Home Negocio Ikea multa con 1,7 millones de dólares por espiar a empleados y clientes en Francia

Ikea multa con 1,7 millones de dólares por espiar a empleados y clientes en Francia

by notiulti

Un tribunal francés ordenó al gigante de muebles para el hogar Ikea pagar 1,1 millones de euros (1,7 millones de dólares) en multas y daños por una campaña para espiar a clientes, empleados y representantes sindicales descontentos en Francia.

Dos ex ejecutivos de Ikea Francia fueron condenados y multados por el plan y condenados a prisión condicional.

Entre los otros 13 acusados ​​en el juicio de alto perfil, algunos fueron absueltos y otros dictaron sentencias condicional.

Adel Amara, un ex empleado de Ikea que ayudó a exponer las irregularidades, calificó el fallo como “un gran paso en defensa del ciudadano … me alegra que haya justicia en Francia”.

El panel de jueces de la corte de Versalles encontró que entre 2009 y 2012, la subsidiaria francesa de Ikea utilizó el espionaje para seleccionar a los alborotadores en las filas de los empleados y perfilar a los clientes en disputa.

Ikea France fue condenado por recibir datos personales obtenidos por medios fraudulentos de forma habitual, y condenado al pago de 1 millón de euros en multas y unos 100.000 euros en daños.

Logotipo de IKEA y bolsos con escritura francesa colgados fuera de la tienda IKEA en París.
IKEA emplea a unas 10.000 personas en Francia, su tercer mercado más grande después de Alemania y Estados Unidos.(

Reuters: Charles Platiau

)

Los sindicatos acusaron a Ikea France de recopilar datos personales por medios fraudulentos, especialmente a través de archivos policiales obtenidos ilegalmente, y de revelar información personal de manera ilícita.

Los abogados de Ikea France negaron que la empresa tuviera alguna estrategia de “espionaje generalizado”.

Una abogada de los sindicatos, Solene Debarre, expresó su esperanza de que el veredicto “haga temblar a algunas empresas”.

La empresa, que dijo haber cooperado en la investigación, se había enfrentado a una posible sanción económica de hasta 3,75 millones de euros.

La fiscal Pamela Tabardel pidió al tribunal que entregue “una sentencia ejemplar y un mensaje contundente a todas las empresas”.

El ejecutivo que estaba a cargo de la gestión de riesgos en el momento del espionaje, Jean-François Paris, reconoció ante los jueces franceses que se destinaban de 530.000 a 630.000 euros al año a tales investigaciones.

Paris, el único funcionario que ha admitido la presunta investigación ilegal, dijo que su departamento era responsable de manejar la operación por órdenes del ex director ejecutivo de Ikea Francia, Jean-Louis Baillot.

Paris fue condenado por recopilar datos personales de forma fraudulenta, multado con 10.000 euros y condenado a 18 meses de sentencia condicional.

Baillot, quien negó haber ordenado una operación de espionaje, fue condenado por recibir datos recopilados de manera fraudulenta y complicidad en el plan.

Fue multado con 50.000 euros y condenado a dos años de prisión condicional.

Otro ex director ejecutivo de Ikea Francia fue absuelto por falta de pruebas.

El abogado de Ikea France, Emmanuel Daoud, dijo que la compañía no había decidido si apelaría la decisión.

Dijo que el caso estuvo marcado por la falta de pruebas sólidas y señaló que las multas estaban muy por debajo del máximo posible.

La compañía despidió a cuatro ejecutivos y cambió la política interna después de que los fiscales franceses abrieran una investigación criminal en 2012.

Los sindicatos alegaron que Ikea France pagó para obtener acceso a los archivos policiales que tenían información sobre las personas objetivo, en particular activistas sindicales y clientes que estaban en disputas con Ikea.

En una situación, Ikea France fue acusada de utilizar información no autorizada para intentar atrapar a un empleado que había reclamado prestaciones por desempleo pero conducía un Porsche.

En otro supuesto caso de intromisión ilegal, la subsidiaria supuestamente investigó los antecedentes penales de un empleado para determinar cómo el empleado podía poseer un BMW con bajos ingresos.

La compañía también enfrenta daños potenciales por demandas civiles separadas presentadas por sindicatos y 74 empleados.

La filial de Ikea en Francia emplea a más de 10.000 personas en 34 tiendas, un sitio de comercio electrónico y un centro de atención al cliente.

AP

.

0 comment
0

You may also like

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.