La desaceleración económica de China y sus implicaciones para el resto de Asia

Sobre la base de las relaciones postsoviéticas con África, Rusia ha estado luchando por estrategias sobre cómo establecer huellas económicas, promover la inversión y profundizar la cooperación en África. A pesar de la hoja de ruta adoptada al final de la primera cumbre Rusia-África celebrada en octubre de 2019, poco se ha logrado desde entonces.

A fines de septiembre, la Cámara Regional de Comercio e Industria dio la bienvenida a los participantes a otra ronda de conferencias bajo el tema: “Rusia-África: Perspectivas para la Cooperación”, celebrada en San Petersburgo. Esa reunión con algunas empresas rusas interesadas fue parte de una serie de pasos para intercambiar ideas y discutir oportunidades, desarrollos y desafíos con respecto a la preparación de la próxima cumbre Rusia-África prevista para julio de 2023.

Además, el objetivo de este evento de la conferencia de San Petersburgo estaba en línea con las prioridades sobre cómo comprometerse con inversores creíbles que puedan asociarse con el gobierno y el sector privado para explotar el mercado. Discutió las posibilidades de fortalecer la asociación entre Rusia y África, así como las cuestiones relacionadas con la exportación/importación, la logística y las peculiaridades de trabajar con socios africanos.

El vicepresidente de la Cámara de Comercio e Industria de la Federación Rusa, Vladimir Padalko, dio la bienvenida a los participantes a través de un enlace de video desde Moscú. En el video, Padalko recordó enfáticamente que “los preparativos para la segunda cumbre Rusia-África, prevista para julio de 2023 en San Petersburgo, están en pleno apogeo y debemos llegar a ella con resultados concretos en forma de acuerdos listos para firmar”.

Según él, el Comité Coordinador para la Cooperación Económica con los Países Africanos debe centrarse en realizar misiones comerciales que identifiquen áreas específicas para llevar a cabo la cooperación comercial con los países africanos. Es necesario ayudar a los rusos a aprender qué es el mercado africano, para que no tengan miedo de asumir riesgos de inversión en África.

Padalko dijo que se deben superar los prejuicios que los rusos tienen respecto a África. Se refirió a su propia experiencia, destacando que el primer viaje al continente africano le hizo cambiar significativamente de opinión sobre las oportunidades que ofrece la cooperación con África. Rusia se esfuerza por mejorar sus relaciones comerciales con sus socios africanos. En 2009, estableció el Comité de Coordinación para la Cooperación Económica con el África subsahariana para ayudar a promover los intereses comerciales rusos en África.

El Senador Igor Morozov, Presidente del Comité Coordinador para la Cooperación Económica con los Países Africanos, pidió aumentar el ritmo y el nivel de cooperación con los países africanos, como él lo expresó, “atrayendo a las pequeñas y medianas empresas a África”.

Según él, Rusia está muy por detrás en su actividad en el continente africano de países como Estados Unidos, Gran Bretaña, China, Francia e incluso India y Turquía. Estos países están desarrollando una red de parques tecnológicos, trabajando en la zona de libre comercio continental, participando en el desarrollo de la infraestructura de los países africanos, la construcción de carreteras, puentes y vías férreas.

El senador Morozov señaló que “las empresas rusas no tienen las herramientas para ingresar a África y, sobre todo, en el campo del sistema bancario. Ningún otro banco da garantías a las empresas rusas. Según él, los países africanos están interesados ​​en el suministro de maquinaria agrícola y, en ese sentido, la Planta de Kirov en San Petersburgo puede tener buenas oportunidades. Y en este sentido, deberíamos tomar un ejemplo de nuestros amigos bielorrusos”.

No era la primera vez que analizaba el desarrollo de las relaciones comerciales y de negocios con África. El mercado africano es competitivo y complejo, por lo tanto, las empresas rusas deben trabajar en él de manera exhaustiva y sistemática para lograr el éxito. Es necesario ayudar a las empresas interesadas que deseen navegar por las realidades africanas, encontrar un nicho para su trabajo, conocer las condiciones para ingresar a ciertos mercados.

