Japón ve peligro en el centro de chips de EE. UU. Para contrarrestar a China

| |

El microcontrolador del fabricante de chips japonés Renesas Electronics Corp se muestra en la sede de la empresa en Tokio el 28 de mayo de 2012. REUTERS / Yuriko Nakao

  • Japón teme que China y EE. UU. Dominen la fabricación mundial de chips
  • El futuro de su industria es un problema de seguridad nacional
  • Espera crear un centro de datos asiático para impulsar la demanda
  • Los rivales respaldan a la industria con decenas de miles de millones de dólares

TOKIO, 18 de agosto (Reuters) – A Japón le preocupa que los planes de Estados Unidos de invertir miles de millones de dólares en la fabricación de chips para defenderse de China puedan acabar con lo que queda de una industria japonesa de semiconductores que una vez dominó el mundo.

Después de «tres décadas perdidas», según el Ministerio de Industria de Japón, la participación del país en la fabricación mundial de chips ha caído de la mitad a la décima parte debido a que filtró clientes a rivales más baratos y no logró mantener el liderazgo en la producción de vanguardia.

A medida que China y Estados Unidos, impulsados ​​por una guerra comercial y preocupaciones de seguridad, aumentan el apoyo para la fabricación de chips que funcionan desde teléfonos inteligentes hasta misiles, a los funcionarios les preocupa que Japón sea eliminado por completo.

«No podemos simplemente continuar con lo que hemos estado haciendo, tenemos que hacer algo en un nivel completamente diferente», dijo el ex primer ministro Shinzo Abe a los miembros del partido gobernante PLD en mayo en una primera reunión del partido para discutir cómo el país puede ser una economía digital líder.

Para ilustrar el temor de Japón a quedar fuera de un nuevo orden mundial tecnológico, los documentos distribuidos por el Ministerio de Economía, Comercio e Industria a principios de este año mostraban una gruesa línea de puntos rojos sobre un gráfico de barras que apuntaba a la posibilidad de una participación de la industria de chips cero para 2030.

Una de las principales preocupaciones es el futuro de las empresas del país que aún son líderes en el mundo y que suministran a los fabricantes de chips artículos como obleas de silicio, películas químicas y maquinaria de producción.

Los funcionarios temen que al atraer a los gigantes asiáticos de la fundición de chips como Semiconductor Manufacturing Co Ltd (2330.TW) (TSMC) de Taiwán a su suelo, Estados Unidos podría tentar a estas empresas a seguirlos.

«Es posible que las empresas construyan en Japón y exporten, pero cuanto más cerca estés como proveedor, mejor, es más fácil intercambiar información», dijo Kazumi Nishikawa, director de la industria de TI de METI.

Si bien es posible que el cambio no se produzca de inmediato, «podría suceder a largo plazo», dijo.

Las empresas que preocupan a Nishikawa incluyen los fabricantes de obleas Shin-Etsu Chemical (4063.T) y Sumco Corp (3436.T), el proveedor de fotorreservantes JSR Corp (4185.T) y los fabricantes de maquinaria de producción Screen Holdings (7735.T) y Tokyo Electron (8035. .T).

«Siempre estamos preparados para responder a los cambios de política en cada país», dijo un portavoz de JSR, que fabrica recubrimientos fotorresistentes sensibles a la luz que se utilizan para grabar chips en Japón, Bélgica y Estados Unidos.

Cuando le preguntó Reuters, ninguna de las empresas dijo que actualmente planea trasladar la producción a Estados Unidos.

GUERRA TÉCNICA

Para retenerlos, Japón necesita fundiciones de chips que compren sus obleas, maquinaria y productos químicos, y también garanticen un suministro estable de semiconductores para las empresas automotrices y los fabricantes de dispositivos electrónicos del país.

TSMC, que busca expandirse al extranjero en medio de la preocupación por la posible vulnerabilidad de sus operaciones en Taiwán a las ambiciones territoriales de China continental, ha establecido un centro de investigación y desarrollo cerca de Tokio. También está revisando un plan para construir una planta de fabricación en Japón.

Sin embargo, su mayor empresa extranjera, con mucho, es una planta de $ 12 mil millones que está construyendo en Arizona en los Estados Unidos.

En un intento por mantenerse al día en la carrera tecnológica, el gobierno del primer ministro Yoshihide Suga aprobó en junio una estrategia ideada por el equipo de Nishikawa en METI para garantizar que Japón tenga suficientes chips para competir en tecnologías que impulsarán el crecimiento económico futuro, incluida la inteligencia artificial, de alto nivel. Velocidad de conectividad 5G y vehículos autónomos.

Una iniciativa es convertir Japón en un centro de centros de datos asiático. Dichos centros generan una gran demanda de semiconductores, lo que a su vez atraerá a los fabricantes de chips a construir plantas cercanas.

APOYO PARA GASTOS

Sin embargo, el éxito de su política industrial dependerá del dinero.

Hasta ahora, el país ha asignado 500 mil millones de yenes ($ 4.5 mil millones) para reforzar las cadenas de suministro de tecnología para ayudar a las empresas a lidiar con la escasez de chips y otros componentes durante la pandemia de coronavirus y promover un cambio a 5G.

Eso es solo una fracción del gasto propuesto por otros países.

«En el nivel actual de soporte, es difícil para la industria de semiconductores de Japón, y queremos incentivos gubernamentales que sean comparables a los de otras partes del mundo«, dijo la Asociación de Industrias de Tecnología de la Información y Electrónica de Japón (JEITA) en un correo electrónico.

El Senado de los Estados Unidos aprobó un proyecto de ley que autoriza 190.000 millones de dólares de dinero público para nuevas tecnologías, incluidos 54.000 millones de dólares en chips, mientras que la Unión Europea planea gastar 135.000 millones de euros (159.000 millones de dólares) en nutrir su propia economía digital.

Para igualar este gasto, Japón tendría que destinar grandes sumas de dinero público que la nación canosa podría gastar de otro modo en salud y bienestar. METI aún tiene que decir cuánto cree que necesita.

«Dada la situación financiera de Japón, será difícil igualar» a Estados Unidos, la UE y China, dijo a Reuters el ex ministro de revitalización económica, Akira Amari y líder del grupo LDP que busca «hacer de Japón el número uno nuevamente».

($ 1 = 0,8485 euros)

($ 1 = 110,3400 yenes)

Reporte de Tim Kelly; informes adicionales de Takashi Umekawa y Ben Blanchard; edición de Richard Pullin

Nuestras Normas: Los principios de confianza de Thomson Reuters.

.

Previous

Emiratíes rescatados después de quedar varados en el desierto durante dos días

El abogado de Deshaun Watson, Rusty Hardin, convoca conferencia de prensa para el miércoles

Next

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.