La doctrina de defensa del primer ministro Kishida y la posición de la ASEAN – Academia

Kornelius Purba (El Correo de Yakarta)

Yakarta ●
sábado, 25 de junio de 2022

2022-06-25
17:59
0
e16ff64e7ecc29b417414912232f8b6e
1
academia
Japón, militar, ASEAN, China, EE. UU., Indo-Pacífico, Shangri-La-Diálogo, inversión
Libre

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, prometió que para fines de este año lanzará la Estrategia de Seguridad Nacional de Japón para los próximos cinco años, que es, en pocas palabras, una acumulación militar. Planea duplicar el presupuesto de defensa de Japón al 2 por ciento del producto interno bruto (PIB) del país. Incluso a la escala actual, Japón ya es el noveno país que más gasta en defensa del mundo.

En su discurso, Kishida aseguró a la ASEAN el compromiso de su gobierno de priorizar a la asociación en su política exterior, incluido el creciente papel de Japón en el Indo-Pacífico. ASEAN ha exigido durante mucho tiempo que Japón desempeñe un papel más central en la región, especialmente en el Mar de China Meridional.

Pero aún no hay detalles sobre el compromiso de Kishida, e Indonesia, el mayor miembro de la ASEAN, ha guardado silencio, al menos públicamente, sobre su política militar.

La asertividad de China al reclamar el Mar de China Oriental y el Mar de China Meridional como su propiedad, las continuas amenazas de armas nucleares de Corea del Norte y la invasión de Ucrania por parte de Rusia son las tres razones más importantes del impulso del poderío militar japonés por parte de Kishida.

Algunos han expresado su preocupación de que Japón pueda repetir sus horribles actos militares de la Segunda Guerra Mundial contra los vecinos asiáticos, especialmente China, Corea del Sur y Corea del Norte, así como Indonesia. Las preocupaciones son comprensibles, pero no es realista exigir que Japón mantenga intacto el statu quo de la posguerra mientras sus vecinos continúan aumentando significativamente su poder militar.

Los estados miembros de la ASEAN han optado por adoptar una postura más pragmática y esperar una cooperación más concreta con Japón además de los fines militares.

En su discurso de apertura en el Diálogo de Shangri-La, Kishida dijo que el aumento drástico en el presupuesto de defensa de Japón era necesario para reforzar fundamentalmente sus capacidades de defensa, incluidas sus capacidades de contraataque.

“A medida que el entorno de seguridad que rodea a Japón se vuelve cada vez más severo, estableceremos una nueva Estrategia de Seguridad Nacional para fines de este año. Estoy decidido a reforzar fundamentalmente las capacidades de defensa de Japón en los próximos cinco años y asegurar un aumento sustancial del presupuesto de defensa de Japón necesario para lograrlo”, dijo Kishida.

Japón, dijo Kishida, apoyará consistente y vigorosamente la Perspectiva de la ASEAN sobre el Indo-Pacífico (AOIP, por sus siglas en inglés), que la ASEAN ha desarrollado como su política básica.

En medio de la creciente tensión entre Estados Unidos y China, el poderío militar de Japón será estratégicamente beneficioso para los 10 miembros de la ASEAN para contrarrestar la creciente competencia entre las potencias globales en la región. Japón es percibido constantemente como el socio estatal más confiable para la ASEAN, tanto en términos de cooperación económica como militar.

Según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, los 10 estados con mayor gasto militar son:

1. Estados Unidos (US$801 mil millones)

2. China ($293 mil millones)

3. India ($76.6 mil millones)

4. El Reino Unido ($ 68,4 mil millones)

5. Rusia ($ 65,9 mil millones)

6. Francia ($ 56,6 mil millones)

7. Alemania ($ 56,0 mil millones)

8. Arabia Saudita ($ 55,6 mil millones)

9. Japón ($54.1 mil millones)

10. Corea del Sur ($ 50,2 mil millones)

Kishida eligió Singapur como el lugar para anunciar su llamada “Doctrina Kishida”.

