COVID-19: Más de 430 mil vacunas pediátricas de Pfizer y AstraZeneca han vencido o están por vencer | Informe de datos de la CE | Minsa | Comedor | ECData | PERÚ

| |

A mediados de marzo, la Contraloría General de la República emitió dos informes advirtiendo que más de dos millones de dosis del de AstraZeneca vencía el 31 de marzo. El lote más grande, avaluado en S/ 57 millones, se encontraba en la bodega del Centro Nacional de Abastecimiento de Recursos Estratégicos en Salud (Cenares). Entonces él Hernán Condori, rechazó que las vacunas fueran a caducar.

Sin embargo, esta situación no ha sido resuelta y, por el contrario, más informes de vacunas en riesgo de derrota. Él Unidad de Periodismo de Datos de El Comercio revisó los informes publicados por la Contraloría y encontró que, entre el 1 y el 22 de abril, se publicaron ocho nuevos documentos en los que se señala que alrededor de 430.234 dosis de AstraZeneca y Pfizer -este último, pediátrico- ganaron o estarían a punto de ganar.

LEER TAMBIÉN | Perú es uno de los 5 países de Latinoamérica sin registro público de agresores sexuales | REPORTE

Los informes también confirmaron que 44.637 dosis de vacuna AstraZeneca se perdieron en el Direcciones Regionales de Salud y centros de salud en Junín, Puno, Callao, Lima Este y Tumbes. El 53% corresponde a la Dirección Regional de Salud (Diresa) del Callao.

Por otra parte, más de 288 mil dosis habría expirado entre finales de febrero y finales de marzo. 69% de estos vacunas También estaban en los almacenes de la Diresa Callao y en 16 de sus centros de salud. Por su parte, el 30 de abril vencerían 44.079 dosis.

Con todas las dosis perdidas, se hubiera podido vacunar a todas las personas mayores de 18 años que todavía requieren una tercera dosis en el Provincia Constitucional del Callao.

Vacunas pediátricas en riesgo

Los informes de la contraloría también detallan que ya no son sólo vacunas AstraZeneca los que están en riesgo. 52,844 vacunas pediátricas del laboratorio de Pfizer también estaría en peligro de caducar sin ser utilizado.

Estos se almacenan en el Redes de salud del Callao y Punoen el direcciones de salud de Loreto y Huánuco y en cuatro centros de salud de esta última región: Perú – Corea, Amarillis, Las Moras y Potracancha. Las supervisiones realizadas entre el 6 y el 19 de abril por los organismos de control arrojan que estas vacunas, aplicadas solo a niños, caducan el 30 de abril.

“Las vacunas no se pueden perder. Hay que tener en cuenta que el 55,6% de los niños entre 5 y 11 años todavía necesitan ser vacunados con la segunda dosis”dice la Dra. Eden Galán-Rodas, ex directora del Escuela de medicina. Hasta la fecha, más de 2,6 millones de niños (63,7%) han recibido la primera dosis y 1,8 millones (44,4%) la segunda.

Cuatro meses en el vacunación de este grupo de edad, más de 2,3 millones de niños aún no tienen sus dos dosis. Huánuco, Loreto y Puno Estas son las regiones que aún no han llegado al 35% de inoculación de niños con dos dosis. Puno es la segunda región con menos niños con dos vacunas En su contra COVID-19: apenas registra un 17,9% con dicho número de vacunas.

Retrasos en la ruta

Cuando un vacuna llega al país, es inmediatamente trasladado al depósito de la Centro Nacional de Abastecimiento de Recursos Estratégicos en Salud (Cenares). En este lugar permanece entre tres y cuatro días antes de repartirlos. “Hay un proceso de registro por lotes. Es un trámite tedioso que hay que realizar”, dice la Dra. Galán-Rodas. Durante estos días Cenares verifica que la Diresa, la Diris y los centros de salud cuenten con cadena de frío en óptimas condiciones.

Después de eso, Cenares envía el vacunas a las Diresas y Diris, desde donde se distribuyen a los centros de salud, previo registro de lotes. Este proceso también toma entre tres y cuatro días. “En teoría, el proceso debería tomar menos tiempo, ya que se supone que Cenares colocó previamente los detalles de los lotes”señala Galán-Rodas.

Finalmente, los lotes se distribuyen a los diferentes centros de salud y vacunación. Es decir, el tiempo desde que ingresan hasta que se distribuyen a los centros de vacunación no debe exceder los 8 días. Sin embargo, según reportes de la Contraloría, estos pueden permanecer en los almacenes, tanto en Cenares como en las direcciones y redes de salud, hasta por poco más de un mes.

“Es un problema de logística y descuido”, asegura Galán-Rodas. Según explica, hay demoras a la hora de verificar si los establecimientos de salud cuentan con cadenas de frío adecuadas, ya que muchos de estos lugares aún carecen de ellas. Además, no hay suficiente personal y hay un problema de supervisión.

En cuanto a vacunas que se pierden en los centros de salud, Galán-Rodas indica que es importante que la población se vacune. “Hay países que aún no han logrado suficientes vacunas para todos sus ciudadanos. Los tenemos, hay que acercarse a vacunar”enfatiza.

Este periódico se comunicó con el Ministerio de Salud. Voceros de la entidad aseguraron que enviarían sus defensas, pero hasta el cierre de este informe no respondieron nuestras consultas.

Previous

La red estalló contra Petkov y Vassilev y su «quinta colonia»: Diosa, ¿y tú?

REVELACIÓN DEL CASO SUBANG: Danu Panik, Jefe de Relaciones Públicas de la Policía Regional de Java Occidental, abre su voz con respecto a Banpol, estos son hechos

Next

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.