Islamismo en el Sahel: ningún plan contra el terror

Islamismo en el Sahel

La zona del Sahel está repleta de grupos terroristas, millones de personas están huyendo. La lucha internacional no funciona.

Los manifestantes sostienen carteles en francés.

"¡Abajo Francia!" – Los manifestantes en Bamako se solidarizan con los soldados muertos Foto: Reuters

BAMAKO / ABUJA Taz | En el centro de la capital de Malí, Bamako, hay grandes carteles por todas partes a lo largo de los bordes de las carreteras. Muestran malinianos de diferentes grupos étnicos, jóvenes y viejos, hombres y mujeres. El lema: "J'ai mon mot à dire" – Tengo algo que decir. Es la referencia al "diálogo nacional" organizado por el gobierno para unir al país. Los carteles deben sonar como una voz y un clima de optimismo.

Pero es de optimismo a sentirse, y no sólo en Mali. A lo largo de la región del Sahel de Malí, Burkina Faso, Níger a través de la región alrededor del lago Chad, donde Nigeria, Camerún y Chad se encuentran, a millones de personas que huyen de los ataques de propagación de los grupos terroristas. Siempre están mejor conectados, y los estrategas de la lucha contra el terror parecen cada vez más indefensos.

A menudo hay ataques y ataques en las regiones fronterizas, y a menudo las ubicaciones cambian muy rápidamente. En Nigeria, el "estado islámico en la provincia de África Occidental" (iSwap) – el grupo se separó en 2016 por Boko Haram, y tiene 3500 a 5000 miembros – contactos con el "estado islámico en el Sahara Mayor" (ISGS) en Mali, Níger y especialmente en Burkina Faso.

Ya en 2017, Mali Ansar Dine, el Frente de Liberación de Macina y Al-Mourabitoun unieron fuerzas para formar el movimiento coleccionista islamista Jama'at Nasr al-Islam Wal Muslimin (JNIM), que desde entonces se ha extendido a Burkina Faso. ISWAP se está extendiendo cada vez más desde Nigeria y perpetró ataques menores en Chad y aparentemente secuestros selectivos. Desde el norte de Camerún, se dice que apenas pasa un día sin los ataques de Boko Haram.

Islamistas proporcionan civiles

"El número de grupos es grande", confirma Issouou Yahaya, profesor de historia de la capital de Níger, Niamey. Además de los grupos terroristas, también hay antiguos grupos rebeldes tuareg: ya no luchan con los islamistas, pero tampoco participan en el "diálogo nacional" en Malí. Los luchadores individuales se unirían a diferentes movimientos dependiendo de la situación, dice Yahaya.

Especialmente cuando se trata más de mercenarios y menos de ideología, simplifica el intercambio de información y armas. También muestra que las especulaciones anteriores no son ciertas, que los diversos movimientos islamistas en las luchas de poder se debilitan y se destruyen mutuamente, por el contrario.

Se financian mediante el tráfico de drogas y armas y los secuestros. Cuanto menos esté presente el poder del estado, mejor funcionará, como lo demuestra, por ejemplo, el desarrollo alrededor del lago Chad. Según los expertos, ISWAP está construyendo un suministro básico para la población civil, del cual el estado es realmente responsable. De esta manera, el grupo terrorista une a la población consigo misma, demuestra la incompetencia del estado nigeriano y crea así una reserva silenciosa de simpatizantes.

"África occidental nunca ha experimentado este nivel de desafíos de seguridad", dijo Oshita Oshita, quien dirige el Centro Ubuntu para África, Mantenimiento de la Paz y Desarrollo en la capital de Nigeria, Abuja. "Hemos llegado a un punto incluso poner en el no estatal grupos armados aviones no tripulados. Este es un desarrollo muy serio. Necesitamos entender qué sucede para responder adecuadamente ".

Muchas misiones, poco intercambio

El enfoque anterior era enviar más y más militares. En Mali, la misión de la ONU Minusma está actualmente estacionada con 14.400 personas. Su objetivo es estabilizar el norte del país y proteger a la población civil, pero no tiene el mandato de luchar contra los terroristas. Esta es la responsabilidad de la misión antiterrorista francesa Barkhane con 4.500 soldados, tres drones y 19 helicópteros en Mali, Níger y Chad.

Un problema importante es la coordinación de los diversos actores internacionales. Se intercambia información. Pero siempre hay nuevas misiones con nuevos jugadores. Incluso durante la cumbre África-Rusia en Sochi a fines de octubre, se discutió la lucha contra el terrorismo. Los esfuerzos conjuntos son importantes, dijo el presidente Vladimir Putin. Sin embargo, parece difícil imaginar que Rusia y Francia para coordinar las operaciones de África.

Gonta Alida Henriette Da, activista de derechos humanos, Burkina Faso

"Siempre existe la idea de que solo afecta a los demás"

Según los informes, Francia ahora quiere que Alemania participe en una nueva misión "Tacouba" (sable). Los soldados de la Bundeswehr deberían entrenar a las tropas malienses a las fuerzas especiales y luego acompañarlas incluso en el campo. Este es el deseo de ser oído por el Mali nuevo. Sin embargo, se quiso previamente por parte alemana, ni legal ni políticamente posible.

En cualquier caso, desde 2013, la misión de entrenamiento de la UE EUTM para el ejército de Malí ha estado funcionando en Koulikoro, a 60 kilómetros de Bamako. Mientras tanto, todos los miembros del ejército maliense deben recibir entrenamiento al menos una vez. Una y otra vez, sin embargo, es que carecen de los equipos.

La violencia se extiende

También es difícil que el ejército esté, por un lado, en la reconstrucción, pero al mismo tiempo en constante uso en combate. Como parte del acuerdo de paz de Argel con los rebeldes tuareg desde el año 2015, las fuerzas armadas deben reintegrar a ex soldados Además Miles, durante la rebelión tuareg había abandonado en 2011 y 2012 se encuentran. Se dice que esto crea desconfianza y resistencia.

A nivel regional, se debe dirigir las fuerzas de la fuerza multinacional creada 2014 G5 Sahel, que es proporcionada por Mauritania, Mali, Burkina Faso, Níger y Chad. Cuenta con 5,000 soldados, la Comisión de la UE los ha apoyado desde 2017 con 100 millones de euros, más que el ejército de Malí tiene oficialmente más de 16,000 tropas disponibles. El profesor Yahaya pero que ella llama un "elefante blanco". Duda de que los cinco países tienen un interés serio en la lucha contra el terrorismo.

Gonta Alida Henriette Da, vicepresidenta de la Comisión de Derechos Humanos en Burkina Faso, no tiene la impresión de que el gobierno esté seriamente interesado en la situación de seguridad. La violencia continúa extendiéndose, con docenas de trabajadores asesinados en el camino a una mina de oro, a pesar de que estaban bajo protección militar. Casi medio millón de personas fueron expulsadas de sus aldeas.

"El gobierno se dirige a las elecciones el próximo año. Nos preguntamos cómo organizar elecciones en las aldeas vacías, donde todos pueden participar ", dice Da.

Ella ve otro problema. "Siempre existe la idea de que solo afecta a los demás. Ya podríamos habernos preparado en Burkina Faso cuando comenzó la crisis en Malí. Eso estaba a solo unas millas de distancia. Sin embargo, hemos observado y dicho: eso sucede en Mali, no aquí. Esa es la triste verdad ".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.