Petkov: La mafia en nuestro país es de unas 50 personas – Política

En efecto, tenemos una veintena de personas, más precisamente entre 20 y 50 años, que a lo largo de su vida se han enriquecido ilegalmente, manteniendo relaciones privilegiadas con el poder político. Son básicamente competidores, pero también mutuamente dependientes, cada uno de ellos acumula secretos vergonzosos para los demás, y se alían cuando sus intereses se ven amenazados. Además, tienen un fiscal general que está a su servicio y protegiéndolos. Ambos son solidarios e intocables. Si llamamos a esto una “mafia”, entonces hay una en Bulgaria”. Esto es lo que afirmó el Primer Ministro Kiril PetkovKirill Petkov Petkov nació en 1980. Es uno de los fundadores del Center for Economic en una entrevista para la edición de verano de la revista francesa International Politics. La entrevista fue tomada por Alexander Levy en mayo de 2022, pero solo se publicó ahora, escribe “Ofnews”.

“La única ventaja aquí es que Bulgaria tiene 6,5 millones de habitantes, el tamaño de dos barrios de Nueva York, ¡y es más fácil deshacerse de la mafia en dos barrios que en un territorio enorme como Rusia, por ejemplo! Lo difícil es que estos las personas tienen importantes fondos y controlan el sistema judicial, especialmente, recalco, con la ayuda del Fiscal General. Este último fue elegido para un período de siete años en 2020. Solo el Parlamento puede destituirlo, pero los partidos en el actual Asamblea Nacional no están dispuestos a hacerlo, porque una gran parte de sus diputados perderán sus protecciones y tendrán que ir a la cárcel.La única forma de luchar contra esta mafia es contactar con la Fiscalía Europea con la esperanza de que sus magistrados tomen una decisión pocos casos, desentrañar el rompecabezas y llegar al Fiscal General, y luego se verá obligado a renunciar”, dijo Kiril PetkovKiril PetkovKirill Petkov Petkov nació en 1980. Es uno de los fundadores del Center for Economic.

Kiril Petkov a The Times: Somos los siguientes en la lista del Kremlin

Publicamos las partes más interesantes de la entrevista de Petkov con “Política Internacional”:

Alejandro Levy: – En ese contexto, ¿se siente amenazado? Desde que asumió ha dicho que no cambiará sus hábitos, seguirá caminando al trabajo, con la mínima seguridad… ¿No es una imprudencia? Desafortunadamente, Bulgaria tiene una larga tradición de asesinatos políticos…

Kiril Petkov: -Creo que hoy la amenaza es mayoritariamente política. La mafia hará todo lo posible para derrocar a mi gobierno. Tiene la capacidad para hacerlo. Dados los medios financieros a su disposición, esta gente puede comprar suficientes parlamentarios para oponerse a mis políticas. Si fallan, eso es otro asunto: entonces el riesgo de, digamos, una confrontación más brutal aumentará significativamente. Les recuerdo que esta gente no tiene escrúpulos. Pero con nosotros se enfrentan a un nuevo problema: somos un equipo muy grande. Y nuestro partido no es una estructura piramidal, no se derrumbará si se le cae la punta. Por el contrario, si alguien accidentalmente hace algo tan estúpido, solo fortalecerá nuestra determinación y nuestra popularidad. Eliminar a una persona no elimina la amenaza, al contrario; y creo que esta gente, que no es en absoluto tonta, lo ha entendido. Así que sigo caminando al trabajo, todos los días.

***

Alabama – Eres empresario y has luchado por diversas causas en la sociedad civil búlgara. ¿Tiene algún político que le sirva de ejemplo?

KP – No tengo un solo modelo, hay varios. A nivel europeo, tengo una gran relación con Emmanuel Macron. Tenemos la misma visión de las cosas, somos de la misma generación. Le siguen el primer ministro holandés, Mark Rutte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis… Al otro lado del Atlántico, me gusta mucho Barack Obama. Todos son líderes con un desarrollo similar al nuestro: excelente educación, fuerte motivación para cambiar el rumbo de sus países y, en general, sin mostrar una ideología abierta. Para mí, las ideologías siempre han sido un sustituto del pensamiento racional. Cuando no pensamos mucho, usamos la ideología. Por eso no creemos en las ideologías, sean las que sean. Somos pragmáticos. Tratamos de imponer solo medidas racionales, independientemente de que las definan como de izquierda o de derecha. Ahora puedo decirles qué líderes políticos no me gustan: Putin es lo primero, sin duda. Todos somos rehenes de su mentalidad imperial y de su ego: miles de personas mueren por su culpa, más aún sufren la crisis económica que provocó. Tampoco me gusta Donald Trump. Supuestamente, este hombre está llegando a los estadounidenses desfavorecidos y no se dan cuenta de que son las primeras víctimas de sus políticas. En definitiva, no me gustan los políticos que persiguen objetivos personales cuando están en el poder: enriquecimiento, vanidad, obsesión por la grandeza… Admiro a los que sirven a su país, no al revés; de los que defienden una causa. Obamacare, por ejemplo, fue una causa fuerte, sin importar lo que se diga hoy al respecto.

