Mundo "No romperé el pacto con ERC"

“No romperé el pacto con ERC”

-

Moncloa se apresuró ayer a utilizar la entrevista entre Pedro Sánchez y Pablo Casado para alimentar el discurso del “bloqueo” del PP. Este parece ser el objetivo principal de la reunión, servir de coartada para decir que no es para ellos, que es culpa del otro, mientras continúan con la negociación con ERC y con el lanzamiento de la mesa bilateral. entre el Gobierno de la Nación y la Generalitat, sin límites en la agenda. Y la agenda secesionista incluye autodeterminación y amnistía para los líderes de los “procés” condenados por sedición por la Corte Suprema.

El líder del PP aún no había sido presentado a los medios para evaluar la reunión cuando el argumento de Moncloa ya circulaba entre los periodistas: “El Gobierno señala que el PP todavía está en su estrategia de bloqueo”. “Find” y lo que él sabía iba a suceder, como también sabían en la dirección nacional del PP, que la entrevista estaba condenada a un rotundo fracaso, sin más sentido que el uso, al servicio de sus intereses, que sobre y en parte podría sellar la fotografía en Moncloa

Casado recibió una “oferta de pactos y estabilidad”, la misma que hizo antes de la investidura, y que requiere que Sánchez rompa sus acuerdos con ERC y se levante de la mesa bilateral impuesta por los secesionistas. Lo que significa, en resumen, cambiar a los socios gubernamentales. Los otros acuerdos dependen de este cambio en la política en Cataluña, explicó Casado a Sánchez, como dijo ayer este periódico. También la renovación del poder judicial y las demás vacantes institucionales. Sánchez confirmó a Casado que ninguna oferta romperá su pacto con los independentistas. «No romperé el pacto con ERC», puede ser el resumen de la conversación «cordial», según ambas partes, que el presidente del Gobierno y el líder de la oposición celebraron en La Moncloa.

Por mucho que Moncloa busque coartadas para silenciar su política de alianzas con Podemos, independencia y nacionalistas, no hay transferencia posible en esta Legislatura entre el Gobierno y el principal partido de oposición. Por los socios de Sánchez. Pero también porque Casado restringe el margen de diálogo de la posición de Vox a su derecha. Para obtener su investidura, Sánchez cruzó las líneas rojas que el propio PSOE dejó de cruzar en 2019, lo que condujo a las elecciones de abril. Y sin una rectificación, las formas de diálogo y acuerdo entre el Gobierno y el Partido Popular están completamente cegadas.

En la renovación del Poder Judicial, la gente popular tiene el control: el acuerdo los hará perder en cualquier caso las cuotas de poder, pero, además, han encontrado en la política en Cataluña el “escudo” perfecto para no moverse. porque eso daría más espacio, como Casado confirmó ayer, a las “asignaciones del Gobierno” dentro de su pacto con ERC para “desjudicializar el conflicto”. La renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) fue uno de los temas que más preocuparon y ocuparon a Sánchez en la reunión. Según la versión popular, buscó “presionar” para obtener el control del CGPJ, una vez que ya tiene el de la Oficina del Fiscal General del Estado con el nombramiento de Delgado, “pero no colaboraremos en ello”.

Descortesía en Moncloa: declaración antes de que hable el líder del PP

Es una regla no escrita pero que generalmente se respeta. Cuando un presidente político visita La Moncloa, el invitado aparece ante los medios y luego la Presidencia del Gobierno, bien a través de una declaración o una comparecencia, informa lo sucedido. Ayer, con motivo del nombramiento entre el presidente Sánchez y Pablo Casado, esta regla de cortesía no fue respetada por el equipo de Comunicación del Gobierno. Antes de que Casado apareciera en la sala de prensa, Moncloa dijo en un comunicado que la reunión había servido para verificar que “el PP todavía está instalado en su estrategia de bloqueo”. El Ejecutivo no informó en este informe la batería de medidas que Casado transfirió al presidente.

“La reunión ha demostrado que el PP no ha cambiado ninguna de sus posiciones, a pesar de su responsabilidad como el principal partido de oposición”, dijeron desde Moncloa. Luego de esta circunstancia, fuentes del PP destacaron que “incluso antes de comenzar la reunión, Sánchez tenía muy claro que quería vender al PP como parte del bloqueo y la tensión: ya lo dijo ante el Comité Federal del PSOE, donde se dedicó a atacar e insultar al PP. Pero Casado se ha ido a Moncloa con un Compromiso con España y una serie de acuerdos para resolver los problemas reales de los españoles ». Desde el PP consideramos que la estrategia del Gobierno para anticipar la aparición de Casado choca con la realidad de que el líder popular extendió su mano a Sánchez para negociar los presupuestos si rompe con los independentistas: «Ante esta oferta, Sánchez ha respondido intentando boicotear el aparición de Casado con algunas “fuentes” de Moncloa hablando de bloquear y no captar los enfoques de Casado ».

Casado fue a Moncloa porque no tenía otra opción como jefe de la oposición. Y Sánchez lo convocó, un mes y medio después de la investidura, para acompañar con una imagen el eslogan que mantiene su compromiso de que esta es la Legislatura del diálogo. El resultado de la reunión fue la nada en términos de acuerdos, que anticipa el páramo en el que la Legislatura terminará en el recuento de pactos estatales o proyectos de reformas estructurales que exigen entendimiento entre el Gobierno y el principal partido de la oposición, como financiación autónoma o pensiones.

Incluso en Cataluña es imposible que se produzca un acuerdo futuro sin tener en cuenta al líder de la oposición, como lo experimentó el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero con la reforma del Estatuto catalán de 2006.

La política de Cataluña condiciona todo. Casado marcó ayer como rectificaciones esenciales por parte de Sánchez para renunciar a la mesa de diálogo con la Generalitat, que garantiza la descalificación de Quim Torra, que no revisa los tipos de sedición y rebelión en beneficio de Oriol Junqueras y los demás condenados por el Supremo, y hace Una política económica liberal que reduzca los impuestos y garantice el cumplimiento de los objetivos de déficit. Una enmienda a toda la política y alianzas del PSOE.

La portavoz del gobierno, María Jesús Montero, fue enviada con duras críticas contra Casado en una conferencia de prensa en Moncloa. Y enfatizó lo que más le preocupa a Sánchez, su “actitud negacionista”, que lo lleva a no querer negociar la renovación de organizaciones como el CGPJ.

.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Latest news

Jim Rogers espera el “peor mercado bajista en mi vida” en los próximos años – Bloomberg

Jim Rogers espera "El peor mercado bajista en mi vida" en los próximos años BloombergVer cobertura completa en Google...

El coronavirus sufre pocas mutaciones.

A modo de comparación, son las mutaciones que sufre la gripe estacional las que hacen que la efectividad de...

Must read

You might also likeRELATED
Recommended to you