La vida pudo haber surgido 250 millones de años antes de lo que se pensaba

Equipo de investigación antártico británico

Las asombrosas técnicas de supervivencia de las criaturas del mar ártico pueden ayudar a explicar cómo los animales más antiguos de la tierra pueden haber evolucionado antes de lo que sugieren los fósiles más antiguos. Estos animales tempranos, primitivos y ahora extintos pueden haber sobrevivido a algunos de los períodos más duros, fríos y helados de la Tierra. Los hallazgos de la investigación se publicaron recientemente en la revista científica ‘Global Change Biology’.

El registro fósil que tenemos data de la existencia de los primeros animales en la Tierra hace unos 572 a 602 millones de años, en una época en que el mundo emergió de una gran edad de hielo, pero los estudios moleculares apuntan a un comienzo anterior, hace 850 millones de años. Si es cierto, este hallazgo significa que los animales deben haber sobrevivido a más de un período de edad de hielo global, más grande de lo que se ha visto desde entonces, y cuando gran parte del mundo estaba cubierto de hielo (el mundo de la ‘bola de nieve’ y la ‘bola de nieve’). Si la vida surgió antes o durante estos períodos glaciales extremos, debe haber sufrido condiciones comparables a las de los ecosistemas marinos existentes en la Antártida y el Ártico y necesitaba una estrategia de supervivencia similar.

La expansión y contracción de las capas de hielo durante los períodos fríos y cálidos favoreció el desarrollo de miles de especies diferentes de animales y plantas en la Antártida durante millones de años. El mismo elemento puede aplicarse a la evolución de la vida animal en la tierra. Si bien las regiones polares pueden parecernos los entornos más hostiles para la vida, son lugares perfectos cuando se trata de examinar la posibilidad y la historia de la vida en el universo más allá de nuestro planeta, como ocurre con las lunas heladas como Europa.

El biólogo marino del British Antarctic Survey y autor principal del estudio, el Dr. Huw Griffiths explica: “Esta investigación destaca cómo puede enseñarnos mucho sobre la evolución y la supervivencia de la posible vida en el pasado e incluso en otros planetas, así como también cómo algunos animales en las regiones polares pueden adaptarse a la vida en y alrededor. glaciares a un nivel increíble.”

LOS POLOS SON LAS ZONAS MÁS DIFÍCILES PARA LA VIDA

Griffiths continúa: “Ya se trate de animales que viven boca abajo en el fondo del hielo en lugar del lecho marino, esponjas que viven bajo capas de hielo flotantes de cientos de kilómetros de espesor, criaturas adaptadas para vivir en agua de mar a una temperatura inferior a -2 °C, o el sol en los alimentos fuentes en la oscuridad La vida antártica y ártica prospera en condiciones que matarían a humanos y muchos otros animales. Estas condiciones frías y heladas ayudan a acelerar el ciclo del agua en los océanos, transportan oxígeno a las partes profundas del océano y hacen que estas áreas sean más adecuadas para la vida”.

Los glaciares flotantes cubren más de 19 millones de kilómetros cuadrados en los mares que rodean la Antártida y más de 15 millones de kilómetros cuadrados en el Océano Ártico durante el invierno. Posiblemente en las condiciones más extremas de “Tierra bola de nieve” que duró de 50 a 60 millones de años durante el período Cryogen, que fue hace 720 a 635 millones de años, se cree que toda la Tierra, que cubre 510 millones de kilómetros cuadrados, estuvo cubierta de hielo. de un kilómetro de espesor. Sin embargo, hay alguna evidencia de que, en estas condiciones, el hielo es lo suficientemente delgado como para permitir que las algas marinas sobrevivan en el ecuador.

Paleontólogo y ambientalista de la Universidad de Cambridge, coautor de la investigación, el Dr. “Esta enorme diferencia entre el registro fósil actual y los relojes moleculares con respecto al momento del surgimiento de la vida animal significa que existe una gran incertidumbre sobre cómo y dónde evolucionaron los animales”, dice Emily Mitchell. hacer frente a presiones ambientales extremas; Por otro lado, estas presiones pueden haber forzado a la vida a una estructura más compleja para poder sobrevivir”.

Mitchell dijo: “Al igual que en la Última Cumbre Glacial en la Antártida hace entre 33 y 14 mil años, el avance del hielo en grandes masas aplanaría las tierras bajas y las dejaría inservibles para la vida, destruyendo los restos fósiles y obligando a los seres vivos a retirarse a las profundidades. mar. . Esto reduce la probabilidad de encontrar fósiles de ese período, al tiempo que hace que las áreas protegidas y los mares profundos sean los más protegidos para que florezca la vida”, agrega.

El paleontólogo polar de BAS y coautor del estudio, el Dr. Rowan Whittle dice: “Los paleontólogos a menudo miran al pasado para decirnos cómo podría ser el cambio climático en el futuro, pero esta investigación está en el planeta para ayudarnos a comprender las condiciones bajo las cuales los primeros animales en la Tierra pueden haber estado expuestos, y qué tan moderno”. “La vida ártica evolucionó bajo estas condiciones extremas. Buscamos los hábitats más fríos y extremos que existen”.


Artículo original Diario de ciencia y tecnología tomado del sitio web. (Traducido por Tarkan Tufan)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.