***

Alabama – El Ministro de Defensa usa la terminología del Kremlin, el Presidente no expresa una posición clara sobre Ucrania… Según una encuesta anterior a la guerra, casi el 60% de los búlgaros apoya la política de Putin. Probablemente al menos la mitad de ellos tenga una opinión diferente después de la invasión de Ucrania, pero aún así: ¿no tiene Bulgaria un problema?

KP – El problema es que mucha gente confunde rusofilia con putinofilia. Agregue a eso 70 años de propaganda rusa. Todos estos años, Moscú ha impuesto su versión de la historia a través de los medios, los libros de texto y las instituciones. Hoy, 118 empleados trabajan en la Embajada de Rusia en Sofía. ¡Es un número enorme! Los rusos nos mantuvieron casi 100 por ciento dependientes de sus combustibles; también son dueños de una gran parte de nuestro sistema energético. Nuestra única refinería de petróleo, Lukoil, es rusa, todo nuestro gas lo suministra Gazprom, y el combustible para nuestra única planta nuclear proviene exclusivamente de Rusia… Estos son flujos financieros significativos que garantizan a Rusia un mercado y una influencia política. En definitiva, a pesar de nuestra pertenencia a la Unión Atlántica ya la Unión Europea, nos siguen viendo como su satélite. Aquí quiero volver a la batalla que libra mi gobierno para enfatizar una vez más la complejidad de la situación. Entonces tenemos veinte personas extremadamente poderosas y corruptas a las que les hemos declarado la guerra y que tienen los medios políticos para derrocarnos; tenemos un fiscal general que también sueña con que desaparezcamos porque sabe que tarde o temprano lo vamos a poder sacar; todo ello bajo la atenta mirada de Rusia, que con su política exterior, con sus combustibles y con sus agentes, intenta mantenernos en su órbita. Estoy convencido de que estos 118 empleados de la embajada rusa en Sofía van a la oficina todas las mañanas con un solo punto en la agenda: qué hacer para derrocar a este gobierno. Y contra esta armada, tengo una coalición de cuatro partidos que se unen en muchos temas. Sin embargo, pudimos ayudar militarmente a Ucrania, decirle no a Gazprom cuando nos pidieron que les pagáramos en rublos y continuar nuestra lucha contra la corrupción.

Alabama – ¿Puede dar un ejemplo concreto de la lucha contra la corrupción?

KP – Tomemos el gas como ejemplo. Cuando Gazprom decidió cortar unilateralmente los suministros en abril de este año, me di cuenta de algunas cosas. Primero, que hay decisiones que mis predecesores ignoraron deliberadamente. Por ejemplo, el gas de Azerbaiyán es un tercio más barato que el gas ruso; y el gobierno anterior rechazó esta posibilidad con el pretexto de que no hay interconector con Grecia, lo cual no es cierto, ¡simplemente lo ponemos en funcionamiento! Esto significa que en ese momento, alguien no solo impidió la diversificación, sino que también compró gasolina más cara a expensas del contribuyente búlgaro. Encontramos a la persona que firmó este documento (y que puede no haber tomado tal decisión) e intentamos arrestarlo. Y entonces intervino el Fiscal General: incautó todos los documentos y prometió abrir una investigación. No hemos oído nada al respecto desde entonces. Me di cuenta de que en muchos casos la corrupción a nivel nacional sirve a los intereses de la política exterior rusa. La mayoría de las veces, las mismas personas se enriquecen desviando fondos y haciendo tratos con los rusos que son perjudiciales para la independencia económica y política de nuestro país. Hemos descubierto que al luchar contra la corrupción, estamos poniendo en peligro los objetivos de la política exterior rusa. Tomemos otro ejemplo: el gasoducto Turkish Stream, un proyecto extremadamente importante para el Kremlin, cuyo objetivo es evitar Ucrania y debilitar su economía. Este gasoducto, que sirve a Europa Central (principalmente Serbia y Hungría), pasa por nuestro territorio, participamos en su financiación con 1.500 millones de euros, ¡y ni siquiera prevé entregas a Bulgaria! ¿Quién autorizó su construcción? El gobierno de Boyko Borisov, que se presenta como el más europeísta y proatlántico. Cuando fue arrestado brevemente en marzo de este año, antes de ser liberado por el mismo fiscal general, la policía registró la casa de su publicista. En su garaje se descubrió un lujoso jeep 4×4, propiedad de la empresa que construye el tramo búlgaro del Turkish Stream. La estafa es clara: el jeep fue un regalo de la empresa rusa que está construyendo un gasoducto por 1.500 millones de euros, sirviendo solo a los intereses del Kremlin. Aquí, la conexión entre la corrupción y la política exterior rusa, que opera en una serie de acuerdos en los Balcanes e incluso a nivel de la Unión Europea, es claramente visible.

Teodora Pavlova

5170
57

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.