Obamacare reduce las desigualdades raciales en el acceso al tratamiento del cáncer | Ciencia

0
42

Desde que el ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, dio luz verde en 2010 a su reforma de salud, conocida como Obamacare, unas 400 mujeres más han podido ser diagnosticadas cada año con cáncer de ovario. Gracias a esta norma, además, se han reducido las desigualdades raciales en el acceso a tratamientos oncológicos. Esto se confirma por dos estudios presentados este fin de semana en Chicago en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO). Los especialistas reivindicaron las bonanzas de la ley, que trató de garantizar el acceso a la salud a todos los estadounidenses, en un momento en el que, precisamente, la norma depende de un hilo: ha sido declarado inconstitucional por un juez de Texas y El Departamento de Justicia del actual presidente, Donald Trump, solicitó su derogación.

El tema de las desigualdades sociales en el acceso a la atención médica en los Estados Unidos ha aterrizado con fuerza en la cita mundial de oncología, a la que este periódico ha sido invitado por el farmacéutico Roche. ASCO ha llevado a su sesión plenaria, la conferencia más importante del congreso, tres estudios científicos que ponen sobre la mesa la desigualdad en el acceso a los tratamientos del cáncer que genera su modelo de salud y cómo la reforma de salud de Obama: la ley. de Asistencia Asequible (ACA) – ha aliviado algunas de estas desigualdades.

En los Estados Unidos no existe un sistema universal de cobertura de salud. Los empleadores garantizan la cobertura de la mayoría de los trabajadores, mientras que otra parte de la población elige aseguradores privados. El gobierno también tiene un programa estatal (Medicare) para los mayores de 65 años y otro (Medicaid) para los grupos sociales más vulnerables (familias pobres, mujeres embarazadas, niños y discapacitados). Con la reforma de salud, el gobierno de Obama dio luz verde a los estados para ampliar la cobertura de Medicaid y brindar ayuda para contratar seguros privados.

"La expansión de Medicaid[elprogramadeestadoparalosgrupossocialesmás[elprogramaestatalparadoboberturaalosgrupossocialesmás[thestateprogramtocoversocialgroupsmore[elprogramaestatalparadarcoberturaalosgrupossocialesmás vulnerable] Se asoció con una reducción de las desigualdades raciales en el acceso a un tratamiento adecuado contra el cáncer ", explicó Amy Davidoff, investigadora de la Escuela de Salud Pública de Yale y una de las firmantes del estudio. La investigación midió el acceso a las terapias contra el cáncer 30 días después del diagnóstico. en 30,000 estadounidenses (desagregados entre blancos y negros) de áreas donde no se había implementado la reforma de salud en el momento de la detección del tumor y donde se había detectado cáncer (hecho en junio de 2019, 33 estados y Washington DC habían implementado la expansión de Medicaid).

Las personas que tenían seguro privado tenían un 59% más de posibilidades de supervivencia que un paciente con Medicaid

Los investigadores encontraron que, en áreas donde no se desplegó Obamacare, el 43.5% de los negros aceptaron un tratamiento adecuado en comparación con el 48.3% de los blancos. Sin embargo, donde se expandió Obamacare, la cantidad de personas que podían ser tratadas adecuadamente aumentó y la desigualdad racial de cuatro puntos porcentuales casi desapareció (50.3% de los blancos frente al 49.6% de los negros).

Pero las inequidades no solo alcanzan el acceso al tratamiento, sino también la detección temprana de tumores y, por lo tanto, el pronóstico de los pacientes. Otro grupo de investigadores analizó los efectos de la ACA en mujeres con cáncer de ovario y mostró que, después de la reforma de salud, 400 mujeres más al año (1,7% más) podrían diagnosticarse temprano.

La supervivencia a cinco años después de un diagnóstico temprano de cáncer de ovario es del 75%, pero esta cifra se reduce a menos del 30% si se diagnostica en etapas más avanzadas. "Tener un seguro de salud juega un papel importante en cuanto a si una mujer tiene o no acceso a proveedores de atención médica que pueden controlar los síntomas y actuar en caso de que sean necesarios", dice Anna Jo Smith, del departamento de ginecología. Obstetricia en el Johns Hopkins en Baltimore.

