¿LSU alguna vez conseguirá un Manning?

Luisiana es un gran exportador.

Siempre ha enviado fuera del estado muchas cosas como petróleo y gas, mariscos y soja.

Luego, muchos estudiantes de secundaria y graduados universitarios inteligentes comenzaron a ver que a veces se podían encontrar pastos más verdes y salarios más verdes en otros lugares.

Por lo tanto, los cerebros se han convertido en una exportación importante.

Y ahora los mariscales de campo, realmente buenos mariscales de campo, especialmente los que se apellidan Manning, se han convertido en exportaciones regulares del Pelican State.

El último ejemplo llegó el jueves cuando Arch Manning, un mariscal de campo senior en ascenso en Newman High School en Nueva Orleans y el prospecto número 1 a nivel nacional en la Clase de 2023, anunció que cruzará el río Sabine y llevará su talento a la Universidad de Texas. .

El padre de Arch, Cooper, era un receptor abierto de gran prestigio que eligió jugar en Ole Miss antes de que una lesión terminara con su carrera, y el hermano menor de Cooper, Eli, también era rebelde y se convirtió en el líder de pases de todos los tiempos de la escuela, superando al patriarca de la familia Archie Manning en el camino. .

La mitad de los hijos de Archie Manning, Peyton, fue diferente, evitando todos los estados fronterizos y huyendo hasta Knoxville para jugar para los Voluntarios de Tennessee y convertirse en el mejor jugador de fútbol americano universitario en ganar un Trofeo Heisman.

Cuando Texas se una a la SEC para la temporada junior de Arch en 2025 (si no antes), eso significará que los 4 Manning no solo rechazarán a LSU, sino que también elegirán jugar para uno de los rivales de la conferencia de los Tigres.

La pregunta más importante, al menos dentro de las fronteras con fugas de Luisiana, es ¿por qué ninguno de estos muchachos de Manning, todos nacidos y criados en Nueva Orleans, eligieron caminar las meras 75 millas más o menos para jugar en LSU?

Los Tigres tienen un buen programa de fútbol.

Lee mas

Las apuestas deportivas de Luisiana están oficialmente en vivo en gran parte del estado. Ya sea apostando en el fútbol de la SEC o en los juegos de fútbol de la LSU o en la carrera Heisman cada año, si vives en Luisiana, ahora puedes hacerlo desde tu teléfono móvil.

Luisiana produce muchos buenos jugadores de fútbol, ​​al igual que el petróleo y el gas, los mariscos, la soja y otras cosas que lo convierten en uno de los estados exportadores más prolíficos de Estados Unidos.

De hecho, en términos per cápita, Louisiana produce tantos buenos jugadores de fútbol americano universitario como casi cualquier estado.

Todos los entrenadores de fútbol de LSU tienen como máxima prioridad obtener tantos reclutas locales de primer nivel como sea posible. Puedes construir un equipo bastante bueno de esa manera y algunos entrenadores lo han hecho.

Nick Saban ganó un campeonato nacional en 2003 con una lista de LSU compuesta principalmente por nativos de Luisiana.

Les Miles hizo lo mismo en 2007 y Ed Orgeron hizo lo mismo en 2019. (Sí, ese Joe Burrow nació yanqui, pero Louisiana ahora lo reclama y el nativo de Ohio parece cómodo con la doble ciudadanía).

Brian Kelly aún no ha dirigido un juego, pero también ha estado construyendo su primer equipo de los Tigres con talento local. Recientemente citó la ventaja inherente que tiene reclutando talento de Luisiana para LSU en comparación con lo que tenía reclutando talento de Indiana para Notre Dame.

Sin ofender a Indiana. Después de todo, es una especie de Luisiana del baloncesto.

Pero Curley Hallman no pudo conseguir que Cooper o Peyton, que eran un tándem de lanzamiento y recepción en Newman, fueran a Baton Rouge. Gerry DiNardo tampoco pudo lograr que Eli se uniera a los Tigres.

Tal vez por eso ninguno de los entrenadores duró mucho.

LSU es la universidad insignia de Luisiana, pero para ser justos, otras escuelas del estado tienen algo que ofrecer aunque no estén en la SEC.

El campus de Tulane está a menos de una milla del campus de Newman e incluso comparte el apodo de Greenies con la escuela de Arch. Shaun King llevó a Tulane a un récord de 12-0 en 1998, estableciendo una muy buena carrera en la NFL como mariscal de campo.

Louisiana Tech produjo a Terry Bradshaw, quien ayudó a cambiar la franquicia de los Pittsburgh Steelers y ganó 4 anillos de Super Bowl en su camino al Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional.

Por cierto, ¿sabes a quién sucedió Bradshaw como mariscal de campo de los Bulldogs? Phil Robertson, patriarca de la Dinastía Duck, para que Tech pueda defender su historial en preparar bastante bien a los muchachos para la vida después del fútbol.

Lo mismo puede hacer Northwestern State, que resultó en Bobby Hebert, cuyo mandato con los New Orleans Saints fue la pieza central de una larga y exitosa carrera profesional. Ahora es un popular locutor de radio y restaurador en Crescent City.

Y hay otros.

Por supuesto, siendo realistas, LSU es la única universidad en Luisiana que puede ofrecer a los prospectos de élite como los Manning una oportunidad atractiva.

Pero los Tigres ahora están 0-de-4 en el reclutamiento de Mannings.

Vale la pena señalar que el comercio interestatal incluye tanto las importaciones como las exportaciones.

Así que no olvidemos que todo esto comenzó cuando los ex alumnos de Ole Miss, Archie y Olivia Manning, comenzaron la Primera Familia de Fútbol de Nueva Orleans después de que los Saints reclutaran a Archie en 1971.

Archie se convirtió en el primer jugador estrella de los incipientes Saints, se quedó durante 11 temporadas y sigue siendo uno de los jugadores más populares en la historia de la franquicia.

Así que no ha sido sólo un camino de un solo sentido.

En cuanto a las esperanzas actuales de LSU de conseguir un Manning, será una larga espera para otra oportunidad.

Pero es posible que los Tigres quieran vigilar el portal de transferencias, por si acaso.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.