Cirugía robótica de cáncer de riñón muestra resultados deseables en estudio

El cáncer de riñón no siempre se limita al riñón. En casos avanzados, este cáncer invade la vena más grande del cuerpo, la vena cava inferior (VCI), que transporta la sangre desde los riñones hasta el corazón. A través de la VCI, el cáncer puede infiltrarse en el hígado y el corazón. El Centro de Cáncer Mays en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio (UT Health San Antonio) es uno de los centros de alto volumen en los EE. UU. con experiencia quirúrgica en el tratamiento de este grave problema. El Centro Oncológico Mays es el Centro Oncológico designado por el Instituto Nacional del Cáncer de San Antonio.

En un estudio presentado en la portada de la Revista de Urología (Revista Oficial de la Asociación Americana de Urología), investigadores del Mays Cancer Center y del Departamento de Urología de UT Health San Antonio muestran que la trombectomía robótica de la VCI (extirpación del cáncer de la vena cava inferior) no es inferior a la trombectomía abierta estándar de la VCI y es un enfoque alternativo muy seguro y eficaz. El riñón afectado se extirpa junto con el tumor durante la cirugía, que se realiza en el Hospital Universitario, socio clínico de UT Health San Antonio.

Harshit Garg, MD, becario de oncología urológica en el Departamento de Urología, es el primer autor del estudio, y Dharam Kaushik, MD, director del programa de becas de oncología urológica, es el autor principal. Kaushik es profesor asociado y titular de la Cátedra Stanley y Sandra Rosenberg en Investigación Urológica en UT Health San Antonio.

La cirugía abierta requiere una incisión que comienza 2 pulgadas por debajo de la caja torácica y se extiende hacia abajo a ambos lados de la caja torácica. “Parece una V invertida”, dijo Kaushik. A continuación, se movilizan los órganos que rodean la VCI, como el hígado, y se sujeta la VCI por encima y por debajo del cáncer. De esta forma, los cirujanos obtienen el control de la vena cava inferior para la resección del cáncer.

“La cirugía abierta tiene una excelente tasa de éxito y la mayoría de los casos se realizan de esta manera”, dijo Kaushik. “Pero ahora, con el enfoque robótico, podemos lograr resultados similares con incisiones más pequeñas. Por lo tanto, debemos estudiar las implicaciones de utilizar este nuevo enfoque”.

El estudio es una revisión sistemática y un metanálisis de datos de 28 estudios que reclutaron a 1375 pacientes en diferentes centros médicos. De estos pacientes, 439 se sometieron a trombectomía IVC robótica y 936 a cirugía abierta. Kaushik y su equipo colaboraron con el Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering, Nueva York; Centro Médico Cedars-Sinai, Los Ángeles; y la Universidad de Washington, Seattle, para realizar este estudio.

“Reunimos los datos para sacar conclusiones porque, antes de esto, solo se habían realizado pequeños estudios de instituciones individuales para comparar los enfoques de trombectomía IVC”, dijo Kaushik.

Recomendaciones

Los resultados son alentadores e indican que se justifica un mayor estudio de la trombectomía robótica de la VCI. El enfoque robótico en comparación con el abierto se asoció con:

  • Menos transfusiones de sangre: El 18% de los pacientes robóticos requirieron transfusiones frente al 64% de los pacientes abiertos.
  • Menos complicaciones: El 5% de los pacientes robóticos experimentaron complicaciones como sangrado en comparación con el 36,7% de los pacientes con trombectomía abierta.

Estas cirugías grandes y técnicamente desafiantes duran de ocho a 10 horas e involucran a un equipo multidisciplinario de cirujanos vasculares, cirujanos cardíacos, cirujanos de trasplantes y cirujanos de oncología urológica, dijo Kaushik.

“Este estudio es el metanálisis más grande que analiza los resultados de la trombectomía IVC robótica versus abierta”, dijo Kaushik. “En más de 1300 pacientes, encontramos que las complicaciones generales fueron menores con el enfoque robótico y la tasa de transfusión de sangre fue menor con este enfoque.

“Eso nos dice que hay más espacio para crecer y perfeccionar este procedimiento robótico y ofrecerlo a los pacientes que son candidatos óptimos para él”, dijo Kaushik. “La candidatura óptima para una cirugía robótica debe basarse en la experiencia robótica del cirujano, la extensión y la carga del tumor y las condiciones comórbidas del paciente. El enfoque quirúrgico abierto sigue siendo el estándar de oro para lograr un control quirúrgico excelente”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.