Audiencias de KwaSizabantu: Testigo clave aún por testificar mientras el proceso se estanca una vez más

  • El presidente de CRL, el profesor David Mosoma, dice que el testimonio de un testigo clave en la investigación de KwaSizabantu sigue pendiente, sin el cual aún no puede concluir su investigación.
  • Han pasado tres meses desde que la comisión escuchó la respuesta a las denuncias de denuncias graves de derechos humanos de los ex miembros.
  • Mientras tanto, uno de los líderes de la misión inició un proceso judicial contra un testigo por difamación.

Más de tres meses después de lo que se suponía que sería el testimonio final en las audiencias sobre denuncias de graves abusos contra los derechos humanos en la Misión KwaSizabantu, la Comisión para la Promoción y Protección de los Derechos de las Comunidades Culturales, Religiosas y Lingüísticas (CRL) aún no ha escuchado de uno de los individuos clave implicados.

El presidente de CRL, el profesor David Mosoma, dijo a News24 que algunos de los que debían responder ante la comisión ya habían abandonado la misión.

Dos ya han declarado, pero el último testigo había sido hospitalizado.

News24 entiende que se trata de una de las líderes de KwaSizabantu, Lidia Dube, de 70 años.

Mosoma, que no reveló la identidad del testigo, dijo que el testimonio de la persona se consideraba importante y que se debe hacer todo lo posible para obtener su respuesta.

Dijo que a la comisión también se le entregaron dos archivos, que según la misión respondieron a las preguntas planteadas durante la audiencia.

LEER | KwaSizabantu finalmente en el banquillo por acusaciones de abuso, pero no se permiten medios en la Comisión CRL

Él dijo:

Volveremos. Una vez que hayamos entrevistado al último implicado, se completará el informe.

“Estamos organizando la [last engagement]. El asunto no está fuera de nuestra vista… No podemos perder un paso: todos deben tener el derecho de réplica”.

La misión finalmente planteó su caso a la institución del Capítulo 9 en marzo sin la presencia de los medios de comunicación, como lo solicitaron a través de sus abogados a la CRL.

Esto es después de que los ex miembros testificaran sobre la violencia excesiva ejercida contra los niños, la incorrección sexual, el abuso espiritual y otras violaciones de los derechos humanos que dicen haber soportado en una de las estaciones misioneras más antiguas del continente.

Las audiencias se produjeron después de una investigación de siete meses realizada por News24 sobre denuncias de graves abusos contra los derechos humanos en la institución de KwaZulu-Natal, que resultó en la éxodo serie. Tras una protesta pública y un boicot a las empresas comerciales de KwaSizabantu, la CRL anunció procedimientos formales que comenzaron en 2020.

En febrero, las sesiones se reanudaron luego de una pausa de casi dos años causada por el Covid-19.

Y mientras los ex miembros esperan que la comisión concluya el proceso y publique sus conclusiones, uno de los líderes de la misión está demandando a un testigo que testificó a principios de este año.

Koos Greeff fue una de las personas entrevistadas por News24, quien reveló que había actuado como informante de la División de Seguridad e Inteligencia Militar del gobierno del apartheid con la bendición del liderazgo de KwaSizabantu. Había pasado 17 años en la misión antes de partir en 1994.

Durante las audiencias, le dijo a la comisión que KwaSizabantu era un “culto séptico”, citando su tesis de investigación de maestría en la que investigó la estructura de gestión de la misión.

Según los documentos que se le entregaron la semana pasada, Lidia Dube y Eunice Ngcamu lo están demandando por difamación, buscando una suma acumulada de R4m.

LEER | Dada una audiencia: los ex miembros de KwaSizabantu finalmente tienen su opinión mientras se reanuda la investigación de CRL

Dube citó tres casos en los que Greeff supuestamente la difamó, uno de los cuales fue el testimonio de Greeff ante la CRL.

La comisión le preguntó a Greeff, un exmiembro de alto rango de la misión, qué pensaba que sucedería una vez que el fundador de la misión, Erlo Stegen, muriera.

Respondió que hasta ahora, Stegen había sido la “figura romántica, una persona iluminada que es el hombre o la mujer de Dios, una persona con conocimiento y revelación especiales” de quien todos estaban asombrados.

Pero testificó que, como resultado de la demencia de Stegen, Dube estaba siendo moldeado para ocupar su lugar.

“Ella estuvo allí en el avivamiento, ella era la joven”, dijo, refiriéndose a la afirmación predicada en KwaSizabantu de que Dube había muerto y vuelto a la vida en la década de 1960.

Él dijo:

Ella fue al cielo, Dios le habló. Y eso es mentira, toda esa historia es mentira… Ella es la voz de Dios y por eso mi investigación, por ejemplo, el lavado de dinero, ella es la única responsable en todo esto. Ella lo inició, ella instigó esto: quién, dónde, cómo y ellos lo hicieron.

Dube reclama R1m por daños a su “buen nombre, estado y reputación”.

El segundo, según sus papeles, se relaciona con una declaración jurada en nombre del hermano de su Erlo, Friedel, suegro de Greeff, de quien tenía poder notarial. Greeff, quien está casado con la sobrina de Stegen, acusó a Dube de tratar de encubrir el robo de los auditores de la misión y que ella, junto con Ngcamu, firmaron resoluciones falsas “consintiendo ilegal y fraudulentamente el robo” mientras manipulaban al fundador de la misión para que agregara su firma.

La declaración hecha en 2019 también describe los “rumores” de que algunos de los líderes de la misión son “totalmente corruptos e inmorales” como ciertos, que la enfermedad del enfermo Stegen lo ha llevado a ser maltratado y manipulado para “encubrir sus propios actos ilegales y pecaminosos”. para su beneficio económico y que estos “líderes corruptos” estaban involucrados con curanderos, narcotraficantes y sicarios.

Según los demandantes, las palabras tenían como objetivo pintarlos como ladrones, inmorales, corruptos, estafadores, estafadores y culpables de conductas ilícitas, entre otros.

Reclamando daños de R1m cada uno, dijeron que fueron humillados y degradados y que su buen nombre, estatus y reputación habían sido dañados.

LEER | El desgarrador relato de una mujer de Ciudad del Cabo sobre cómo fue ser criada en una secta

El tercer reclamo de R1m de Dube gira en torno a una nota de voz hecha por Greeff a fines de ese año en la que la acusa a ella y a sus “cohortes” de “abusar de un hombre enfermo vulnerable para robar dinero, al menos R150m”.

En la nota de voz, Greeff dijo que la controversia en torno a que la misión no era más que una pelea entre Stegen y Friedel era una mentira propagada por Dube, que ella le vendió a Stegen y el “viejo vulnerable se lo creyó”.

Afirma que la intención era difamarla y dañar su reputación como, entre otras cosas, mentirosa, poco confiable y alguien que abusó de su posición para manipular a un compañero líder de la misión.

Greeff le dijo a News24 que impugnaría la demanda y consultaría con sus abogados.

“Mantengo lo que dije”, dijo.


Queremos escuchar sus opiniones sobre las noticias. Suscríbete a Noticias24 para ser parte de la conversación en la sección de comentarios de este artículo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.