Según Morozov, realmente existe la necesidad de un fondo de inversión especializado para apoyar a los empresarios. En general, con la perspectiva de trabajar con socios africanos durante muchos años, se necesita un apoyo estatal más serio y, finalmente, sugirió que es necesario volver al comercio de trueque y concesiones, lo que permitirá obtener minerales de África.

“Necesitamos desarrollar nuestros instrumentos de pago internacionales; ya se están imponiendo sanciones contra el sistema Mir”, dijo. Se está depositando una gran esperanza en el grupo de trabajo para desarrollar nuevos mecanismos en la regulación monetaria y acuerdos internacionales dirigido por el asistente del Kremlin, Maxim Oreshkin, “que se supone que resolverá estos mecanismos pronto”, dijo Morozov.

“Necesitamos ver cómo trabajaremos en el marco de las monedas nacionales” y utilizarlas para los acuerdos con los países africanos, dijo. “Necesitamos trabajar en esta dirección, entendiendo que SWIFT nunca más será [the main system for interbank payments] para nosotros”, dijo Morozov, quien también forma parte del Comité de Política Económica del Consejo de la Federación.

Ya se están manteniendo conversaciones sobre las opciones de acuerdos entre Rusia y los países africanos en las circunstancias económicas actuales, pero “no debemos adelantarnos a los acontecimientos. Los bancos centrales africanos ya empiezan a llegar [to Russia]. Todos entienden que somos líderes en exportación de granos, líderes en aceite de girasol, fertilizantes minerales y es necesario asentarse”, Morozov.

Otras opciones de acuerdos podrían ser el trueque y las concesiones. Sobre las perspectivas de cooperación y posibles proyectos rusos en África, Morozov dijo que Rusia puede ofrecer sus competencias en energía hidroeléctrica, transporte eléctrico de pasajeros, fabricación de automóviles, maquinaria agrícola y productos farmacéuticos. Afrocom opera con el apoyo de la Cámara de Comercio e Industria de Rusia, el Consejo de la Federación e instituciones gubernamentales, según el sitio web del comité.

La profesora asociada Ksenia Tabarintseva-Romanova, Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Federal de los Urales, reconoce los enormes desafíos existentes y quizás las condiciones difíciles en la actual cooperación económica entre África y Rusia. La creación del Área de Libre Comercio Continental Africana (AfCFTA) es la herramienta moderna más importante para el desarrollo económico de África, y es única para explorar el mercado y familiarizarse con las oportunidades que ofrece para la cooperación empresarial.

Ella, sin embargo, sostiene que la implementación exitosa requiere un nivel suficientemente alto de desarrollo económico de los países participantes, accesibilidad logística, industria desarrollada con la perspectiva de introducir nuevas tecnologías. Esto significa que para que el Área de Libre Comercio Continental Africana cumpla con sus tareas de manera efectiva, es necesario contar con la provisión de flujos de inversión sostenibles desde el exterior. Estas inversiones deben estar dirigidas a la construcción de plantas industriales y corredores de transporte.

Hablando anteriormente en una entrevista, Tabarintseva-Romanova señaló el hecho de que Rusia ya tiene una vasta experiencia con el continente africano, lo que ahora permite realizar inversiones de la manera más eficiente posible, tanto para la Federación Rusa como para los países africanos. Además, los posibles inversores y exportadores africanos también podrían explorar la colaboración empresarial y las asociaciones en Rusia.

Los medios locales rusos, Rossiyskaya Gazeta, también publicaron una entrevista con la profesora Irina Abramova, directora del Instituto de Estudios Africanos de la Academia Rusa de Ciencias, enfocándose en la cooperación económica con África. En esta entrevista, Abramova reiteró explícitamente que los rusos deben acabar con las percepciones y actitudes negativas hacia África. El cambio de actitudes tiene que reflejarse en todos los aspectos de la relación con África y los africanos.

“En la mente de los rusos, África es sinónimo de atraso, pobreza y hambre, lo cual no es cierto en absoluto. Actualmente es una de las regiones más prometedoras para la inversión extranjera. De hecho, es un tigre listo para saltar. África hoy está en la misma situación que China en la década de 1990. Hoy, China es la economía número uno del mundo en capacidad de compra, una fuerte potencia que determina en gran medida el desarrollo global”, explicó.

