El Tribunal de Tarragona archiva la investigación por la fuga de partículas radiactivas de Asc

| |

Domingo,
10
mayo
2020

11:38

Concluye que no hay evidencia de delito por este incidente en 2007

Asc CentralJ. ANTONIO

  • CataluaEl juez retoma el caso de partículas radiactivas Asc

Después de varios años de procedimiento judicial, en el que se aprobó un archivo y se reabrió el caso, el Tribunal de Tarragona archivó definitivamente la investigación sobre el incidente radiactivo en la central nuclear de Asc en noviembre de 2007. En 2018, el Tribunal de Gandesa procesó a tres ex Los gerentes de la planta y la Asociación Nuclear Asc Vandells por delitos relacionados con la contaminación nuclear, contra los derechos de los trabajadores y la falsificación documental, ya que consideraron que se cometieron cuando se filtró en la Ventilación comienza por el contenido de un derrame de líquido al depósito de combustible y el manejo posterior de esta fuga de partículas.

Los acusados ​​apelaron contra esta decisión del tribunal de Gandesa y la Audiencia de Tarragona les ha dado la razón. Los abogados defensores Scar Morales y Juan Antonio Loste del bufete de abogados Ura Menndez, alegaron en su alegación que no había evidencia de una investigación en las acciones de los ex funcionarios de la planta y que una fuga de partículas no causó ningún peligro para el medio ambiente. o a la gente.

El Tribunal de Tarragona indica que no comparte “la decisión adoptada por el juez de primera instancia en relación con los hechos que justifican la acusación de los recurrentes”. Señala que, a pesar de hacer una revisión exhaustiva de la evidencia practicada durante el procedimiento, el juez “no proporciona las razones derivadas de la evaluación de tales procedimientos” para argumentar sus razones que justifican juzgar al ex Asc responsable de los delitos contra el medio ambiente, documentación falsa y contra los derechos de los trabajadores.

“La resolución apelada tampoco justifica suficiente o mínimamente el por qué o sobre la base de que la evidencia obtenida y las medidas tomadas concluyen que los investigados deben ser procesados ​​por los crímenes que establece, ni establece las razones por las cuales considera que los hechos Los descritos son subsumibles en esos tipos criminales “, indica la Audiencia de Tarragona.

Además, indica que la orden judicial “no revela ninguna evidencia o medidas de investigación” que apunten a la comisión de delitos relacionados con la energía nuclear, ya que no se demostró que la emisión, descarga o liberación de elementos radiactivos ponga en peligro a la salud humana o al medio ambiente. Los magistrados no ven un “peligro particular” en la fuga de partículas radiactivas en Asc en 2007

El tribunal desafía al tribunal que no especifica los crímenes que los ex gerentes de la planta podrían haber cometido en base a las numerosas pruebas de expertos proporcionadas por las partes y detalla que hay un informe del Consejo de Seguridad Nacional poco después del accidente que indica que la exposición de las personas a partículas ionizantes por encima de los niveles de riesgo es “muy remota”, por lo que “no se considera que haya existido una situación peligrosa grave”.

La denuncia de la fiscalía parte de dicho informe ya que, con los datos que tenían en ese momento, no descartaron “la posibilidad de exposición interna de un adulto a una cantidad de radiación superior a los límites legalmente establecidos”, para lo cual la Audiencia de Tarragona considera que debería haber una investigación judicial para determinar si existía este riesgo. Sin embargo, en 2009 el propio Consejo excluyó “cualquier peligro específico para la vida, la integridad o la salud de los trabajadores y las personas externas”.

El automóvil también se refiere a un informe de la Universidad Politécnica de Cataluña centrado en el riesgo que podría existir para las personas que “descarta enfáticamente que la liberación de partículas radiactivas que ocurriera excedería los límites legales establecidos”. Además, también detalla que se realizaron cerca de 3.000 mediciones radiológicas corporales ordinarias y extraordinarias a los trabajadores desde diciembre de 2007 hasta marzo de 2008 y que “no se detectó presencia de contaminación radiactiva”.

El tribunal declara que existe una amplia evidencia de expertos que descarta los riesgos personales y ambientales después de la fuga de partículas y que la documentación sobre posibles efectos radiactivos, proporcionada por las acusaciones que representan a las entidades ambientales, no contiene “ningún elemento científico” con “genérico e impreciso”. “conclusiones. Así que archiva el caso.

De acuerdo con los criterios de

El proyecto de confianza

Saber más

.

Previous

Móviles plegables: ¿tendencia con futuro o moda? El | Innovación

la deforestación se acelera durante la epidemia

Next

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.