La Comisión Europea no limita los viajes aéreos.

| |

El lobby de la aerolínea se ha salido con la suya en la mayoría de las peticiones que ha presentado ante la crisis del coronavirus, que los ha dejado con muchos de sus aviones en tierra. Bruselas no recomienda dejar asientos vacíos para garantizar el distanciamiento social. Además, les facilita ofrecer cupones por el valor del boleto cancelado (lo mismo se aplica a los operadores y agencias de viajes), incluso proponiendo que los países ofrezcan garantías públicas por el valor del cupón y las asociaciones de consumidores que recomiendo. Por supuesto, el consumidor siempre debe tener la opción de recuperar el dinero.

Esto se afirma en el documento de recomendaciones para restaurar la libertad de movimiento y salvar el turismo presentado por la Comisión Europea este miércoles.

Las aerolíneas han estado quejándose durante semanas. Uno de los lóbulos principales, el IATA ya advirtió que obligarlos a dejar asientos vacíos aumentaría los precios. Según sus cálculos, en Europa es necesario tener el 79% del avión lleno en promedio para evitar pérdidas y, por lo tanto, el distanciamiento social hizo que su negocio fuera inviable.

La situación es aún peor para las aerolíneas de bajo costo, que dependen de llenar los aviones al máximo y presionar los procesos para que sean más rápidos. Sin embargo, advirtieron que los precios de las entradas podrían dispararse en un 54%.

Bruselas no recomienda dejar asientos vacíos en los aviones: pide que se establezcan criterios globales en lugar de regularlos a nivel europeo como lo hace con los cupones. La Comisión se queja de que no pueden hacer nada para garantizar que haya una distancia social adecuada. Y por esta razón, Bruselas simplemente recomienda que “cuando no se puede garantizar la distancia de seguridad”, se recomienda el uso de máscaras y otros tipos de equipos, se fortalece el sistema de ventilación, el movimiento dentro de la aeronave, evite en la mayor medida posible la acumulación de personas y su interacción “al explorar la distribución adecuada de los asientos en función de las limitaciones técnicas”.

Para otros sistemas de transporte donde puede haber congestión y distancias cortas, las recomendaciones de la Comisión Europea son similares. Aunque en aviones y autobuses, por ejemplo, se recomienda aumentar las frecuencias para reducir la densidad de pasajeros.

Derechos del consumidor con vales de boletos

La Comisión Europea ya había dejado en claro que ve positivamente que las aerolíneas y los operadores “hacen que los cupones para boletos cancelados sean más atractivos”, dados los problemas de liquidez que enfrenta el sector. Por lo tanto, propone protegerlos de los riesgos de insolvencia de la empresa a través de garantías que podrían ser públicas. Sin embargo, Bruselas siempre recuerda que es un derecho del consumidor elegir entre un bono o el retorno absoluto de dinero y, en este sentido, no sucumbe por completo a las demandas de las aerolíneas y también de una docena de países a los que enviaron una carta a la Comisión Europea pidiéndoles que flexibilicen las regulaciones del consumidor para no forzar el reembolso.

“Si un estado miembro quiere garantizar vales, estamos listos para aprobar este sistema de ayuda estatal”, explicó la comisionada de Competencia Margrethe Vestager. Al mismo tiempo, también dijo que solo se han detectado una docena de países que están permitiendo que los operadores y las aerolíneas no devuelvan el dinero, razón por la cual Bruselas ha enviado cartas a todos los estados miembros notificando las nuevas regulaciones y no excluye abrir archivos si necesario.

En España, la asociación de consumidores Facua ya ha demandado a ocho aerolíneas, incluidas Air Europa, Air France y Vueling, por dificultar el reembolso de los vuelos cancelados. De hecho, el Ministerio del Consumidor liderado por Alberto Garzón lanzó su cruzada particular y anunció esta semana que lanzará un mecanismo extrajudicial para garantizar que se resuelvan los reclamos de los pasajeros.

Los cupones deben ser válidos por un período mínimo de 12 meses y estar sujetos a la devolución del dinero dentro de los 14 días posteriores a ese período. Si la validez es superior a 12 meses, los pasajeros pueden solicitar recuperar el dinero antes de llegar al año desde que se emitió. También queda claro que las compañías de viajes y las aerolíneas deben ofrecer servicios similares a los contratados inicialmente (misma ruta, mismos servicios o condiciones).

Todo en un contexto en el que muchas de las grandes compañías, las llamadas compañías de bandera, reciben importantes subsidios públicos o están en negociaciones con los gobiernos para ser parcialmente nacionalizadas. Debe recordarse que Bruselas ha flexibilizado anteriormente las regulaciones que requieren que las aerolíneas vuelen para mantener sus horarios y así evitar los vuelos fantasma.

.

Previous

Beber refrescos azucarados diariamente aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular

La Comisión Europea no requiere asientos libres en los aviones, solo pide que se use una máscara

Next

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.