España refuerza su posición en los mercados financieros después de relajar el control de Bruselas sobre su déficit.

0
12

Es definitivo Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) confirmaron el viernes que España está liberada del mecanismo de control más riguroso que tiene Bruselas sobre las políticas fiscales nacionales, habiendo logrado canalizar su déficit y situarlo por debajo del umbral de alarma del 3%. . El Ecofin ha asistido sin divergencias a la recomendación sobre Madrid que lanzó la Comisión Europea la semana pasada para validar el fin de un proceso que se activó en 2009, que ha tenido cuatro extensiones y que se archiva después de que los números rojos de las Administraciones Públicas caigan. El 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2018 y, según las proyecciones del Ejecutivo Comunitario, lo hará en 2.3% este año y 2% en el próximo.

Los otros registros que han jugado a favor de esta decisión, como se destacó en la reunión del Consejo, fueron que el saldo estructural (no relacionado con los ciclos económicos) mejoró un 0,4% del PIB en los últimos tres años. La deuda pública en relación con el PIB se ubicó en 98.1% en 2017 y cayó a 97.1% el año pasado debido a "los efectos reductores de la deuda del crecimiento real y la inflación, mientras que el saldo primario es cercano a cero". Las últimas previsiones de la Comisión Europea pusieron el índice en 96.3% para este año y 95.7% para el próximo.

"Se marca un antes y un después y eso nos permite enfrentar el futuro desde un marco más positivo", destacó la ministra en funciones, Nadia Calviño. Entre 2010 y 2011, en el apogeo de la crisis del euro, se abrieron procedimientos para 24 Estados miembros. El de España fue el último que no se cerró. Aunque la UE se está moviendo ahora en la dirección de abrir el mismo tipo de archivo a Italia, lo que ayuda a marcar las distancias entre las dos grandes economías del sur de Europa, dando un plus de credibilidad a los mercados financieros españoles.

Esta misma semana, en una nueva emisión de bonos sindicados a diez años, España alcanzó un récord de mínimos con una tasa de interés del 0,60%. La demanda superó los 27.000 millones de euros cuando el objetivo de la Tesorería era alcanzar los 6.000 millones. "Más del 86% de la demanda proviene de inversionistas extranjeros", dijo Calviño, "y eso confirma la enorme confianza de los inversionistas extranjeros en las perspectivas de crecimiento de nuestra economía y en el compromiso con la disciplina fiscal de nuestro gobierno".

Cuando el registro se cierra debido a un déficit excesivo, la economía española entra en la fase preventiva del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que requiere ajustes estructurales "como el resto de los Estados miembros tienen que hacer". En esta fase, la Comisión Europea recomienda a España que busque un equilibrio entre los ingresos y gastos para este año y el próximo año con el objetivo de alcanzar un promedio de 7.800 millones de euros por cada año.

.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.