estudiantes de Barcelona cursarán módulo obligatorio de crisis climática a partir de 2024 | Barcelona

Todos los estudiantes de la Universidad de Barcelona tendrán que hacer un curso obligatorio sobre la crisis climática después de que el establecimiento accedió a atender las demandas de los activistas que realizan una sentada de ocupación.

En un movimiento que se cree que será el primero en el mundo, los 10,000 estudiantes de posgrado y posgrado deberán tomar el curso a partir del año académico 2024. También diseñará un programa de formación en temas climáticos para sus 6.000 profesores.

El anuncio se produjo después de una ocupación de siete días por parte de un grupo de la organización contra los combustibles fósiles End Fossil Barcelona.

“Reconocer que todos tenemos que estudiar esto marca un cambio en el paradigma de la educación universitaria”, dijo Federico Demaria, profesor de economía de la universidad y uno de los 200 que respaldaron las demandas de los estudiantes.

“El detonante fue la ocupación estudiantil pero muestra un cambio cultural general. Hace diez o 15 años la universidad habría mandado a la policía. Pero ahora no puedes echarlos porque sabes que tienen razón y la sociedad los apoya”.

“No es un curso más sobre desarrollo sostenible”, dijo Lucía Muñoz Sueiro, activista de End Fossil y estudiante de doctorado en la universidad. “Combina los aspectos sociales y ecológicos de la crisis, que están interrelacionados”.

El estudiante y activista Lorenzo Velotti dijo que estaba decepcionado de que la universidad se negara a acceder a la otra demanda principal del grupo, que rechazara el financiamiento de la petrolera Repsol y otras empresas que se benefician de los combustibles fósiles.

Un comité de expertos y académicos designados en gran parte por los activistas se reunirá para discutir el contenido del curso. Incluyen a Jofre Carnicer, quien forma parte del Panel Internacional sobre Cambio Climático.

Velotti dijo que End Fossil presentó nombres de profesores con reputaciones establecidas en el campo de las consecuencias sociales y económicas del cambio climático y que la universidad había acordado que estos nominados constituirían el 60% de la comisión encargada de diseñar el curso.

La asignatura tendrá un valor de cinco créditos. Cada crédito representa 25 horas de estudio: 15 en casa y 10 en clase. Con 50 horas de enseñanza en clase, es probable que la universidad necesite contratar más personal.

La universidad dijo en un comunicado que estaba “totalmente comprometida a trabajar para erradicar las causas de la emergencia climática y mitigar sus consecuencias”.

La decisión de lanzar el curso se produjo cuando Isabel Diáz Ayuso, la presidenta conservadora de la Comunidad de Madrid, dijo en un discurso que el cambio climático siempre había existido y desestimó las “afirmaciones apocalípticas” como parte de un complot comunista.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.