Esposas de defensores de Mariupol piden evacuación de soldados

| |

Marcador de posición mientras se cargan las acciones del artículo

ROMA — Dos mujeres ucranianas cuyos maridos están defendiendo una planta siderúrgica sitiada en la ciudad sureña de Mariupol están pidiendo cualquier evacuación de civiles para incluir también a los soldados, diciendo que temen que las tropas sean torturadas y asesinadas si las fuerzas rusas las dejan atrás y las capturan.

“La vida de los soldados también importa. No podemos hablar solo de civiles”, dijo Yuliia Fedusiuk, de 29 años, esposa de Arseniy Fedusiuk, miembro del Regimiento Azov en Mariupol. “Esperamos poder rescatar soldados también, no solo muertos, no solo heridos, sino a todos ellos”.

Ella y Kateryna Prokopenko, cuyo marido, Denys Prokopenko, es el comandante de Azov, hicieron un llamamiento en Roma el viernes pidiendo ayuda internacional para evacuar la planta de Azovstal, el último bastión de la resistencia ucraniana en la ciudad portuaria estratégica y ahora bombardeada.

Se calcula que unos 2.000 defensores ucranianos y 1.000 civiles están escondidos en la vasta red subterránea de búnkeres de la planta, que pueden resistir los ataques aéreos. Pero las condiciones allí se han vuelto más terribles, con escasez de alimentos, agua y medicinas, después de que las fuerzas rusas lanzaran «destructores de búnkeres» y otras municiones en los últimos días.

Naciones Unidas ha dicho que el secretario general António Guterres y el presidente ruso Vladimir Putin acordaron organizar las evacuaciones de la planta durante una reunión esta semana en Moscú, con la participación de la ONU y el Comité Internacional de la Cruz Roja. Pero las discusiones, según lo informado por la ONU, se referían a civiles, no a combatientes.

Hablando en inglés, Prokopenko, de 27 años, pidió una misión al estilo de Dunkerque, una referencia a la operación marítima de la Segunda Guerra Mundial lanzada para rescatar a las tropas británicas y aliadas rodeadas por las fuerzas alemanas en el norte de Francia.

“Podemos hacer esta operación de extracción… que salvará a nuestros soldados, nuestros civiles, nuestros niños”, dijo. “Necesitamos hacer esto ahora mismo, porque la gente, cada hora, cada segundo, está muriendo”.

Las mujeres dijeron que 600 de los soldados están heridos y algunos sufren gangrena. Proporcionaron videos espeluznantes y fotografías enviadas por sus esposos de hombres con extremidades amputadas, heridas de bala y otras lesiones. Dijeron que la gente está comiendo papilla, queso añejo y pan rudimentario.

El Regimiento Azov tiene sus raíces en el Batallón Azov, que fue formado en 2014 por activistas de extrema derecha al comienzo del conflicto en el este entre Ucrania y los separatistas respaldados por Moscú, y que ha suscitado críticas por sus tácticas.

Fedusiuk dijo que ella y Prokopenko buscaban ayuda de Europa, Estados Unidos y organizaciones internacionales para encontrar una solución diplomática al enfrentamiento de Azovstal.

Y dijo que las tropas nunca se rendirían ante la captura rusa.

“No conocemos a ningún soldado de Azov que haya regresado con vida de los soldados rusos, desde 2014, por lo que serán torturados y asesinados”, dijo Fedusiuk. «Lo sabemos definitivamente, por lo que no es una opción para ellos».

La periodista de Associated Press Nicole Winfield en Roma contribuyó.

Previous

Médicos de Alberta en busca de hepatitis grave e inexplicable en niños

Zondo hace un llamado a las autoridades para que continúen las inv…

Next

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.