La tasa también cae y desafía al mínimo del BCRA.

La tasa también cae y desafía al mínimo del BCRA.

Se mantuvo en el 66,65%, el nivel más bajo desde el lanzamiento del programa monetario.

La tasa de corte promedio de la
Letra de cancion Liquidity (Leliq)

BCRA
Ayer redujo al 66.654% nominal anual, lo que supone su nivel más bajo ya que, el pasado 1 ° de octubre, comenzó a regir el nuevo programa monetario que tiene como objetivo mantener un suministro limitado e invariable de pesos hasta la mitad de 2019.

Este nivel representa una disminución de 6.86 puntos porcentuales en comparación con la tasa promedio máxima de 73.5% registrada en la primera quincena de octubre, cuando la entidad liderada por Guido Sandleris intentó convencer al mercado sobre su vocación de "secar la plaza" más allá de los costos que tuve que enfrentar.

Esto, a su vez, deja solo 165 puntos básicos por encima del "piso" de la tasa ofrecida por la entidad para convocar a los bancos todos los días para la subasta del Leliq, un nivel que el BCRA redefinirá en los próximos días.

La tasa del 66,65% provino de la licitación que convocó para colocar unos $ 125,000 millones, a pesar de enfrentar un vencimiento de $ 139,380 millones. Finalmente, en la operación, otorgó nuevo Leliq a 7 días por un total de $ 139,274 millones para renovar una deuda tomada la semana pasada en 68.5% anual.

La diferencia entre el nivel de renovación de esa deuda que busca y el que finalmente obtiene se debe al margen que la entidad obtuvo para administrarse debido a la dureza monetaria de las semanas anteriores.

Esto le permitió, por caso, esta semana expandir unos $ 45,000 millones de esta manera sin alejarse del cumplimiento de su objetivo y, dada la caída en las tasas, reducir en $ 700 millones la cantidad que debe pagar en intereses, que cae de los $ 8100 millones pagados esta semana a los $ 7400 millones que ya se habían comprometido para los $ 579.100 millones para ganar en Leliq.

Un dilema en ciernes

El BCRA se comprometió a mantener las tasas de al menos el 60% anual hasta el final del año, en un intento por recuperar la credibilidad y mostrar su compromiso con un plan de dureza monetaria inusual que apunta a calmar al dólar y controlar la inflación hasta el momento.

Al mismo tiempo, es refractario dar señales de relajación hasta que el mercado conozca los datos de inflación de octubre, más allá del cual las mediciones que manejan desde principios de noviembre son muy alentadoras. Y para deshacerse de la discusión, insisten en señalar que, con el nuevo esquema, no establecen una tasa, ignorando que tienen la opción de influir en ella calibrando mejor las cantidades de absorción que se amplificaron en principio, al igual que demostrado por el exceso de cumplimiento en un punto y medio de la meta durante el mes pasado.

.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.