Fama y fortuna de los tres astronautas de la misión Apolo 11.

Jorge A. Bañales / EFE

Neil Armstrong ganó fama como el primer hombre en pisar la Luna, mientras que su colega Edwin Eugene Aldrin Jr, mejor conocido como Buzz Aldrin, logró el segundo lugar, y Michael Collins esperaba orbitar en el módulo de Columbia. ¿Pero por qué fueron los elegidos y jugaron esos roles?

La forma en que Armstrong, Aldrin y Collins fueron seleccionados para la misión, que le dio a Estados Unidos una ventaja en su carrera espacial con la entonces Unión Soviética (URSS) hace medio siglo, fue el resultado de un complejo sistema de tripulaciones alternativas.

Y las razones por las que fue Armstrong y no Aldrin quienes primero atravesaron la compuerta del módulo Eagle y pisaron el piso de Selenite son variadas, dependiendo de quién cuente la historia.

Durante el programa Apollo (1961-1972), la selección de la tripulación de cada misión correspondió a Deke Slayton, uno de los astronautas del programa Mercury, predecesor de Apollo, quien diseñó un sistema de rotación mediante el cual cada tripulación tenía uno de sustitución que sucedería a Será titular tres misiones después.

La suerte y las rotaciones entre 29 astronautas entrenados para el programa que Apolo asignó en enero de 1969 a Armstrong, Aldrin y Collins en la misión destinada a descender a la Luna.

El equipo salió al espacio el 16 de julio de 1969 en un cohete, Saturn V, del Kennedy Center en el sur de la Florida, y tres días después, la cápsula de Columbia se colocó en la órbita lunar con el control de Collins.

El 20 de julio, Major Armstrong y el piloto de Eagle Aldrin lanzaron el módulo Columbia, descendieron a la Luna y pasaron a la historia con imágenes borrosas en blanco y negro sin precedentes.

La orden de salida de Eagle había sido objeto de especulación desde enero y, en parte, el protocolo del programa Gemini se tomó como precedente, por lo que el comandante permaneció dentro de la nave y el piloto realizó la excursión espacial.

Según un memo escrito por Chris Kraft, director de Control de la Misión, "Buzz Aldrin deseaba desesperadamente ese honor y no era tímido para dejarlo saber".

En una entrevista hace cinco años, Aldrin, que ahora tiene 89 años, dijo que "en todas las misiones anteriores si alguien de la tripulación tenía que abandonar la cápsula, siempre era la persona de rango inferior, no el comandante de espacio, quien se quedó dentro ".

"Pero muchas personas optaron por el gran simbolismo del comandante en expediciones anteriores al llegar a destino", agregó. "La decisión que se tomó fue absolutamente correcta".

"Creo que lo habría hecho de manera diferente, pero no era el comandante sino el subordinado", recordó, "de modo que una vez que nos fuimos, seguí a mi líder".

La versión oficial de la NASA es un poco diferente y se basa en razones técnicas: la agencia inicialmente había planeado que Aldrin fuera el primero en irse, pero la escotilla se abrió en el costado de Armstrong.

"Para que Aldrin se fuera primero, habría sido necesario que un astronauta con un traje voluminoso y una mochila pasara sobre el otro, y cuando se comprobó ese movimiento, causó daños dentro del módulo lunar", explicó la agencia espacial.

Los tres astronautas hicieron Historia cuando aún eran jóvenes, Aldrin tenía 39 años y los otros dos 38, y después de su regreso a la Tierra y una vez que se extinguieron los honores, su vida continuó.

Armstrong dejó la NASA en 1971 y enseñó en el Departamento de Ingeniería Espacial de la Universidad de Cincinnati, además de participar en las comisiones que investigaron los accidentes del Apollo 13 y el transbordador Challenger.

Tuvo una larga carrera en el sector privado y se benefició de los derechos de autor de su nombre, su imagen y la famosa cita de su primer paso en la Luna: "Un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la humanidad". Murió a los 82 años en 2012.

Aldrin también dejó la NASA en 1971, para ser comandante de la escuela piloto de pruebas de la Fuerza Aérea. Después de la muerte de su padre en 1974, pasó por un período de depresión, alcoholismo y un intento fallido de vender autos usados.

Después de recuperar la salud, su carrera en el sector privado ha incluido la promoción de proyectos y roles aeroespaciales en una veintena de películas y programas de televisión.

Con 89 años, y según sus redes sociales, Aldrin lleva una vida intensa, aunque en su Twitter también hay espacio para recuerdos de esa gran hazaña.

"Todos hemos visto una Luna creciente, pero soy uno de los pocos que puede decir que ha visto una Tierra en crecimiento. Es un espectáculo que nunca olvidaré", escribió recientemente en su libro. cuenta.

Collins dejó la NASA en 1970, trabajó en el Departamento de Estado, fue director del Museo Nacional del Aire y del Espacio y, después de cinco años como vicepresidente de la firma LTV Aerospace, abrió su propia consultoría aeroespacial.

Ahora, a la edad de 88 años, la fortuna del único de los viajeros del Apolo 11 que no pisaron la Luna se estima en alrededor de 100 millones de dólares, muy por encima de lo que acumularon sus compañeros de viaje.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.