Michael Jackson, camina en la luna – Liberación

Serie “Reviviendo” (6/10)

Artículo reservado para suscriptores

Si el “Rey del pop” no hubiera sucumbido a un paro cardíaco en 2009, estaría dos días en Francia para correr la estampa por las carreteras provinciales.

LA SERIE REVIVANTES (6/10) Retratos imaginarios de los primeros fallecidos Liberar revivieron como si hubieran escapado de la muerte y pudieran decir lo suyo en tiempo presente y mirar al sol presente a la cara. Episodio anterior: Roberto Bolaño.

El lo hizo. Sin provocación ni alboroto, regresó al mostrador y después de una pirueta observó los croissants y las galletas detrás de la ventana. La mesera estupefacta no lo reconoció detrás de su máscara, creyendo que era un parecido con un disfraz de lentejuelas. Le sirvió a Michael el batido de plátano que finalmente pidió y luego lo observó mientras se sentaba en la terraza de este brioche dorado en los Campos Elíseos.

Michael Jackson está en París, durante dos días, dos noches, y todo parece irle bien. Se acabaron las montañas rusas artísticas y judiciales, los álbumes esperados y los veredictos amontonados. “Hoy vivo en un maravilloso vacío. Finalmente tengo tiempo para dedicarme solo a los demás, con tranquilidad”, sonrió, su voz tranquila y todavía aflautada. A los 63, MJ prueba el “sorpresa del momento” : el paseo en el sótano de la tienda Disney donde cantó extractos de Dulce, su álbum infantil; un rayo de sol deslizándose sobre la curita de sus dedos en “la más bella

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.