Hepatitis C, la otra ‘pandemia’ que aún no tiene vacuna – El Financiero

Actualmente, los avances de la ciencia han hecho posible que el ser humano pueda prevenirse y curarse de casi cualquier enfermedad; sin embargo, hay algunas enfermedades como Hepatitis C que todavía no tienen vacuna y, aunque es tratable y curable, si no lo detectamos a tiempo puede llevarnos a necesitar un trasplante de hígado o la muerte.

Sin saberlo, podríamos estar infectados con el Virus de la Hepatitis C (VPH), por lo que es importante informarnos sobre el tema. Es importante señalar que existen cinco cepas principales del virus de la hepatitis (A, B, C, D y E) y, según el Organización Mundial de la Salud (OMS), sólo en el continente americano se producen alrededor de 67.000 contagios de Hepatitis C cada año y aproximadamente 84 mil muertes por ello.

Lo primero que debes saber es qué es la hepatitis; Bueno, se trata de enfermedad del higado, y por su terminología se define como una inflamación del hígado. Los tipos o cepas de hepatitis tienen diferencias entre ellos que radican en aspectos como su formas de transmisión, la gravedad de la enfermedad, la distribución geográfica y los métodos de prevención, según el Organización Mundial de la Salud (OMS).

En esta ocasión nos centramos en el Virus de la Hepatitis C (VHC), que se transmite a través del contacto con sangre o fluidos infectados. Es decir, para las relaciones sexuales o incluso para las drogas inyectadas. Sin embargo, los otros tipos de la enfermedad se explicarán brevemente más adelante.

¿Qué es la hepatitis C?

El gobierno mexicano estima que alrededor de 600,000 personas viven con la infección por el Virus de la Hepatitis C (VHC), de las cuales menos del 25 por ciento conoce su diagnóstico y solo el 1 por ciento recibe tratamiento.

Para contraer hepatitis C, las personas deben haber estado en contacto directo con sangre o fluidos infectados con el VHC, por lo que la más mínima gota de sangre puede ser un peligro que infecte a otra persona y el virus sea difícil de matar.

La enfermedad puede ser aguda (a corto plazo) o crónica (a largo plazo). Sin embargo, con un diagnóstico temprano, los tratamientos modernos puede curar la hepatitis C y evitar el daño hepático.

Algunas de las causas más comunes de infección que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) de los Estados Unidos son:

  • uso de drogas inyectables
  • Una transfusión de sangre o un trasplante de órganos antes de 1992, cuando no se realizaban análisis de sangre periódicos
  • Recibir un pinchazo accidental con una jeringa usada, lo que puede ocurrir en entornos de atención médica.
  • Nacer de una madre que tiene hepatitis C
  • Relaciones sexuales sin protección con un portador del VHC
  • Compartir artículos personales como cepillos de dientes, rasuradoras y rasuradoras
  • Hacerse un tatuaje o piercing con material no estéril y/o infectado por su reutilización

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis C?

La hepatitis C crónica o de larga duración es una enfermedad silenciosa que puede persistir sin que sepamos que la tenemos y causar daño hepático que conduce a una enfermedad hepática. Los síntomas son:

  • Aparición de hematomas o hematomas
  • Gente pobre
  • Ictericia, que es el nombre que se le da al color amarillento de los ojos y la piel.
  • orinar en color oscuro
  • picazón en la piel
  • hinchazón de la pierna
  • Pérdida de peso
  • Somnolencia
  • Encefalopatía hepática, es decir, dificultad para hablar

¿La Hepatitis C tiene cura?

No hay vacuna para este tipo; sin embargo, existe un tratamiento médico que consiste en tomar medicamentos llamados antivirales de acción directa (AAD).

Asimismo, se recomienda a quienes la padecen no donar sangre ni órganos; no comparta artículos personales (maquinillas de afeitar, jeringas, cepillos de dientes o cortaúñas).

Si te han diagnosticado VHC recientemente, es recomendable informar a tu pareja sexual y utilizar siempre protección durante el acto.

Los otros tipos de hepatitis

Existen cinco tipos principales del virus de la hepatitis, cada uno de estos se transmite de manera diferente y según la publicación médica Noticias médicas de hoy son los siguientes:

  • Hepatitis A: Se transmite por contacto con heces que contienen el virus o por consumir agua potable no tratada o alimentos contaminados con el virus. Esto es causado por una infección por el virus HAV.
  • Hepatitis B: Se transmite por contacto con sangre, semen u otros fluidos corporales infectados. También puede contraerla compartiendo una navaja de afeitar, inyectándose drogas o simplemente teniendo relaciones sexuales con alguien que tiene el virus HBV.
  • Hepatitis D: Se transmite por contacto con sangre y otros fluidos corporales infectados. El virus HDV y es uno de los tipos más graves de la enfermedad. Para tener este tipo, es necesario que primero tengas presente el tipo B de la enfermedad, ya que no puede multiplicarse sin la presencia del virus VHB.
  • Hepatitis E: Se transmite por consumir agua o alimentos contaminados.

Todos los tipos de hepatitis descritos se pueden prevenir excepto la C, que puede volverse crónica y también se puede curar mediante un tratamiento eficaz.

Otra forma de contraer cualquiera de los cinco tipos de hepatitis es a través de consumo excesivo de alcohol u otras toxinas, ya que pueden dañar las células del hígado y provocar daños permanentes en los órganos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.