Sus predecesores también habían lanzado decisiones estratégicas para la ASEAN. Un ejemplo notable fue en 1974, cuando estallaron importantes disturbios antijaponeses en las capitales de los estados miembros de la ASEAN en protesta por la “hegemonía económica” de Japón.

Ese año, en enero, el entonces primer ministro japonés, Kakuei Tanaka, visitó Tailandia, Filipinas, Singapur, Malasia e Indonesia. La región fue el principal objetivo de las agresivas inversiones y exportaciones japonesas.

Los estudiantes universitarios de los países expresaron su enojo por lo que sintieron fue el comportamiento arrogante de las empresas japonesas y el soborno desenfrenado para obtener concesiones y protección de funcionarios militares y gubernamentales.

Los peores disturbios ocurrieron en Yakarta, llamados Peristiwa Malari o la Catástrofe del 15 de enero. Las oficinas y fábricas japonesas fueron incendiadas, lo que obligó a Tanaka a reducir su visita. Los manifestantes también condenaron el comportamiento del ejército japonés durante su ocupación de Indonesia.

Los estudiantes universitarios, especialmente los de la Universidad de Indonesia, también estaban molestos por la fuerte dependencia de Indonesia de las exportaciones japonesas de maquinaria, tecnología y suministros industriales procesados.

Desde entonces, Japón ha sido muy sensible al sentimiento antijaponés y Tokio ha lanzado varios programas de ayuda económica y de desarrollo para la región.

Doctrina Fukuda

El entonces primer ministro Takeo Fukuda presentó la “Doctrina Fukuda” cuando concluyó su gira por la ASEAN en Manila el 17 de agosto de 1977. Japón continúa utilizando la doctrina como la columna vertebral de su política exterior en la región y, acumulativamente, ha sido el mayor inversionista extranjero y prestamista de dinero de la ASEAN. En las últimas dos décadas, la dominación japonesa ha disminuido a medida que China se ha convertido en la segunda economía más grande del mundo.

La Doctrina Fukuda sostiene que, en primer lugar, Japón rechaza el papel de potencia militar y, sobre esa base, está decidido a contribuir a la paz y la prosperidad del sudeste asiático y de la comunidad mundial.

En segundo lugar, Japón hará todo lo posible para consolidar relaciones basadas en entendimientos “de corazón a corazón” con países del sudeste asiático, no solo en áreas económicas sino también en áreas sociales y culturales.

En tercer lugar, Japón será un socio igualitario de la ASEAN y sus países miembros y cooperará positivamente con ellos para fortalecer la solidaridad y la resiliencia.

Fuerza de mantenimiento de la paz de Miyazawa

En su discurso de Shangri-La, el primer ministro Kishida dijo que deseaba dar seguimiento al logro de Miyazawa, quien logró promover la posición de Japón en asuntos de seguridad internacional. Las Naciones Unidas aprobaron las fuerzas de autodefensa de Japón para participar en la Autoridad de Transición de las Naciones Unidas en Camboya (APRONUC) de 1992 a 1993. La Dieta había aprobado previamente la Ley de Cooperación de Operaciones de Mantenimiento de la Paz en junio de 1992.

La participación de Japón en Camboya fue elogiada internacionalmente y se convirtió en una nueva piedra angular para las operaciones militares japonesas no combativas en el extranjero.

Para la ASEAN, siempre se esperará que Japón sea una fuente clave de inversión, comercio y transferencia de tecnología. Y Japón ha demostrado que siempre cumple sus promesas.

Los países de esta región están esperando un plan mucho más claro de Kishida para la región, además de la acumulación militar de Japón. La región necesita a Japón para equilibrar la rivalidad entre Estados Unidos y China.

***

El escritor es un editor senior en El Correo de Yakarta.


Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.