Los paquistaníes votan por el tercer gobierno civil consecutivo

Los paquistaníes votan por el tercer gobierno civil consecutivo

ISLAMABAD (AP) – Después de una dura campaña, el miércoles se abrieron las urnas en Pakistán para elegir la tercera elección civil consecutiva. Una primicia para esta nación musulmana mayoritaria que ha sido gobernada directa o indirectamente por sus militares durante la mayor parte de sus 71 años. historia.

Los grupos de derechos humanos han advertido que la campaña rencorosa y las denuncias generalizadas de manipulación ponen en peligro la transición tambaleante hacia el gobierno democrático y despiertan el fantasma de los amargos desafíos post-electorales del fraude.

La participación sin precedentes de grupos religiosos radicales, incluidos aquellos prohibidos por vínculos terroristas pero resucitados y renombrados, también ha generado temores de que el espacio para el pensamiento moderado pueda reducirse aún más en Pakistán.

Los ataques contra las minorías han aumentado en los últimos años. Un candidato, Jibran Nasir, un independiente del centro financiero pakistaní de Karachi, recibió amenazas de muerte e incluso emitió un fatwa o edicto religioso en su contra después de que se negó a condenar a los ahmadis, quienes son vilipendiados por los musulmanes de la corriente principal como herejes porque creen que el mesías prometió en el Islam llegó hace más de un siglo.

En Pakistán es un crimen que un Ahmadi se llame a sí mismo musulmán después de que una enmienda constitucional de 1974 los declarara no musulmanes.

"Estoy hablando por los millones de paquistaníes que tienen demasiado miedo para enfrentar el fanatismo religioso", dijo en una entrevista telefónica. También dijo que no se han realizado arrestos de quienes lo amenazaron.

Los principales contendientes en las encuestas del miércoles son la ex estrella de cricket Imran Khan y su partido de centro derecha Tehreek-e-Insaf de Pakistán o PTI y la derecha de la Liga Musulmana de Pakistán, el partido del primer ministro en desgracia Nawaz Sharif, que es en la cárcel sirviendo 10 años en cargos de corrupción. Su hermano menor Shahbaz Sharif tomó el control de la fiesta. El tercer partido más grande en la contienda es el Partido Popular de Pakistán, de izquierda, encabezado por Bilawal Bhutto, hijo del difunto primer ministro Benazir Bhutto, asesinado por militantes talibanes de Pakistán, a quienes había jurado erradicar.

Funcionarios electorales dicen que más de 11,000 candidatos están compitiendo por 270 escaños en la Cámara Baja del Parlamento de Pakistán y 577 escaños en cuatro asambleas provinciales. Las 85.307 mesas de votación abrieron a las 8 a.m. y continuarán durante 10 horas, una hora más que en las elecciones de 2013. La votación para dos escaños en el parlamento y seis escaños en asambleas provinciales se pospuso debido a los ataques a candidatos o descalificaciones.

Hay 105,96 millones de votantes elegibles en Pakistán, con 59,22 millones de hombres y 46,73 millones de mujeres.

La comisión electoral de Pakistán recordó a los candidatos que sus elecciones se anularán si la participación femenina no alcanza el 10 por ciento. El requisito se impuso después de las elecciones de 2013, cuando varias áreas prohibieron votar a las mujeres, principalmente en el noroeste conservador de Pakistán. Algunos candidatos fueron elegidos sin una sola mujer que marcara una boleta.

La comisión emitió su recordatorio el martes después de que la activista de derechos veteranos, Tahira Abdullah, dijera que las jirgas locales o los consejos de ancianos de 60 áreas del país, que representan a 16 distritos electorales diferentes, habían firmado acuerdos que prohibían votar a las mujeres.

Citando preocupaciones de seguridad, la comisión electoral anunció que se han suspendido los servicios de internet y telefonía móvil en varios distritos del sudoeste de la provincia de Baluchistán debido a problemas de seguridad. Algunos de los peores actos de violencia durante las campañas ocurrieron en Baluchistán, donde a principios de este mes un atacante suicida devastó una manifestación política que mató a 149 personas, incluido el candidato, Siraj Raisani. La votación en esa circunscripción está suspendida.

El secretario de la comisión electoral, Babar Yaqub, dijo a los periodistas el martes por la noche que se recibieron amenazas contra las mesas electorales, el personal y hasta los candidatos.

Su declaración se produjo horas después de que los militantes lanzaran granadas y abrieron fuego contra un convoy militar que escoltaba a los funcionarios electorales y material de votación en el distrito de Turbat de Baluchistán, matando a cuatro soldados. A petición de la comisión electoral, las fuerzas armadas de Pakistán están desplegando 350,000 efectivos en todo el país dentro y fuera de las mesas electorales.

Los observadores electorales nacionales e internacionales supervisarán la votación. La Misión de Observación Electoral de la Unión Europea tiene 120 monitores en los colegios electorales en los principales centros en todo Pakistán, con la excepción de la provincia suroccidental de Baluchistán, donde un terrorista suicida mató a 149 personas este mes, incluyendo un candidato.

Según la legislación pakistaní, los escaños separados están reservados para las mujeres y para las minorías no musulmanas, que comprenden el 4 por ciento de la población.

La participación electoral en 2013 fue del 54.8 por ciento.

____

El escritor de The Associated Press Zarar Khan contribuyó con este informe.

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.