La crisis del coronavirus dominará la cumbre del G20 organizada por Arabia Saudita

| |

Arabia Saudita abrió la cumbre del G20 por primera vez para una nación árabe, con el foro virtual dominado por los esfuerzos para abordar la pandemia del coronavirus y la peor recesión mundial en décadas.

La reunión de dos días de las naciones más ricas del mundo se produce cuando el presidente Donald Trump se niega a conceder una elección amarga y los activistas critican lo que llaman la respuesta inadecuada del G20 a la paralizante crisis económica.

Los líderes mundiales se agrupan virtualmente a medida que se intensifican los esfuerzos internacionales para un lanzamiento a gran escala de vacunas contra el coronavirus después de un gran avance en los ensayos, y a medida que aumentan los pedidos de que las naciones del G20 cubran un déficit de fondos de 4.300 millones de euros.

En medio de una terrible pandemia, la cumbre se reduce a breves sesiones en línea de “diplomacia digital”, y las esperanzas saudíes de un gran desfile de presentación se han desvanecido.

“Es lamentable que no podamos recibirlos en persona en Riad, debido a las circunstancias excepcionales que todos enfrentamos este año”, dijo el rey Salman, los anfitriones de la cumbre, a los líderes mundiales en declaraciones de apertura por videoconferencia.

“Nuestros pueblos y economías todavía están sufriendo este impacto. Sin embargo, haremos todo lo posible para superar esta crisis a través de la cooperación internacional”, dijo, ante la mirada del líder de facto, el príncipe heredero Mohammed bin Salman.

A pesar de tener que abandonar gran parte del espectáculo habitual de la cumbre, el reino lanzó el evento con una exhibición aérea de aviones de pasajeros y acrobáticos sobre Riad.

Y negada la oportunidad de tomar la tradicional “foto de familia”, anoche se proyectó un montaje de los líderes del G20 sobre las ruinas de la histórica ciudad de Diriyah durante un evento de gala.

La canciller alemana Angela Merkel, el presidente chino Xi Jinping y el líder ruso Vladimir Putin se encuentran entre los líderes que se espera hablen en la cumbre, y el cambio climático es uno de los temas que encabezan la agenda, dijeron fuentes cercanas a los organizadores.

Trump también participa, pero no está claro si el presidente de Estados Unidos, que sigue rechazando su derrota electoral, pronunciará un discurso.

Muchos líderes del G20 ya felicitaron a su rival, el presidente electo Joe Biden.

A medida que comenzó el evento pionero, hubo algunas peculiaridades tempranas, con alguien que le dijo al rey Salman que “todo el mundo está mirando” antes de que comenzara el evento, el Sr. Xi aparentemente tuvo que pedir ayuda técnica y el presidente francés Emmanuel Macron charló con un ayudante fuera de cámara.

‘Medidas más audaces’

Las naciones del G20 han contribuido con más de 20.000 millones de euros para combatir la pandemia, que ha infectado a 56 millones de personas en todo el mundo y ha dejado 1,3 millones de muertos, e inyectado 10 billones de euros para “salvaguardar” la economía mundial golpeada por el virus, dijeron los organizadores.

Pero los líderes del grupo enfrentan una creciente presión para ayudar a evitar posibles incumplimientos crediticios en los países en desarrollo.

La semana pasada, sus ministros de finanzas declararon un “marco común” para un plan extendido de reestructuración de la deuda para los países devastados por el virus, pero los activistas dicen que la medida es insuficiente.

Los ministros habían extendido una iniciativa de suspensión de la deuda para los países en desarrollo hasta junio del próximo año, pero el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha presionado para que se comprometa a extender la iniciativa hasta fines de 2021.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, advirtió que la economía global enfrenta un duro camino de regreso desde la recesión de Covid-19, incluso cuando las vacunas están a la vista.

Las naciones del G20 deben ayudar a cerrar una brecha de financiación de 4.300 millones de dólares en el llamado ACT-Accelerator, exigieron una carta conjunta al grupo del primer ministro de Noruega, el presidente de Sudáfrica, los jefes de la Unión Europea y la Organización Mundial de la Salud.

El programa promueve una distribución equitativa de las vacunas Covid-19 para frenar la pandemia.

‘Abusos graves’

El historial de Arabia Saudita en materia de derechos humanos ha ensombrecido la reunión, ya que los activistas y las familias de los activistas encarcelados lanzan vigorosos esfuerzos para resaltar el tema.

Al ministro de Inversiones, Khalid Al-Falih, se le preguntó en una conferencia de prensa si Arabia Saudita necesita probar un enfoque diferente para superar los titulares negativos, incluido el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y el encarcelamiento de críticos en una represión en curso.

En un país donde es raro que los líderes respondan este tipo de preguntas, el moderador le pidió al periodista que llevara la consulta a otra parte, pero Falih insistió en responder.

“Los inversionistas no son periodistas, los inversionistas buscan países donde puedan depositar su confianza en un gobierno eficaz que tenga una adecuada toma de decisiones económicas”, dijo.

Algunos funcionarios occidentales han indicado que los derechos humanos no se abordarán en la cumbre, diciendo que prefieren utilizar foros bilaterales para discutir el tema con Riad.

“En lugar de manifestar su preocupación por los graves abusos de Arabia Saudita, el G20 está reforzando los bien financiados esfuerzos publicitarios del gobierno saudí para retratar al país como ‘reformador’ a pesar de un aumento significativo de la represión”, dijo Michael Page de Human Rights Watch.

Previous

¿Probar caca para predecir las tendencias de COVID-19 en Miami? Ha sido un proceso complicado hasta ahora

Escuela centenaria de Manila cerrará puertas en 2022

Next

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.