Barcelona apunta a derrotar al Wolfsburgo en la revancha de semifinales de la Liga de Campeones | Fútbol americano

| |

La última vez que se enfrentaron Barcelona y Wolfsburgo había años luz entre ellos, dice el técnico del Barcelona, ​​Lluís Cortés, pero eso fue entonces y esto es ahora. Y ahora se miden en una semifinal de la Liga de Campeones Femenina a la que pertenecen ambas, buscando volver a llegar a la final y luego dar un paso mejor: los subcampeones de 2019 se enfrentan a los de 2018 en San Sebastián y aunque el Lyon, ganador cuatro años seguidos, puede esperar, solo estar allí ya no es suficiente.

No hace mucho, habría sido por el Barcelona. Cuando estos dos equipos se enfrentaron en los cuartos de final en 2014, Wolfsburg ganó 5-0 en el global. Jugar contra los campeones alemanes sigue siendo una perspectiva formidable: el equipo que solo el Lyon parece capaz de eliminar de Europa, ha ganado cuatro dobles seguidos y alcanzó cuatro de las últimas siete finales de la Champions League, ganando dos veces. Pusieron nueve más allá de Glasgow City aquí el viernes pasado.

También será un choque de estilos, según la extrema del Barcelona Caroline Graham Hansen, quien llegó procedente del Wolfsburgo el año pasado. Los Wolfsburgo son más rápidos, más fuertes, más directos. En el internacional danés Pernille Harder, anotador de cuatro goles ante el Glasgow, tienen al jugador del momento.

También pueden tener la ventaja de haber continuado compitiendo a nivel nacional. Por el contrario, la victoria por 1-0 del Barcelona sobre el Atlético de Madrid en Bilbao fue su primer partido oficial en 173 días.

Pero, insistió Cortés, ese triunfo “nos reactiva”. Y aunque Wolfsburg sigue siendo el favorito, derrotarlos no es la tarea imposible que alguna vez fue.

La de Barcelona es una historia de notable progresión. Para Wolfsburg, cuya consistencia es igualmente notable, ya no se trata solo de Lyon, durante tanto tiempo visto como intocable y aparentemente el único equipo que pudo detener a Wolfsburg, venciéndolo en las finales de 2016 y 2018, y los cuartos de final en 2017 y 2019; también se trata de los oponentes del martes por la noche. “Ellos saben que podemos lastimarlos”, dijo Cortés.

Entonces no estuvo ahí pero sabe que en 2014 no pudieron. “Todos los jugadores estarían de acuerdo en que este es un equipo mucho mejor de lo que era hace unos años”, dijo. “Había años luz entre nosotros, pero esa brecha se ha cerrado”.

La defensa Marta Torrejón, una de las cinco jugadoras del Barcelona que quedan de esa plantilla, está de acuerdo. “Eran un equipo europeo destacado y recién comenzamos como profesionales; teníamos muy pocas posibilidades ”, dijo. “Ahora estamos más cerca de ellos. Hemos trabajado muy bien ”.

El equipo femenino de Barcelona se convirtió en profesional al año siguiente. Hubo nuevos jugadores, nuevos recursos, mejores instalaciones y un crecimiento significativo. Ganaron 19 de los 21 partidos de liga antes del bloqueo, lo que significa que, después de tres años de ganar el Atlético, el Barcelona se llevó el título que se les otorgó.

Tras derrotar también al Atlético por 1-0 en los cuartos de final de esta competición, esta es la tercera vez en cuatro años que alcanza las semifinales. Estaban 4-0 abajo a los 30 minutos de la final del año pasado, la primera. Finalmente perdieron 4-1, pero Cortés insiste en que eso también fue bueno para ellos.

“Estábamos un poco abrumados por todo esto”, dijo. “Pero fue un proceso de aprendizaje, un aprendizaje. Nos hizo entrenar mejor, trabajar más duro. Y el equipo de hoy es mejor que ese, listo ahora para vencer a cualquiera y ganar cualquier cosa.

“El club apostó mucho por el fútbol femenino, precisamente por esta razón: poder jugar estos partidos contra estos equipos”.

.

Previous

De la nieve del invierno al sol abrasador: el aire australiano ve cómo las temperaturas se disparan a 26 ° C

¡la marca estadounidense busca 30 nuevos empleados!

Next

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.