“África es la zona donde se superponen todos los grandes jugadores ya que su ubicación geográfica entre el este y el oeste la sitúa en el pico de la controversia y del gran juego entre todos los jugadores, es decir, entre Europa y América, por un lado, y China, India y otros países, por el otro. Y si Rusia se hace pasar por una superpotencia, perderá su influencia global sin indicar también su posición en África”, dijo.

Según ella, siete países africanos, específicamente Egipto, Argelia, Marruecos, Sudáfrica, Túnez, Nigeria y Sudán, representan casi el 90% del comercio de Rusia. “Al mismo tiempo, China está presente en casi todos los países africanos. Millones de chinos trabajan hoy en África. Ahora es un buen momento para Rusia, porque los socios occidentales están tratando de imponer sus valores a los africanos, mientras que China enfrenta sus desafíos a expensas de África”, subrayó el experto.

La clase media se está expandiendo muy rápido allí, ya que asciende a 250-300 millones de personas y esto constituye un enorme mercado de consumo de productos y servicios, según su estimación.

El profesor Abramova señaló que es un muy buen mercado para los productos rusos. Los chinos entendieron eso hace mucho tiempo y están aprovechando el mercado africano, habiéndolo inundado con sus productos, aunque Rusia también tiene oportunidades, ya que es bastante competitiva en los sectores de energía, infraestructura y agricultura, y exporta productos como fertilizantes, suministros para camiones y aeronaves. .

El hecho de que muchos políticos y empresarios prominentes del continente africano se hayan graduado en universidades rusas y hablen bien el ruso contribuye al fortalecimiento de la relación ruso-africana, dijo el experto, y agregó que una nueva generación está a punto de tomar el relevo en África, que también es por lo que Moscú debe mantener los sólidos lazos sociales y culturales existentes.

El senador Igor Morozov y la profesora Irina Abramova son miembros del Comité del Kremlin a los que se les asignó la responsabilidad de coordinar y preparar la próxima cumbre Rusia-África en julio de 2023. Tanto Rusia como África tuvieron problemas para encontrar una sede africana adecuada para la cumbre. La declaración conjunta adoptada en Sochi dice que la cumbre se llevará a cabo cada tres años y la sede alternará entre Rusia y África.

Sampson Uwem-Edimo, presidente del Consejo Empresarial de Nigeria y director general de Trailtrans Logistic LLC, entregó un informe “Nigeria como ventana a África” ​​y destacó además que Rusia no tiene una estrategia común sobre cómo ingresar a los mercados africanos, que existe. , digamos, en China o Francia.

Al eliminar las barreras al comercio en la región, se crearán nuevas actividades empresariales y se estimularán las innovaciones tecnológicas. Ahora, el Área de Libre Comercio Continental Africana (AfCFTA) busca crear mejores condiciones para la inversión. Por otro lado, los directores corporativos rusos suelen tener problemas con sus negocios en África. Los obstáculos clave van desde sus inconsistencias en el enfoque, el escaso conocimiento del entorno político y empresarial local. Los rusos también deben invertir más en colaboraciones de I+D con sus socios africanos.

Según él, mientras que los rusos esperan negocios dinámicos, muchos líderes empresariales africanos todavía tienen una mentalidad occidental y cuentan con el apoyo de Estados Unidos y Europa. Pero la realidad práctica es que Rusia todavía podría transferir constantemente tecnologías para el procesamiento local de materias primas como catalizador para el desarrollo de África.

Uwem-Edimo señaló que antiguas potencias coloniales como Francia y Gran Bretaña, aunque abandonaron sus colonias, mantienen paneles de control en sus capitales. El empresario nigeriano, que habló en ruso, presentó a los participantes de la conferencia las oportunidades y el enorme potencial del continente africano, centrándose en Nigeria, que representa el 18 por ciento de la población del continente: 240 millones de personas.

El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de San Petersburgo, Vladimir Katenev, también se dirigió a los participantes de la conferencia con un saludo. La moderadora fue Ekaterina Lebedeva, Vicepresidenta del Sindicato de la Cámara de Comercio e Industria de San Petersburgo, quien instó a los representantes de la comunidad empresarial, a pesar de los desafíos emergentes, a trabajar constantemente para priorizar África.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.