Osasuna y Benzema impiden que el Real Madrid se mantenga en lo más alto | Atalayar

Carlo Ancelotti ya ha comentado que esta temporada va a ser atípicaque el Mundial va a alterar la primera parte de la liga y que tienen que rotar lo máximo posible.

Con esta idea salió el Real Madrid al Bernabéu un domingo en el que, horas antes, su presidente se había dado su particular baño y masaje con los socios elegidos para decidir el destino del club. Entre Superliga, Al-Khelaifi, críticas a las palancas y algunos despistados pidiendo que el estadio pasara a llamarse Bernabéu-Florentino, las cuentas se aprobaron y hasta el año que viene.

El once inicial del Real Madrid ante Osasuna ya descontó los minutos jugados por muchos de sus internacionales con sus selecciones, incluyendo lesiones como la de Modric. Lunin era el portero titular y en el banquillo esperaba la segunda generación de uno de los grandes porteros de España, Lucas Cañizares, hijo de Santiago Cañizares.

Tchouaméni y Ceballos acompañaron a Kroos y arriba, Benzema, ya recuperado, junto a Vinicius y Rodrygo marcar goles. Ancelotti tiene una plantilla muy competitiva, y las rotaciones forzadas harán que pueda contar con 15 jugadores hasta mayo de 2023 y, lo mejor de todo, estarán motivados porque tendrán minutos.

El juego del Real Madrid fue más espeso de lo habitual. El equipo instintivamente recurrió a Vinicius, esperando que el brasileño hiciera todo y marcara goles o los dejara en bandeja. Los oponentes lo saben y no tienen problemas para establecer dos marcas para evitar el desbordamiento.

La inercia blanca se vio recompensada en el 43 con un disparo lejano de Vinicius. El balón se enroscó al poste largo de Sergio Herrera y Rüdiger pudo evitarlo. La jugada apenas fue protestada por Osasuna y fue el final de la primera parte lo que finalmente convenció a los jugadores de que el trabajo estaba hecho.

A los cinco minutos de la reanudación, Kike García despeja al centro del área para que Unai García remate un centro perfecto. El taconazo pegó a Lunin levemente fuera de su línea y el gol hizo justicia a un partido que al Real Madrid le costaba cerrar.

Una vez más, el impulso del Real Madrid le llevó adelante en busca del segundo gol. Arrasate dijo tras el partido que fue en ese momento de ataque de los blancos cuando creyó que podía marcar el segundo y ganar el partido, pero otro despeje perfecto y un pase de Camavinga a Benzema dentro del área desequilibraron el partido.

Los García fueron los protagonistas, desde el pase, remate y gol hasta el empujón a Benzema dentro del área que Cuadra Fernández tuvo que revisar en el VAR porque en directo no vio nada y lo demostró con el gesto de los brazos.

El VAR demostró que fue penalti claro y David García fue expulsado como consecuencia evidente. Sergio Herrera se hizo grande ante Benzema que estrelló el balón en el larguero y no pudo romper el 1-1.

El resto del partido fue un asedio de los blancos, aunque con poca fortuna. La pelota no se movía tan rápido como debería. Valverde, Asensio, Militao y Mariano no cambiaron tanto la cara del equipo. Osasuna defendía sin Ez Abde sobre el césped, que seguía jugando buenos minutos como rojillo.

Si Ancelotti quiere tener a Mariano a punto, debería darle más minutos y no esperar que solucionara el partido a partir del minuto 85 con el rival bajo la portería esperando el pitido final. El delantero tiene ganas de marcar, pero podría demostrarlo mejor con el tiempo.

Al final, el líder dejó de ser líder porque el Barça ha encajado menos goles en las primeras jornadas. El equipo de Xavi ganó 0-1 al Mallorca y todo el mundo ya piensa en el Clásico de dentro de quince días. Antes, el Real Madrid recibe al Shakhtar y viaja al Getafe. El Barcelona viaja a Milán para jugar contra el Inter y recibir al Celta de Vigo en el Camp Nou.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.