La ciencia finalmente puede explicar por qué algunas de las mejores ideas surgen mientras te duchas

Credit: Pixabay.

Mucha gente afirma que sus mejores ideas surgen en la ducha, y hay bastantes informes anecdóticos que lo respaldan. Incluso hay una comunidad de Reddit llamada /r/DuchaPensamientos donde los usuarios publican sus epifanías más extrañas que chorrean espuma. Algunos de mis pensamientos favoritos sobre la ducha de este subreddit incluyen: “Podemos ver más de noche que de día. Las cosas más lejanas que jamás verás son las estrellas” o “Los PNJ en los videojuegos se ven realmente extraños y poco realistas cuando intentan navegar entre ellos. Luego ves a personas reales en un aeropuerto o supermercado concurrido y te das cuenta de que en realidad es bastante preciso”.

¿Qué tienen las duchas que fomenta el pensamiento creativo? En un nuevo estudio, Zac Irving, profesor asistente de filosofía de la Universidad de Virginia, explica que el “efecto de la ducha” no se limita al baño. Él explica que hay evidencia que sugiere que una mente divagante es más capaz de encontrar una solución creativa cuando estamos involucrados en una tarea llamada ‘sin sentido’. Sin embargo, hay una advertencia: la tarea rutinaria, ya sea ducharse o hacer jardinería, debe ser moderadamente atractiva.

“Digamos que está atascado en un problema”, dijo Irving. “¿A qué te dedicas? Probablemente no sea algo abrumadoramente aburrido como ver cómo se seca la pintura. En lugar de eso, haces algo para mantenerte ocupado, como dar un paseo, hacer jardinería o darte una ducha. Todas estas actividades son moderadamente atractivas”.

Hace casi una década, la psicóloga Benjamin Baird publicó un estudio que encontró que “participar en tareas externas simples que permiten que la mente divague puede facilitar la resolución creativa de problemas”. Baird reclutó voluntarios y les encargó que idearan nuevos usos no convencionales y creativos para artículos cotidianos como un ladrillo. Tenían que hacer esto inmediatamente después de un “período de incubación” que implicaba una tarea exigente o poco exigente.

Este estudio fue citado bastante, tanto en la literatura científica como en los medios de comunicación. Pero cuando otros investigadores intentaron hacer sus propias versiones de este estudio, no pudieron replicar los hallazgos.

Entonces, ¿la investigación de Baird fue mala ciencia? Irving no lo cree así. “En realidad no estaban midiendo la divagación de la mente”, dijo. “Estaban midiendo cuán distraídos estaban los participantes”.

El investigador argumenta que las tareas que se suponía que simulaban divagar mentalmente entre los participantes se ven bien en el laboratorio pero en realidad no se traducen al mundo real. Pone como ejemplo la “Prueba de respuesta de atención sostenida”, en la que un participante básicamente tiene que realizar una tarea tediosa, como seguir una secuencia de dígitos del 1 al 9 en la pantalla de una computadora y no hacer clic en un botón del mouse cuando ve ‘ 3’.

“Simplemente no se parecen a nada en la vida diaria de las personas”, agregó. “La distracción mental puede ayudar en algunos contextos, como dar un paseo, pero no en otros, como una tarea psicológica aburrida”.

Para probar esta teoría, Irving y la profesora de psicología de la Universidad de Minnesota, Caitlin Mills, reclutaron estudiantes del campus de la Universidad de New Hampshire. Los participantes tenían que, como en el estudio original de Baird, idear usos alternativos creativos para un ladrillo o un clip.

Los estudiantes se dividieron en dos grupos que tenían que ver diferentes videos de tres minutos, que sirven como ‘modelos de incubación’. Un grupo vio un video de dos hombres doblando la ropa, mientras que el otro grupo vio una escena de la película de 1989. Cuando harry conoció a sally, en el que el personaje interpretado por Meg Ryan demuestra cómo simular un orgasmo convincente en medio de un restaurante lleno de gente.

“Lo que realmente queríamos saber no era qué video te ayuda a ser más creativo”, dijo Irving. “La pregunta era cómo se relaciona la divagación mental con la creatividad durante tareas aburridas y atractivas”.

Agregó: “La razón por la que usamos un video es porque Caitlin está muy comprometida con este movimiento dentro de la psicología para usar tareas naturalistas”.

Inmediatamente después de ver los videos, los participantes debían comenzar inmediatamente su tarea creativa. También informaron cuánto vagaba su mente mientras veían los videos, es decir, cuánto vagaban sus pensamientos de un tema a otro.

Los investigadores descubrieron que la distracción de la mente conducía a ideas más creativas, pero solo cuando los participantes miraban el video ‘interesante’ en lugar del ‘aburrido’.

Si bien los investigadores no planean repetir su estudio en la ducha, planean escalar su experimento usando la realidad virtual para estudiar la mente errante en contextos más realistas, como caminar por una calle virtual.

Los hallazgos aparecieron en la revista Psicología de la Estética, la Creatividad y las Artes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.