La atmósfera exterior ‘inimaginablemente caliente’ del Sol puede alcanzar temperaturas asombrosas de 1.7 MILLONES de ° F

La capa exterior ‘inimaginablemente caliente’ de la atmósfera del sol puede alcanzar temperaturas de 1,7 millones de grados Fahrenheit debido a las ‘fogatas’ en la superficie, según un estudio.

En junio del año pasado, la ESA publicó las imágenes más cercanas jamás tomadas del sol, por el Solar Orbiter, que, por primera vez, mostraba fogatas en toda su superficie.

Las imágenes revelaron alrededor de 1,500 pequeños brillos parpadeantes que duran entre 10 y 200 segundos y abarcan entre 248 y 6,500 millas de ancho.

Nuevos datos del Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea (ESA) sugieren que estas fogatas son impulsadas por un proceso que también puede contribuir al calentamiento de la atmósfera exterior del sol, o corona, provocando temperaturas de 1,7 millones de grados Fahrenheit.

El panel de la izquierda muestra una vista simulada de la emisión de la corona del Sol, como lo vería el generador de imágenes ultravioleta extremo de Solar Orbiter. El panel de la derecha muestra el campo magnético correspondiente como un magnetograma, donde el blanco y el negro son polaridades opuestas y el gris es el campo cero.

Esta es una de las imágenes más cercanas jamás tomadas del Sol, capturada a mediados de junio de 2020 por el Solar Orbiter cuando se encontraba a 47 millones de millas de la superficie del Sol.

Esta es una de las imágenes más cercanas jamás tomadas del Sol, capturada a mediados de junio de 2020 por el Solar Orbiter cuando se encontraba a 47 millones de millas de la superficie del Sol.

Esta es una de las imágenes más cercanas jamás tomadas del Sol, capturada a mediados de junio de 2020 por el Solar Orbiter cuando se encontraba a 47 millones de millas de la superficie del Sol.

‘Fogatas’ en el Sol: Solar Orbiter captura las ‘imágenes más cercanas’ del sol desde 47 millones de millas de distancia

El Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea de construcción británica ha capturado las imágenes más cercanas jamás tomadas del Sol y lo hizo mientras volaba entre las órbitas de Venus y Mercurio, según la Agencia Espacial del Reino Unido.

Las impresionantes imágenes tomadas por el Solar Orbiter mientras se encuentran a 47 millones de millas de la superficie de nuestra estrella anfitriona incluyen signos de mini llamaradas solares que los científicos detrás de la sonda han apodado ‘fogatas’.

Las erupciones solares son breves erupciones de radiación de alta energía de la superficie del Sol y estas ‘fogatas’ son millones de veces más pequeñas que las llamaradas normales de la estrella.

Las imágenes fueron capturadas a mediados de junio mientras el Solar Orbiter todavía estaba en su fase de prueba, por lo que el equipo dice que las imágenes adquirirán una mayor resolución a medida que la sonda se acerque al Sol.

En su aproximación más cercana a nuestra estrella, el Solar Orbiter estará a 26 millones de millas de la superficie del Sol, que está más cerca que las 37 millones de millas que Mercurio está del Sol y llegará allí a fines del próximo año.

El descubrimiento más importante fue la presencia de estas ‘fogatas’, también conocidas como ‘nano-llamaradas’ que se vieron salpicadas por la superficie del Sol, explicaron los astrónomos: son erupciones brillantes y dinámicas.

La corona del sol es unas 300 veces más caliente que las capas inferiores, un fenómeno que ha desconcertado a los científicos y es uno de los mayores misterios de la física solar.

Las erupciones solares son breves erupciones de radiación de alta energía de la superficie del Sol, que pueden causar perturbaciones magnéticas y de radio en la Tierra.

Los expertos se habían preguntado anteriormente si estas erupciones están relacionadas con el misterioso fenómeno de calentamiento de la corona solar.

Las imágenes capturadas por Solar Orbiter, una sonda diseñada y construida en el Reino Unido, cuando se acercó a 47 millones de millas de la superficie del Sol, han ayudado a los científicos.

Los últimos hallazgos se basan en simulaciones por ordenador realizadas por un equipo internacional de investigadores que colaboran con la ESA.

El profesor Hardi Peter, del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar en Alemania, dijo: “Nuestro modelo calcula la emisión, o energía, del Sol como se esperaría que mida un instrumento real.

