El legislador filipino Arnolfo Teves Jr. propone un proyecto de ley para castigar el ghosting

Comentario

MANILA — Un legislador filipino quiere que el “efecto fantasma”, el acto de cortar abruptamente la comunicación sin explicación, se declare una ofensa emocional.

Arnolfo Teves Jr., miembro de la Coalición Popular Nacionalista, que está aliado con la administración gobernante, dice que “el fantasma es una forma de rencor que desarrolla sentimientos de rechazo y abandono” y debe ser considerado un acto abusivo.

El proyecto de ley propuesto, que se presentó el mes pasado pero se compartió públicamente esta semana, no sugiere ninguna sanción, aunque sí dice que el acto “debe ser castigado”.

La propuesta ha provocado diversión en las redes sociales, pero también críticas de que es una distracción ya que el país enfrenta una crisis del costo de vida.

En el documento titulado “Un acto que declara el fantasma como una ofensa emocional”, Teves afirma que el fantasma es una forma de crueldad que prevalece en el mundo actual. Él dice que, gracias a la tecnología, “el ámbito de las citas ha cambiado exponencialmente en comparación con años anteriores”, lo que significa que las personas pueden cortar fácilmente los lazos entre sí, sin tener en cuenta los sentimientos de la otra persona.

“La ambigüedad con el ghosting”, declara la nota explicativa del proyecto de ley, “es que no existe un cierre real entre las partes involucradas. El proyecto de ley dice que “puede compararse con una forma de crueldad emocional”.

El fantasma, dice Teves, es un acto que es “mental, física y emocionalmente agotador” para las víctimas. El proyecto de ley también señala que el fantasma puede conducir al “ridículo” y la “humillación”, y que es probable que las víctimas sufran una confusión emocional como resultado de ser fantasma de otra persona.

Aquellos que han sido fantasmas en su vida dicen que el fenómeno es cruel y desconcertante. Los expertos dicen los que son culpables de ghosting hacerlo por una serie de razones, incluido el miedo a tener conversaciones difíciles, la sensación de que la otra persona podría reaccionar peligrosamente y la creencia de que es más amable que un rechazo absoluto.

Pedimos sus historias de fantasmas. Aquí están.

Es poco probable que se apruebe el proyecto de ley, al menos en su forma actual. No está claro si la propuesta tendrá algún efecto legal. Para que se apruebe un proyecto de ley, debe pasar tres lecturas y obtener el apoyo de la Cámara de Representantes y el Senado. Muchas propuestas languidecen o se olvidan, especialmente si no se consideran prioritarias.

En las redes sociales, la reacción al proyecto de ley propuesto fue mixta. Mientras que algunos encontraron la propuesta entretenida, otros señalaron que los funcionarios del gobierno deberían centrarse en cuestiones más apremiantes, como la inflación, que alcanzó su nivel más alto en casi cuatro años en Filipinas el mes pasado.

“El proyecto de ley de la Cámara que crea el departamento de cazafantasmas es el siguiente”, decía un comentario de Facebook. Otro señaló que había “problemas mayores en nuestro país hoy”.

Arjan Aguirre, profesor del departamento de ciencias políticas de la Universidad Ateneo de Manila, también estuvo entre los que señalaron que el proyecto de ley puede ser un intento de distraer la atención de los problemas más amplios que enfrenta el país, incluida la pandemia de coronavirus y la crisis del costo de vida.

En una declaración a The Washington Post el martes, Aguirre acusó a Teves de usar el proyecto de ley “para llamar la atención del público y el kilometraje de los medios”.

“Es un movimiento calculador para hacerlo popular y ser parte de la conversación pública”, dijo Aguirre, y agregó que Teves tiene un historial de generar debate público con propuestas controvertidas.

Teves no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

A principios de este mes, Teves propuso cambiar el nombre del Aeropuerto Internacional Ninoy Aquino en Manila en honor al difunto dictador Ferdinand E. Marcos, cuyo régimen de dos décadas vio decenas de miles de violaciones de derechos humanos y saqueó el país por hasta $ 10 mil millones. Benigno Aquino Jr., el actual homónimo, fue un senador opositor crítico con Marcos, quien fue asesinado en el aeropuerto cuando regresaba de Estados Unidos.

El proyecto de ley fue ampliamente criticado por sobrevivientes de la ley marcial e interpretado como un intento de ganarse el favor del nuevo presidente, Ferdinand Marcos Jr., quien ganó en una elección aplastante en mayo.

Hassan informó desde Londres.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.