatuaje que tengo “.

Caminar sobre

Mike Gipson es tan responsable como cualquiera de descubrir a Ashtyn, quien jugó en la pérdida de equipos de fútbol de la escuela secundaria y tomó la pista como un junior solo para perfeccionar su velocidad para el fútbol.

“Estaba en la reunión de atletismo de la California State High School para reclutar a otro joven en mi radar”, recuerda el ahora retirado entrenador de atletismo de Cal. “Nunca había visto ni oído hablar de Ashtyn Davis, y estoy viendo al tipo al que bajé para apuntar en las rondas preliminares y aquí está este tipo con este uniforme completamente blanco corriendo paso a paso con él”. Me pregunto: “¿Quién es ese niño?”

Gipson regresó al día siguiente y le preguntó a Davis: “Hola, hijo, ¿cuáles son tus planes para el futuro?”

“Bueno, planeo ir a la Universidad de Redlands y jugar fútbol americano D-3”, le dijo Davis.

Ashtyn Davis (con su hermana Lexi) también fue una estrella de la pista.
Ashtyn Davis (con su hermana Lexi) también fue una estrella de la pista.Lexi Davis

“Le dije:” ¿Y si pudiera llevarte a Berkeley? “”, Dice Gipson. “Dijo:” Me interesaría “. Le dije:” Acude a mi oficina el lunes por la mañana con tu transcripción “, y así es como comenzó”.

Cuando Davis dejó el programa de seguimiento de Cal, lo hizo como un All-American cuatro veces con el récord escolar en los obstáculos de 60 metros. Gipson dice que se le acercaron agentes que querían firmar a Ashtyn para un contrato profesional.

Rechazar el dinero de la pista en busca de su sueño futbolístico fue la segunda vez que Davis apostó por sí mismo.

Después de caminar hacia el equipo de atletismo de Cal, Davis corrió durante un año y le ofrecieron una beca.

“Lo rechazó porque quería jugar al fútbol”, dice Gipson, explicando que, según la regla de la NCAA, aceptar la beca de la pista lo habría declarado inelegible para el fútbol sin renunciar a la beca de la pista.

Lexi recuerda “una conversación muy dura con mi madre, mi padre y él” sobre si aceptar la educación gratuita de Cal o buscar su primer amor.

“El fútbol me da la mayor alegría”, dijo Ashtyn a sus padres.

“OK, comeremos tu matrícula por el tiempo que sea necesario”, dijeron.

“Y mira cómo funcionó”, dice Lexi.

buscalo en Google

Fue durante su primer año en la pista de atletismo de Cal, 2015, cuando Davis puso en marcha la segunda parte de su plan de vida. Primero, tenía que averiguar a quién llamar en el programa de fútbol para preguntar si podía probar para el equipo.

Él y su padre usaron Google para localizar a la persona a quien llamar: Andrew McGraw, el director de operaciones del equipo de fútbol.

Hasta el día de hoy, McGraw niega con la cabeza cuando piensa en “el regalo que cayó en nuestras manos” como resultado de que Ashtyn lo persiguió persistentemente.

Sonny Dykes, entonces entrenador de fútbol de Cal, no tuvo mucho tiempo para Davis, pero sí le permitió caminar hacia el equipo. Eso era todo lo que Davis quería o necesitaba: un pie en la puerta.

Una de las narraciones principales de su historia es cómo, a pesar de su atletismo y su impulso incontenible, ha sido ignorado toda su vida.

Ashtyn Davis y su abuelo Roger Mahutga
Ashtyn Davis y su abuelo Roger MahutgaLexi Davis

Cuando entró por primera vez al equipo de fútbol, ​​Dykes se refirió accidentalmente a él como “Jake”, confundiéndolo con su compañero Jake Ashton.

“Corrigí a las personas una o dos veces y después de eso no me importó”, recuerda Ashtyn. “Estaba allí para jugar al fútbol y hacer lo que quería hacer. Entonces, si la gente me llamara “Jake” ya no me importaba “.”

Nuevo entrenador, nueva oportunidad

La NFL podría no haber sucedido para Davis si no hubiera sido por Justin Wilcox, quien fue contratado como entrenador de fútbol americano de Cal en 2017, un año después de la temporada de Ashtyn “Jake Ashton” con el programa.

Fue bajo la vigilancia de Wilcox que Davis pasó de ser un jugador ocasional de equipos especiales que fue utilizado en defensa como una esquina de cinco centavos en un apuro a la seguridad inicial y al pateador que los Jets reclutaron.

“Al estar en el fútbol durante 20 años, me he encontrado con algunas historias increíbles y la historia de Ashtyn es tan buena como parece”, dice Wilcox. “No le dimos nada. Obtuvo su beca “.

Davis recuerda vívidamente el momento en que realmente creyó que la NFL era una posibilidad para él.

“Fue mi primer inicio en seguridad en 2017, la primera jugada del juego contra el No. 7 [at the time] Estado de Washington “, dice. “Me acerqué y golpeé a alguien en una jugada de carrera y todos vitorearon y ya no me sentía como un walk-on”. Acabo de llenar el vacío y funcionó perfectamente. Ese fue mi momento de realización “.

El proyecto

Para Davis, el draft fue un momento nervioso. Una lesión en la ingle al final de la temporada, por la cual necesitó cirugía, le impidió jugar en un juego de tazón o actuar en la cosechadora de la NFL, y COVID-19 le impidió tener un día profesional. Esos problemas probablemente lo retrasaron unos pocos lugares en el draft.

“En la noche del draft, estaba afuera sentada en un taburete mirando a Ashtyn a través de la ventana adentro sentada en el sofá”, dice Christine. “Como llegó más tarde, pensé, ‘Oh, no sé cómo va a ir esto’. Entonces, entré y me senté con él.

“Estaba frustrado. Estaba súper silencioso y luego dijo: “Mi teléfono está sonando. Recibo una llamada. Estaba tan callado que pensé que estaba bromeando. Lentamente metió la mano en el bolsillo y agarró su teléfono “.

Eran los Jets.

“Estaba emocionada y comencé a llorar”, dice ella. “Estaba temblando un poco”.

Aunque Davis es humilde y discreto, eso no significa que no haya confiado a las personas más cercanas a él sobre su desagrado por todas las veces que se le ha pasado por alto.

Gipson dice que Davis estaba “molesto” por el hecho de que, antes del draft, no era uno de los aproximadamente 60 prospectos universitarios para quienes la liga estableció conexiones de videos caseros para grabar sus reacciones a la transmisión una vez que fueron reclutados. .

“Parece que están tratando de encontrar una manera de contarme”, recuerda Gipson que le dijo Ashtyn. “No me importa en qué ronda voy. Alguien va a conseguir un tipo de primera ronda”.

Cuando se le preguntó sobre esa conversación, Davis no retrocede. Se dobla hacia abajo.

“Eso es exactamente lo que le dije”, dice. “Siento que cualquier equipo que me eligió, independientemente de si estaba en esa área de primera ronda o más tarde, les iba a dar un valor de primera ronda. Sinceramente, me sentí así y todavía me siento así.

“Todo lo que siempre necesité fue mi pie en la puerta, y mantengo la misma mentalidad. Ahora mi pie está en la puerta, así que nada de eso ya importa. Es solo hora de jugar al fútbol “.

.

Previous

Opinión experta de los respetuosos del medio ambiente: mirar hacia adelante con ira

Google Play retira 813 aplicaciones ‘creepware’, diseñadas para ataques interpersonales

Next

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.