miedo por el sábado negro

miedo por el sábado negro

París, cerca de la Torre Eiffel y el Louvre: tensión para las protestas de mañana

Fue el video de los niños arrodillados y con la cabeza pegada a la cabeza por la policía para aumentar aún más la tensión en la víspera del sábado más temido, lo que el gobierno y los manifestantes esperan como un enfrentamiento muy violento. «Escalofriante», «humillación», «no es Francia», algunos de los comentarios a las imágenes que circulaban en la web de los estudiantes se detuvieron ayer en Mantes-la-Jolie.

<! –

->

Mientras tanto, la Ville Lumiere se está preparando para apagar las luces por un día: bancos, museos, teatros, jardines, monumentos, tiendas departamentales, todo cerrado, todo en barricadas esperando el día que el gobierno y los manifestantes esperan como los más oscuros. Las imágenes de los estudiantes de las escuelas secundarias de Mantes-la-Jolie, en los suburbios de París, se detuvieron ayer (151 en total después de violentos enfrentamientos con la policía) y siguieron esperando la identificación en sus rodillas y con las manos en la cabeza, escandalizadas el francés . Además de las palabras que se pueden escuchar en el fondo, probablemente el autor del video del policía, comenta: "Aquí hay una clase que se comporta bien". Incluso si feroz enfrentamientos, autos quemados, molotoves lanzados contra la policía precedieron la escena inmortalizada en el video, la indignación fue general y se inició una investigación sobre el procedimiento seguido por los agentes: "intolerable", dijo el ex ecologista ecuatorial Cecile Duflot; «Frío e inadmisible» para el ex candidato socialista presidente Benoit Hamon. "También me sorprendió cuando vi las imágenes", comentó el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, y agregó que deberían "verse en su contexto".

Los estudiantes se movilizaron hoy por quinto día en París y en toda Francia: 400 escuelas secundarias en movilización, 84 bloqueadas, un policía herido en Mulhouse (este), se detienen un poco en todas partes y las hogueras habituales de autos y contenedores. En demostraciones y procesiones, los chicos se detuvieron varias veces para ser filmados en la posición de sus colegas inmortalizados ayer en Mantes-la-Jolie. Nunca se han desplegado tantos policías juntos (90,000 en todo el país, 8,000 solo en París), muchas paradas metropolitanas y de autobuses, escuelas cerradas, la ciudad vive estas horas de espera con aprensión. Los hospitales han establecido un extraordinario servicio de vigilancia, el Municipio una célula de crisis. Los llamamientos siguen viniendo del gobierno, pero el tono es muy alto, insistiendo en la llegada de elementos "listos para destruir y matar". Muchas figuras en vista de los chalecos amarillos se vuelven a lanzar con tonos ásperos, hablando de violencia inevitable, pero los "moderados" se estarían orientando para una cita en la periferia, la carretera de circunvalación.

Bloquearían los coches, pero "al menos, dicen, no hay nada que destruir". Al hacerlo, escaparían de la violencia extrema, dejando el centro de París y las 14 áreas en que la prefectura lo dividía, a los asesores. Los tres barrios más riesgosos son los Campos Elíseos, como lo han sido durante tres semanas, Bastille y el boulevard Haussmann, a pesar de los grandes almacenes con persianas cerradas. Pero miles de policías también estarán en las Tullerías, en Montparnasse, en la República, donde, entre otras cosas, a la mitad del día, comenzará la Marcha por los climas de los ecologistas.

Última actualización: 20:06 © REPRODUCCION RESERVADA

Leave a comment

Send a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.