La estudiante de doctorado Anke Wijers sobre la monitorización remota del Parkinson

“Las consultas en el hospital son cada vez más enfocadas y significativas”

“Tanto la prevalencia como la incidencia de la enfermedad de Parkinson están aumentando, en parte debido al envejecimiento de la población, aunque no necesariamente hay más proveedores de atención médica; entonces hay que organizar la atención de otra manera”. Por ejemplo, la estudiante de doctorado Anke Wijers del Zuyderland Hospital resume la importancia del Sanacoach Parkinson de manera sucinta. Está realizando una investigación de doctorado sobre el efecto en la calidad de la atención y la rentabilidad de esta herramienta de monitoreo digital.

La razón inmediata para hablar con ella sobre esta herramienta es el estudio de implementación nacional lanzado recientemente del Sanacoach Parkinson en cinco hospitales holandeses. El objetivo del estudio: mapear en detalle los pros y los contras de la atención remota para esta condición. Wijers: “Esperamos demostrar que Sanacoach Parkinson puede mejorar la calidad de la atención y, al mismo tiempo, reducir significativamente el número de citas físicas en el hospital”.

Más responsabilidad

El Sanacoach se centra en el ’empoderamiento del paciente’: informar bien al paciente sobre su enfermedad, para que pueda afrontarla mejor y gestionarse más activamente. “Las quejas del paciente son monitoreadas con el control de salud periódico. Este es un extenso cuestionario que usted como paciente completa una vez cada tres meses. Esto toma alrededor de tres cuartos de hora”. El cuestionario da como resultado una puntuación en una escala de Likert en 16 dominios. Tanto el paciente como el proveedor de atención pueden ver qué va bien y qué va menos, y si algo va mejor o peor que antes. Como proveedor de atención médica, también puede ver cómo funcionará, por ejemplo, un cambio en la medicación. “Supongamos que ha comenzado a tomar medicamentos contra las alucinaciones, luego puede configurar que solo revise ese aspecto cada semana durante un mes para ver cómo va y si es lo suficientemente efectivo”, dice Wijers. “Y si hay quejas nuevas o en aumento, el programa las vuelve a preguntar por defecto seis semanas después, para ver si son permanentes”. Con una pregunta concreta, práctica o relacionada con la atención, el paciente no tiene que esperar hasta que pueda volver a completar el cuestionario: a través del programa, el paciente y el proveedor de atención pueden enviarse un mensaje directamente. La aplicación también tiene una serie de módulos de conocimiento (los llamados cursos de conocimiento) sobre temas como las fluctuaciones de respuesta, la cognición y ciertas drogas.

Menos en la poli, menos costos

El proyecto ha estado en desarrollo durante varios años. Un artículo apareció en 2016 en Contacto médico sobre lo que entonces se llamaba MyParkinsoncoach.1 Su desarrollador, Sananet, cambió recientemente su nombre a Sanacoach Parkinson, siguiendo aplicaciones similares para otras enfermedades, como la EII de Sanacoach.

Wijers explica cómo entró en contacto con el tema: “Soy neuróloga en formación, pero también me interesa mucho la organización de la atención. Hace unos años, yo y otros cinco trazamos una estrategia futura para el Hospital Zuyderland en un proyecto. Un tema importante fue cómo organizar mejor la atención de los pacientes crónicos. En ese contexto, hubo que investigar la rentabilidad de MijnParkinsoncoach. Eso es lo que empecé a hacer”.

Un estudio retrospectivo mostró que las PCP visitaron la clínica ambulatoria en un 29 % y que los costos de la atención se redujeron.2 Wijers: “Ahora he realizado mi proyecto de doctorado a partir de un extenso estudio prospectivo en cinco hospitales periféricos en el Sanacoach Parkinson. Hemos incluido alrededor de 130 pacientes, ojalá sean al menos 250. En el transcurso de 2025 espero poder publicar los resultados”.

Preguntas de confrontación

Por lo tanto, Wijers aún no puede presentar los resultados del estudio, pero ya tiene una buena impresión de la apreciación por parte de los proveedores de atención médica y los pacientes. “Las consultas en el hospital se están volviendo más enfocadas y significativas”, dice ella. “Los pacientes presentan una queja específica, que a menudo ya se ha discutido con anticipación a través de la aplicación; y los pacientes que están bien no vienen o casi no vienen, en lugar de venir cada pocos meses como estándar”. También ve desventajas: “Las respuestas a los cuestionarios trimestrales tienen que ser leídas e interpretadas, a menudo por enfermeras. A veces escuchas que no elegí la profesión para eso”.

Los pacientes en general están satisfechos. “Encuentran el contacto con el hospital bueno y accesible. Sin embargo, algunos encuentran las preguntas demasiado confrontadoras. Debe preguntar acerca de todos los posibles síntomas y signos de la enfermedad de Parkinson, incluso si alguien no los tiene. No todo el mundo quiere pensar en eso cada tres meses. Algunos también consideran que 45 minutos para el cuestionario es mucho tiempo, aunque puedes completarlo cuando quieras”. Wijers agrega: “Este tipo de comentarios nos permite pensar constantemente en nuevas mejoras”.

Referencias:

  1. Tissingh G, Hoff J, Jie LJ, et al. La telemonitorización mejora la atención del Parkinson. Contacto médico. 2016;71:21.
  2. Wijers A, Hochstenbach L, Tissingh G. La telemonitorización a través de cuestionarios reduce el consumo de atención médica ambulatoria en la enfermedad de Parkinson. Mov Disord Clin Práctica. 2021;8:1075-82.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.