January 23, 2020

Noticias Ultimas

notiulti.com

Migrantes y Guardia Nacional vuelven a chocar en la frontera sur de México | Internacional

Agentes de la Guardia Nacional de México chocaron el jueves por la tarde contra un grupo de migrantes de la caravana más reciente, que marchaba hacia el municipio de Tapachula, en el estado sureño de Chiapas. El grupo, de varios cientos de personas, se había burlado de las autoridades mexicanas para cruzar la frontera esta mañana. Lo hizo por un paso inusual, el puente internacional de carga que une las ciudades de Hidalgo, en México y Tecún Umán, en Guatemala. El puente está algo más al norte que el cruce peatonal habitual.

En las imágenes tomadas por los reporteros se observa que los agentes forman un muro humano que avanza con un escudo y tolera encontrarse con los migrantes, quienes los esperan hasta que los guardias se ponen en contacto y comienzan a empujarlos. Luego se escaparon. En un video tomado por Alberto Pradilla, periodista de Animal politico, ves a un guardia nacional con un objeto en la mano, riendo y gritando: “¡Ah, aquí tengo el gas!”.

La caravana de migrantes salió de San Pedro Sula, en Honduras, el miércoles de la semana pasada. Cientos de vecinos de San Pedro y otras ciudades se reunieron en la terminal de autobuses para comenzar la marcha. La caravana se dividió desde el principio, tomando varias rutas. Mil días después llegó a la frontera de El Ceibo, frontera entre Guatemala y el estado mexicano de Tabasco. Otro grupo, este más grande, llegó a Tecún Umán, también el sábado.

Las autoridades mexicanas desactivaron el grupo El Ceibo entre el sábado y el domingo. La gran mayoría de los migrantes pasaron por el puesto de control fronterizo. Según el Gobierno, una parte del grupo acordó regresar “voluntariamente y asistido” a Honduras. Otro solicitó asilo y otro espera acceder a un trabajo en el sur de México. Algunos decidieron ir a México a través de las montañas, pero los camiones del Instituto Nacional de Migración, INAMI, viajaron incansablemente por el camino para detenerlos.

En Tecún Umán la situación era diferente. Una parte del grupo acordó pasar por el puesto de control fronterizo y aceptar algunas de las opciones ofrecidas por el gobierno mexicano. Pero otro grupo, de más de 1,000 personas, decidió esperar. Querían cruzar México y llegar a los Estados Unidos. El lunes intentaron pasar a Hidalgo por debajo del puente, cruzar el río Suchiate y continuar su marcha hacia el norte. Pero el Gobierno desplegó la Guardia Nacional y evitó el cruce. Los migrantes y agentes de la corporación chocaron en el río, arrojaron y patearon piedras.

El grupo de migrantes se retiró en Tecún Umán y no lo había intentado hasta hoy. Esta mañana, los migrantes dejaron atrás a Hidalgo y avanzaron unos pocos kilómetros hacia Tapachula, pero la Guardia Nacional los interceptó más tarde.

Las críticas entonces y ahora por la acción de la guardia han sido numerosas. Porfirio Muñoz Ledo, un líder izquierdista histórico y diputado del partido gubernamental, Morena, dijo el choque del lunes que “la agresión salvaje cometida por la Guardia Nacional contra los refugiados hondureños y la detención de más de 400 es una violación de la Constitución”. El legislador intentó hablar el miércoles en la Comisión Permanente de la Cámara de Diputados para criticar la posición del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador frente a la caravana. Sus propios compañeros de banca le negaron el giro del discurso.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos también se ha referido a lo que sucedió estos días en la frontera. Criticada por su silencio hasta el momento, la oficina del defensor del pueblo emitió una declaración que “condenó todos los actos de violencia contra la integridad de los migrantes”. La CNDH agregó: “hacemos un llamado a todas las autoridades, especialmente a la Guardia Nacional, así como a la Seguridad Pública Federal, Estatal y Municipal, para prevenir y prevenir violaciones de derechos humanos de reparación difícil o imposible contra las personas migrantes”.

Al referirse a lo que sucedió en estos días y lo que puede suceder en el futuro con la migración en la región, Giovanni Lepri, representante adjunto del ACNUR en México, explica que “hay un gran número de personas que están llegando a las fronteras de México que necesitan ayuda internacional. protección “, agrega,” no va a cambiar a corto o mediano plazo. Especialmente el flujo de Centroamérica, pero también de otros países, como Venezuela. Es esencial que México mantenga una política de inmigración sensible sobre este tema “Al final son personas que huyen de la violencia”.

.