Esfuerzos para salvar a una yegua con neumonía potencialmente mortal descritos por investigadores

Imagen de archivo por jose keil

Cinco aislamientos coexistentes resistentes a múltiples fármacos de la bacteria Klebsiella pneumoniae fueron identificados en una yegua afectada por neumonía después de una cirugía.

K. pneumoniae es un residente común del intestino sano de los mamíferos, pero también es una de las principales causas de infecciones oportunistas, a menudo graves, en otros lugares, incluidas la sepsis y la meningitis.

Multirresistente K. pneumoniae puede causar enfermedades potencialmente mortales tanto en animales como en humanos, con varios clones resistentes a múltiples fármacos que causan brotes de enfermedades en todo el mundo.

“En general, se acepta que solo un clon será dominante en un episodio de infección”, informaron Carola Venturini y sus colegas investigadores en la revista. Espectro de Microbiología.

“En este estudio, investigamos K. pneumoniae aislados de un caballo con neumonía grave y demostraron la coexistencia de múltiples tipos de secuencias previamente identificados como patógenos humanos emergentes”.

El equipo de estudio australiano dijo que los aislados equinos no eran significativamente diferentes entre sí en términos de virulencia o resistencia, con el mismo potencial para prolongar la duración y la gravedad de la infección. Eran, dijeron, indistinguibles de los aislamientos recuperados de humanos, excepto por el contenido de plásmidos.

“Nuestro estudio destaca cómo el concepto de ‘un clon dominante’ no es absoluto en una infección grave”, escribió el equipo del estudio.

Su trabajo, dijeron, destaca la necesidad de mejores diagnósticos para rastrear la naturaleza diversa de las infecciones. Además, refuerza la importancia de la vigilancia cruzada de los reservorios ambientales y humanos de patógenos multirresistentes.

El caso involucró a una yegua preñada de 12 años y 600 kg, que ingresó con cólicos severos en el Centro Equino de Camden en la Escuela de Ciencias Veterinarias de Sydney, parte de la Universidad de Sydney.

Una torsión de colon fue tratada por laparotomía exploradora. La atención siguió los protocolos estándar, incluida la terapia con antibióticos con penicilina intramuscular y gentamicina intravenosa durante los primeros tres días.

Cuatro días después de la cirugía, la yegua desarrolló una infección respiratoria, caracterizada por fiebre, respiración rápida y dificultad respiratoria leve. Se reemplazó el tratamiento con penicilina/gentamicina por trimetoprima-sulfametoxazol oral y nebulización con bromuro de ipratropio y budesonida.

El líquido traqueal fue muestreado y cultivado durante la noche, con K. pneumoniae confirmado como la causa principal.

Después de una breve mejoría, la respiración de la yegua empeoró. Se interrumpió el tratamiento oral con trimetoprim-sulfametoxazol y se inició la nebulización con plata además de continuar con la terapia con bromuro de ipratropio y budesonida.

Se recolectó una segunda muestra de líquido para su análisis el día nueve, que confirmó la continuación de la infección por K. pneumoniae.

Al día siguiente se inició tratamiento de última línea con amikacina mediante nebulizador. La nueva terapia dio como resultado una mejora lenta durante dos semanas, y una tercera prueba en el líquido traqueal el día 24 confirmó que la infección había desaparecido.

Se suspendió la amikacina y la yegua fue dada de alta del hospital el día 25. Una inflamación respiratoria residual similar al asma estaba presente en el momento del alta, pero se trató con éxito hasta la recuperación total con corticosteroides (prednisolona oral y clembuterol) y broncodilatadores en el hogar.

Un análisis posterior, que incluyó pruebas de base molecular, arrojó más luz sobre la naturaleza de la infección de la yegua. Condujo a la identificación de cinco coexistentes multirresistentes K. pneumoniae aislados que comparten el mismo nicho.

Uno era un tipo de secuencia novedoso (ST4656), mientras que los otros cuatro eran todos miembros de grupos clonales patógenos humanos emergentes (ST307, ST628, ST893 y ST392). Todos tenían el mismo potencial para prolongar la duración y la gravedad de la infección cuando compartían el mismo nicho, dijeron.

Al discutir sus hallazgos, los autores dijeron que el origen de las cepas multirresistentes no podía establecerse definitivamente como Klebsiella no se aislaron de muestras ambientales analizadas para el control de infecciones de rutina en la clínica, y no hubo muestras de alimentos o heces, a menudo Klebsiella reservorios y una probable fuente alternativa – fueron analizados.

“No es raro, incluso en entornos humanos, para la detección del origen de la infección Klebsiella ser bastante problemático, ya que se trata de una especie ambiental ubicua, adaptable y ampliamente distribuida”.

Dijeron que la identificación y caracterización rápidas de la resistencia a los antibióticos en las cepas infecciosas se vuelven cruciales para garantizar un tratamiento efectivo y evitar la exacerbación de la enfermedad por la elección inadecuada de antibióticos.

“Este estudio destaca el valor de las estrategias de detección cuidadosas y las elecciones inteligentes de antibióticos para una terapia exitosa, lo que sugiere que las pruebas de múltiples colonias a partir de muestras de diagnóstico deberían ser más rutinarias y que la reintroducción de la tipificación de fagos como un método de detección adicional, particularmente en entornos donde los costos de la secuenciación del genoma no se pueden cubrir, podrían ser beneficiosos”.

El equipo de estudio estuvo compuesto por Venturini, Bethany Bowring, Sally Partridge, Nouri Ben Zakour, Alicia Fajardo-Lubian, Ariana Lopez Ayala, Jilong Qin, Makrina Totsika, Gaby van Galen, Jacqueline Norris y Jonathan Iredella, diversos afiliados al Centro de Enfermedades Infecciosas. y Microbiología, parte del Instituto Westmead para la Investigación Médica en Nueva Gales del Sur; la Escuela de Ciencias Veterinarias de Sydney; Hospital de Westmead; y el Centro de Inmunología y Control de Infecciones, parte de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Tecnológica de Queensland.

Co-ocurrencia de clones patógenos de Klebsiella pneumoniae resistente a múltiples fármacos de relevancia humana en un caso de neumonía equina
Carola Venturini, Bethany Bowring, Sally R. Partridge, Nouri L. Ben Zakour, Alicia Fajardo-Lubian, Ariana Lopez Ayala, Jilong Qin, Makrina Totsika, Gaby van Galen, Jacqueline Norris, Jonathan Iredell.
Microbiology Spectrum, mayo de 2022, volumen 10, número 3, https://doi.org/10.1128/spectrum.02158-21

El estudio, publicado bajo una Licencia Creative Commonspuede ser leído aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.