Cómo afecta a niños, adultos y cuidadores

| |

Imagina no poder leer un párrafo o seguir una conversación sin que tu mente divague.

Perder la noción del tiempo es algo por lo que es conocido entre familiares y amigos, y parece que no puede cumplir con los plazos a pesar de sus mejores esfuerzos.

Tu tendencia a hablar sin pensar a veces hiere los sentimientos. Ocasionalmente puedes interrumpir a la gente para no olvidar lo que quieres decir.

Ahora imagina a tus amigos y familiares diciéndote que el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) no es una afección real y que deberías esforzarte más.

El estigma es un estereotipo negativo o percepción sobre ciertas características, a menudo basado en información errónea o malentendidos. Puede tener consecuencias perjudiciales, especialmente cuando se trata de la salud. Las condiciones de salud mental con frecuencia están sujetas al estigma.

A pesar del creciente conocimiento y conciencia del público sobre las condiciones de salud mental, existen varios malentendidos comunes sobre el TDAH que conducen al estigma.

De acuerdo a Niños y adultos con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (CHADD)estos mitos incluyen lo siguiente:

  • No es un trastorno real.
  • Solo afecta a niños y no a adultos.
  • Solo afecta a niños o no es tan grave en niñas y mujeres.
  • Se diagnostica con demasiada frecuencia.
  • La mala crianza conduce al TDAH.
  • Las personas con TDAH están sobremedicadas.

El estigma puede dificultar vivir con TDAH. También puede complicar las cosas para los padres o tutores que cuidan a niños con TDAH.

El estigma del TDAH puede causar desafíos en los entornos social, laboral y escolar. También puede afectar la forma en que una persona con TDAH se ve a sí misma, especialmente si comienza a creer los estereotipos negativos sobre el TDAH. Esto se llama estigma internalizado o autoestigma.

Los síntomas del TDAH, como la impulsividad y la falta de atención, afectan el funcionamiento cotidiano y las interacciones con los demás. De acuerdo a investigación de 2019esto significa que las personas con TDAH a veces pueden ser percibidas como:

  • descortés
  • no fidedigno
  • inmaduro
  • de carácter débil
  • emocionalmente disfuncional

El estigma puede hacer que las personas con TDAH y los cuidadores eviten buscar atención, lo que significa retrasos en el diagnóstico y el tratamiento. El TDAH no tratado está relacionado con varios resultados negativos, según un revisión de investigación de 2015. Éstos incluyen:

  • ansiedad
  • depresión
  • Desorden de personalidad
  • baja autoestima
  • dificultades de relación
  • inestabilidad laboral
  • interacciones problemáticas entre padres e hijos
  • trastornos por consumo de sustancias
  • tasas más altas de delincuencia y accidentes automovilísticos
  • aumento de la tasa de mortalidad

También existe un estigma relacionado con el tratamiento del TDAH con medicamentos. La percepción errónea de que los medicamentos son una “solución fácil” o que compensan una crianza inadecuada, puede hacer que las personas con TDAH sean menos propensas a buscar tratamiento.

Estigma en diferentes grupos de edad

El TDAH es una condición que afecta a personas de todas las edades. Por lo tanto, el estigma puede afectar a las personas en cualquier etapa de la vida.

Por ejemplo, los adultos con TDAH pueden temer revelar su diagnóstico en el trabajo debido al estigma. Los niños pueden sentirse juzgados por sus compañeros de clase en la escuela por comportamientos relacionados con el TDAH, y les resulta difícil encajar y hacer amigos.

Algunas investigaciones sugieren que los niños con TDAH son cuatro veces más propensos a ser rechazados por sus compañeros en comparación con los niños neurotípicos. Esto puede suceder incluso después de unas pocas horas de interacción.

En la edad adulta, diferentes tipos de estigma pueden hacer que vivir con TDAH sea más desafiante. Participantes en un estudio 2018 informaron haber experimentado efectos de:

  • estigma internalizado
  • discriminación anticipada
  • estigma público percibido

Además, los medios generalmente cubren historias sobre el TDAH en niños en el salón de clases. Esto crea la impresión de que los adultos no experimentan los efectos del TDAH y refuerza la idea de que el TDAH no es una condición real o que siempre termina después de la niñez.

En realidad, las estimaciones sugieren 50 a 70 por ciento de los niños con TDAH seguirán teniéndolo en la edad adulta.

Cuidar a un niño con TDAH puede tener sus propios desafíos. Muchos cuidadores en esta situación enfrentan el estigma.

Es posible que se haya sentido examinado por otros padres, los maestros del niño e incluso los profesionales de la salud. El estigma puede afectar las opciones de cuidado y tratamiento que usted haga, como decidir si su hijo debe tomar medicamentos o no.

Estos sentimientos pueden ser causados ​​por el estigma del afiliado. El estigma del afiliado es un tipo de estigma internalizado que afecta a los familiares o cuidadores de personas con una afección, como el TDAH.

Investigación de 2020 El estigma de afiliado sugerido puede:

  • menor calidad de vida
  • aumentar el estrés
  • afectar el nivel de atención brindada a la persona con TDAH
  • conducir a una menor cooperación con los profesionales de la salud
  • causar actitudes negativas hacia el diagnóstico y tratamiento del TDAH

La educación es una herramienta poderosa que puede reducir el estigma. Investigar ha descubierto que el contacto personal con personas que tienen TDAH y la educación sobre los mitos del TDAH son dos formas eficaces de reducir el estigma.

Si desea ayudar a combatir el estigma del TDAH, considere compartir:

  • Tu propia historia. Si vive con TDAH o cuida a un niño con TDAH, puede crear conciencia compartiendo su historia. Aproveche las oportunidades para aumentar la conciencia sobre la afección en su propia red social, sistemas y organizaciones escolares locales, medios de comunicación y más.
  • Información sobre el tratamiento. Informe a los demás que la medicación no es una forma de compensar la crianza inadecuada o la pereza. En cambio, funciona al corregir las diferencias químicas cerebrales del TDAH y, por lo general, es efectivo.
  • Nuevos hallazgos de investigación. Compartir información sobre la investigación del TDAH puede reducir el estigma al demostrar la validez médica de la afección. por ejemplo, un Estudio de imágenes cerebrales de 2017 reveló diferencias neurológicas en niños con TDAH en comparación con sus pares neurotípicos. Esto permitió a los investigadores identificar diferentes subtipos de TDAH en el grupo.
  • Fuentes acreditadas para el aprendizaje. Organizaciones, como Asociación de Trastorno por Déficit de Atención (ADDA) y CHADDson buenos lugares para comenzar en busca de recursos y apoyo para el TDAH.

Para muchas personas, el estigma relacionado con el TDAH hace que sea más difícil vivir con esta afección. El estigma puede interferir con el diagnóstico y el tratamiento adecuado, lo que lleva a peores resultados de salud.

Compartir información precisa sobre el TDAH es una forma efectiva de reducir el estigma. Ya sea que ofrezca historias de su propia experiencia o hechos y estadísticas de fuentes confiables, está ayudando a construir un puente entre las personas con TDAH y aquellas que tienen sentimientos estigmatizados hacia él.

Previous

Brown se retirará después de los Playoffs de la Copa Stanley para Kings

Ucrania y China en el punto de mira de primer ministro japonés Kishida en visita al sudeste asiático

Next

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.