“El modelo generó iluminaciones al igual que las fogatas”.

Las simulaciones también revelaron un proceso conocido como reconexión de componentes alrededor de las fogatas, donde las líneas de campo magnético de dirección opuesta se rompen y luego se vuelven a conectar, liberando energía cuando lo hacen.

Yajie Chen, estudiante de doctorado de la Universidad de Pekín en China, dijo que la energía liberada por los brillos a través de la reconexión de componentes podría ser suficiente para mantener la temperatura de la corona solar predicha a partir de las observaciones.

Sin embargo, los investigadores advierten que su trabajo aún se encuentra en sus primeras etapas y requiere más observaciones para confirmar sus hallazgos.

El profesor Peter dijo: “Estamos deseando ver qué conocimientos adicionales aportan nuestros modelos para ayudarnos a mejorar nuestras teorías sobre los procesos detrás del calentamiento”.

Este gráfico proporciona un resumen de lo que la misión Solar Orbiter de la ESA, así como el modelado por computadora, ha revelado sobre las fogatas solares en el primer año de la misión.

Este gráfico proporciona un resumen de lo que la misión Solar Orbiter de la ESA, así como el modelado por computadora, ha revelado sobre las fogatas solares en el primer año de la misión.

Este gráfico proporciona un resumen de lo que la misión Solar Orbiter de la ESA, así como el modelado por computadora, ha revelado sobre las fogatas solares en el primer año de la misión.

Las impresionantes imágenes tomadas por el Solar Orbiter mientras se encuentran a 47 millones de millas de la superficie de nuestra estrella anfitriona incluyen signos de mini llamaradas solares llamadas 'fogatas', pequeños puntos de luz visibles dentro de los remolinos de plasma en esta imagen.  Esta imagen es una pequeña parte de la corona y en alta resolución están sucediendo muchas cosas.

Las impresionantes imágenes tomadas por el Solar Orbiter mientras se encuentran a 47 millones de millas de la superficie de nuestra estrella anfitriona incluyen signos de mini llamaradas solares llamadas 'fogatas', pequeños puntos de luz visibles dentro de los remolinos de plasma en esta imagen.  Esta imagen es una pequeña parte de la corona y en alta resolución están sucediendo muchas cosas.

Las impresionantes imágenes tomadas por el Solar Orbiter mientras se encuentran a 47 millones de millas de la superficie de nuestra estrella anfitriona incluyen signos de mini llamaradas solares llamadas ‘fogatas’, pequeños puntos de luz visibles dentro de los remolinos de plasma en esta imagen. Esta imagen es una pequeña parte de la corona y en alta resolución están sucediendo muchas cosas.

Además de ayudar a descubrir los misterios del calentamiento coronal, el Solar Orbiter también ayudará a los científicos a reconstruir las capas atmosféricas del Sol y analizar el viento solar, la corriente de partículas altamente energéticas emitidas por la estrella.

Comprender más sobre la actividad solar también podría ayudar a los científicos a hacer predicciones sobre los fenómenos meteorológicos espaciales, que pueden dañar los satélites e interrumpir la infraestructura de la Tierra de la que dependen los teléfonos móviles, el transporte, las señales GPS y las redes eléctricas.

La nave espacial, que fue construida por Airbus en Stevenage, ha sido diseñada para resistir el calor abrasador del sol que golpeará un lado, mientras mantiene temperaturas bajo cero en el otro lado.

Este gráfico muestra la descomposición del sol y su composición, desde el núcleo interno hasta el viento solar que rodea la estrella.

Este gráfico muestra la descomposición del sol y su composición, desde el núcleo interno hasta el viento solar que rodea a la estrella.

Este gráfico muestra la descomposición del sol y su composición, desde el núcleo interno hasta el viento solar que rodea a la estrella.

En esta imagen, la flecha blanca apunta a una de las 'fogatas' recién vistas: una pequeña llamarada similar a una llamarada solar en la superficie de nuestra estrella.  En la esquina inferior puedes ver la Tierra a escala contra esta 'pequeña región' de nuestra estrella.

En esta imagen, la flecha blanca apunta a una de las 'fogatas' recién vistas: una pequeña llamarada similar a una llamarada solar en la superficie de nuestra estrella.  En la esquina inferior puedes ver la Tierra a escala contra esta 'pequeña región' de nuestra estrella.