Donde se expandió Obamacare, las personas que trataron el aumento de la desigualdad racial casi desaparecieron

Los oncólogos concluyeron en el plenario de la ASCO que el seguro de salud también condiciona la supervivencia de los pacientes con cáncer. En un tercer estudio presentado en la conferencia principal del congreso, se encontró que la supervivencia general en pacientes con mieloma varía según el tipo de seguro médico que tiene el paciente y, además, factores socioeconómicos como el código postal, pasan. Cuenta al pronóstico. Por lo tanto, según los investigadores, las personas que tenían seguro privado tenían un 59% más de posibilidades de supervivencia que un paciente con Medicaid.

"Con el aumento en el costo de la atención médica, es importante destacar la presencia de una desventaja de supervivencia para las personas que no pueden pagar los costos de su tratamiento", dice Kamal Chamoun, autor principal del estudio y médico de la Universidad. Hospitales Seidman. Cleveland Cancer Center. Solo entre 2010 y 2015, los costos de los tratamientos contra el cáncer en los Estados Unidos aumentaron en un 72% (el gasto pasó de 34 a 48.5 mil millones de dólares).

Si bien el estudio no encontró diferencias de supervivencia en el mieloma múltiple por raza y género, los investigadores encontraron que las probabilidades de que las personas con seguro privado sobrevivan a este tumor, que afecta a 22,000 personas cada año en los Estados Unidos y tiene un pronóstico bastante desfavorable, Son un 62% más altos que los de personas sin ningún tipo de seguro. El estudio también señaló que las personas que viven en áreas con un ingreso promedio de más de $ 46,000 tienen un 16% más de posibilidades de supervivencia que aquellas que viven en áreas donde el ingreso per cápita es más bajo.

"Desde las sociedades profesionales estamos muy preocupados por estas desigualdades en el acceso a la medicación y al buen control del cáncer, por eso ESMO [la Sociedad Europea de Oncología Médica] Tenemos un programa para favorecer el acceso. En los Estados Unidos es cada vez más difícil para ellos mantener el presupuesto de Medicaid para pagar los tratamientos contra el cáncer ", dice el Dr. Josep Tabernero, director del Instituto de Oncología de Vall d & # 39; Hebron (VHIO) en Barcelona y presidente de ESMO El experto señala, sin embargo, que Europa tampoco es la panacea: "Estados Unidos dedica el 18% del PIB a la salud pública y privada. Nosotros, el 7%. Pero incluso un 18% no llegará ", añade. Según el investigador, en Europa también hay desigualdades porque, aunque la incidencia de cáncer es mayor en el tercio occidental, la mortalidad es mayor en Europa del Este.

Perspectiva de género en los efectos secundarios.

Un estudio presentado en ASCO se ha centrado en los efectos secundarios del tratamiento del cáncer según el sexo. Específicamente, el Dr. Jorge Hernando, investigador del Grupo de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos en VHIO, analizó la toxicidad sufrida por hombres y mujeres con tumores neuroendocrinos pancreáticos e intestinales a partir de la revisión de dos ensayos clínicos. El investigador descubrió que hay siete efectos secundarios más frecuentes en las mujeres (toxicidad hepática, dolor de cabeza, mareos, fiebre baja, náuseas y trastornos de la piel y el cabello) y uno más común en los hombres (disfonía).

"En los estudios, la eficacia siempre se produce por separado entre hombres y mujeres, pero los efectos secundarios se presentan como datos agregados. En el estudio hemos visto que hay efectos más frecuentes en las mujeres y otros más comunes en los hombres", explica Hernando. El investigador señala que la razón de esta diferencia puede estar en razones biológicas o que se informan más. "Por ejemplo, si un hombre es calvo, no notará la alopecia tanto como una mujer", explica. Pero también hay problemas biológicos que pueden influir: "Las alteraciones hepáticas son más frecuentes en las mujeres y esto no es una cuestión de informarlas más o menos porque se ven objetivamente en los análisis. Hay hipótesis que pueden ser dos: que el cuerpo procesa la droga diferente o que la droga se distribuye de manera diferente por el cuerpo ".

Hernando señala que este estudio abre la puerta para profundizar aún más las perspectivas de género en este campo. "Cuando se habla de medicina de precisión, se piensa en cosas muy caras, pero también es esto: conocer los efectos secundarios para poder informar bien al paciente", zanja.

.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.