Gràcia ya está ardiendo por su gran fiesta | Cultura

La Gran Fiesta de Gràcia está a la vuelta de la esquina y las calles de este distrito de Barcelona ya han comenzado a picotear sus mejores días de gala, que se celebrarán del 15 al 21 de agosto. En Progress Street, los vecinos trabajaron este viernes para tener su pequeña ciudad lista para el concurso de las calles mejor decoradas, una tradición que tiene vecinos sin tregua desde 1939. Precisamente, este año la participación es la más exitosa desde 2001, con 24 calles en competencia, en uno de los eventos más esperados. .

El festival de Gràcia es más que un evento de barrio, se ha convertido en uno de los eventos culturales y de ocio más esperados en el verano. Los barceloninos y los visitantes están en peregrinación a pesar del calor para ver la creatividad y originalidad de la que son capaces los vecinos, que trabajan durante meses para tener algunos días la calle más bella de la ciudad.

Este año, cuatro jugadoras de baloncesto con discapacidad intelectual del equipo olímpico femenino ACIDH-Luïsos serán las chismosas del festival. Las jugadoras de baloncesto Cristina Pandis, Xènia Galtés, Paola Manjón y Noèlia Bautista se encargarán de hacer el grito tradicional: "Visca Gràcia y vivir la fiesta" el 14 de agosto. La inclusión de las personas con discapacidad, la sostenibilidad y la lucha contra el sexismo serán serán los pilares de las festividades de esta edición, según la organización.

Antes de la inauguración, esta edición estrenará un desfile que será a las 5.30 pm en la Fundación Festa Major de Gràcia con las figuras de los gigantes, el Águila y las autoridades en la Plaza del Sol, donde se reunirá con los músicos del resto. de grupos para reunirse en la Plaza de la Vila. El programa contará con más de 900 actividades para todos los públicos, como espectáculos musicales, narración de cuentos, talleres de danza y números de magia y teatro.

En la competencia de calles tradicionales, este año participarán todas las calles que ya tuvieron lugar en 2018, con la incorporación de Lluís Vives, Plaça del Nord y Carrer Lluís Antúnez, con la plaza de Sant Miquel. Esta es la participación más alta desde 2001.

La edición de este año prestará especial atención a la inclusión y, por primera vez, se otorgará un premio a la calle más accesible. Además, se organizarán actividades como una batucada adaptada para personas con discapacidad auditiva. Y habrá visitas con audiodescripts en las calles decoradas.

Otro de los puntos fuertes del festival será la sostenibilidad. La reutilización ya está presente en el cartel festivo, una obra de Marina Sáez, protagonizada por varios personajes con un cuerpo de productos reutilizables, como botellas o periódicos, que terminan convirtiéndose en los materiales con los que los vecinos cosechan las calles. En esta línea, repetiremos la campaña de vasos reutilizables que se implementó hace tres años y con la cual, según la organización, se evitó el uso de 800,000 vasos de plástico en 2018, lo que equivale a unos 4,000 kilos de este material.

El tercer pilar de esta edición es la lucha contra el machismo. Durante estos días se instalará un punto de información #BCNantimasclista en la Plaza de la Revolución bajo el lema "Sólo sí es sí", que sustituirá al "No no" de las ediciones anteriores. Este punto tendrá material con las recomendaciones necesarias para la acción en casos de violencia machista. Además, un par de informantes viajeros visitarán los diferentes espacios de la fiesta. En esta edición ha comenzado una campaña de convivencia que afectará al resto de los vecinos, en lo que respecta al paisaje y la necesidad de no ensuciar las calles.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.