En esta imagen, la flecha blanca apunta a una de las ‘fogatas’ recién vistas: una pequeña llamarada similar a una llamarada solar en la superficie de nuestra estrella. En la esquina inferior puedes ver la Tierra a escala contra esta ‘pequeña región’ de nuestra estrella.

El Solar Orbiter se encuentra actualmente en ‘fase de crucero’, ya que calibra todos sus instrumentos científicos y comenzará a realizar observaciones coordinadas a partir de noviembre de este año.

Chris Castelli, director de programas de la Agencia Espacial del Reino Unido, dijo: “La comunidad espacial del Reino Unido puede estar orgullosa de que nos acerque un paso más a responder algunas de las preguntas más importantes del sistema solar.

La misión Solar Orbiter de la ESA se enfrentará al Sol desde dentro de la órbita de Mercurio en su aproximación más cercana.

La misión Solar Orbiter de la ESA se enfrentará al Sol desde dentro de la órbita de Mercurio en su aproximación más cercana.

La misión Solar Orbiter de la ESA se enfrentará al Sol desde dentro de la órbita de Mercurio en su aproximación más cercana.

“La experiencia en ingeniería y ciencia del Reino Unido ha sido fundamental para el éxito de la misión Solar Orbiter.

“Airbus construyó el satélite en suelo del Reino Unido, y nuestra experiencia en investigación líder en el mundo ha proporcionado un análisis significativo de nuestro Sol.

“Estoy ansioso por saber qué nos permite descubrir más investigaciones a medida que continuamos invirtiendo en nuestras capacidades comerciales y científicas”.

ORBITADOR SOLAR DE LA ESA: LA NAVE ESPACIAL BRITÁNICA SERÁ LA PRIMERA EN CAPTURAR IMÁGENES DE LAS REGIONES POLARES DEL SOL

Solar Orbiter es una misión de la Agencia Espacial Europea con el apoyo de la NASA para explorar el Sol y el efecto que tiene nuestra estrella anfitriona en el sistema solar, incluida la Tierra.

Solar Orbiter (impresión del artista) es una misión de la Agencia Espacial Europea para explorar el sol y su efecto en el sistema solar.  Su lanzamiento está previsto para 2020 desde Cabo Cañaveral en Florida, EE. UU.

Solar Orbiter (impresión del artista) es una misión de la Agencia Espacial Europea para explorar el sol y su efecto en el sistema solar.  Su lanzamiento está previsto para 2020 desde Cabo Cañaveral en Florida, EE. UU.

Solar Orbiter (impresión del artista) es una misión de la Agencia Espacial Europea para explorar el sol y su efecto en el sistema solar. Su lanzamiento está previsto para 2020 desde Cabo Cañaveral en Florida, EE. UU.

El satélite se lanzó desde Cabo Cañaveral en Florida en febrero de 2020 y alcanzó su primer acercamiento al Sol en junio de 2020.

Fue construido en Stevenage, Inglaterra y está cargado con un conjunto cuidadosamente seleccionado de 10 telescopios e instrumentos de detección directa.

Solar Orbiter volará a menos de 43 millones de kilómetros de la superficie solar para inspeccionar de cerca los polos de nuestra estrella.

Los científicos están investigando cómo se forma la violenta atmósfera exterior del sol, también conocida como su corona.

Fue construido en Stevenage, Inglaterra y está cargado con un conjunto cuidadosamente seleccionado de 10 telescopios e instrumentos de detección directa.

Fue construido en Stevenage, Inglaterra y está cargado con un conjunto cuidadosamente seleccionado de 10 telescopios e instrumentos de detección directa.

Fue construido en Stevenage, Inglaterra y está cargado con un conjunto cuidadosamente seleccionado de 10 telescopios e instrumentos de detección directa.

Esta es la región desde la cual el ‘viento solar’ (tormentas de partículas cargadas que pueden alterar la electrónica de la Tierra) se lanza al espacio.

A través de Solar Orbiter, los investigadores esperan desentrañar qué desencadena las tormentas solares para ayudar a predecirlas mejor en el futuro.

Se espera que los escudos térmicos del Solar Orbiter alcancen temperaturas de hasta 600 ° C (1112 ° F) durante sus sobrevuelos más cercanos.

Trabajará en estrecha colaboración con Parker Solar Probe de la NASA, que se lanzó en agosto de 2018, y también está estudiando la corona solar.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.