El verano de los mil millones | Deportes

0
68

Queda en el momento de cerrar el mercado de fichajes en España, pero la Liga ya ha sido pulverizada en una frontera desconocida para ella: los 1.000 millones de euros en gasto. Ningún país ha invertido tanto hasta ahora, 1.114 millones, según las cifras de Transfermarkt, la web de referencia en el fútbol europeo para tasar jugadores y registrar todos los movimientos. Inglaterra e Italia, líderes consolidados en la última década de este año. clasificación Económico, se muestra de momento extrañamente comedidos. El calcio rebasa por poco los 800 millones con la llegada de Matthijs De Ligt a la Juventus y la Premier apenas supera los 700, menos a la mitad de lo que se movió el curso pasado. Tras 11 campañas de reconstrucción, la inversión de España ha superado a sus rivales. El verano anterior pegó el gran estirón, hasta el archivo de los 1.000 millones, y este julio ha terminado de cruzar el río.

La razón por la cual podemos encontrar en las necesidades de renovación de las tres grandes: el Real Madrid, el Barcelona y el Atlético. Cada uno, por motivos diferentes. Los blancos, obligados por su calamitosa temporada pasada; los azulgrana, porque consideran que su plantilla resulta insuficiente para ganar a los campeones; (Griezmann, Rodri y Lucas Hernández). Abriendo la caja, pidiendo créditos y vendiendo jugadores, los tres han obtenido la liquidez suficiente.

El verano de los mil millones

Este trío es, con diferencia, el líder de Europa en el gasto. El Madrid ha sido desembolsado hasta la fecha 303 millones en Hazard (100), Jovic (60), Militao (50), Mendy (48) y Rodrygo (45). El barcelon ha sacado de la caja 237 para comprar un Griezmann (120), De Jong (75), Neto (26), Emerson (12) y Cucurella (4). Y el Atlético ha puesto sobre la mesa 218,50 millones en João Félix (126, el libro más caro del verano y su historia), Marcos Llorente (40), Trippier (30), Felipe (20), Lodi (20) y Saponjic (500.000). El club del Metropolitano, eso sí, es el único de los tres que ha recaudado (311) más de lo que ha invertido porque tres de las cuatro ventas más abultadas las han hecho él. En el sitio de Bernabéu y el Camp Nou también han hecho acopio de dinero a través de las ventas de los futbolistas para financiarse, y más que los que se hacen con nombres como James o Coutinho, clave este último en el caso neymar.

El brasileño del PSG se ha empeñado en volver al Barça y Zidane a no aspirar en su aspiración de traerse a Pogba desde el Manchester United. Dos operaciones que inflarían de forma notable la cifra actual de los 1.114 millones de gastados. Y si la contratación del francés fuera imposible, el Madrid buscaría una alternativa.

Mientras tanto, el mercado español ha tomado la cabeza, Inglaterra e Italia, las tradicionales gastadoras de Europa, se muestra como un elefante dormido. En la Premier, que superó los 1.000 millones las cinco temporadas anteriores (en 2017 llegó al registro de los 2.176 millones). Sorprender que la contratación más alta del Liverpool (Seep van den Berg) no alcanza los dos millones. Ayuda también a esta austeridad británica que el Chelsea está saneado por la FIFA.

El verano de los mil millones

En el calcio, la adquisición de Ligt por la Juve ha animado un verano tristón. Alemania continúa en su término medio rutinario y en Francia, superado el suflé Neymar, las cifras se han desplomado casi a la intrascendencia (281,9 millones). Los petrodólares cataríes casi no han aparecido este año en el mercado porque la compra más cara del PSG es Abdou Diallo (31 millones). Hace tres años, los 222 millones que pagó por Neymar abrieron una nueva época y ayudaron a normalizar cantidades impensables. De hecho, el Barça destinó después 145 en Coutinho y 125 en Dembélé. El mercado se disparó con el escrutinio de la UEFA, las normas de juego limpio financiero colocaron sobre el escáner, sobre todo, al City y PSG. Pero no a los únicos. Hace unas semanas, el Milan fue expulsado de la Europa League por incumplir las reglas.

Balance cero del Athletic: ni compra ni vende

La alegría inversora del Madrid, el Barça y el Atlético contrasta con la contención del Athletic, que hasta este miércoles no se gastó ni un euro. Tampoco las salidas le han reportado nada. Y no fueron escasas ni poco importantes, al menos por nombres. Remiro, Iturraspe, Merino, Mikel Rico, Susaeta y Etxeita se marcharon a coste cero. En la batería de aspirantes a la zona europea, el Sevilla pone la nota en la dirección porque es el cuarto equipo con más gasto (123,5 millones). Entre las nueve adquisiciones están Koundé (25), Diego Carlos, Dabbur y Ocampos (los tres por 15).

Puedes seguir los deportes de EL PAÍS en Facebook, Gorjeo O suscribirte aquí a la Newsletter.

.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.