Chicago ganará en casa en Wrigley Field

¡Suficiente! Jill Biden quiere que los demócratas respalden al mejor hombre para el trabajo. “Se trata de recuperar la Oficina Oval. Tal vez tengas que tragar un poco y decir "OK, personalmente me gusta más y más". Pero tu conclusión es que tenemos que vencer a Trump ". Demasiado poco, demasiado tarde, Jill. John Hickenlooper abandonó la carrera la semana pasada.

¿Ganarán los Cachorros su división? ¿Hacer la postemporada como comodín? ¿Te pierdes los playoffs por completo? Chicago, 42-19 en Wrigley entrando al partido del miércoles por la noche, puede engordar la columna de victorias con algo más de cocina casera. La efectividad de julio / agosto de Jeff Samardzija de los Gigantes es un brillante 2.09. Sin embargo, tiene 0-2, 6.35 en tres aperturas contra los Cachorros. La efectividad general de Kyle Hendricks en Chicago es un promedio de 3.37 pero se reduce drásticamente a 1.98 en casa. Juega 10 unidades en los Cubbies.


Los Rangers con 7-4 regresaron y vencieron a los Angelinos 8-7. Hunter Pence con un hit de salida para sellar la improbable victoria. El muy necesario W nos lleva a -758 Messersmiths.

.

Joe Panik ya siente los efectos del empuje de playoffs de los Mets

El sentimiento era extraño, pero dulce. No era familiar, pero confortable.

Por primera vez, Joe Panik estaba jugando para una organización distinta de los Gigantes. Por primera vez en ocho años, la ex estrella de St. John estaba jugando para el equipo de su ciudad natal.

Después de ser designado para la asignación por el equipo, ayudó a ganar una Serie Mundial en 2104, el ex ganador del All-Star y Gold Glove de 28 años firmó con los Mets el viernes por la tarde e inmediatamente se insertó en la alineación titular para debutar contra el Nacionales, ayudando a llenar el vacío causado por el desgarro del tendón izquierdo de Robinson Cano.

"Estaba extasiado porque nunca se sabe en este tipo de situaciones qué va a pasar", dijo Panik, quien jugó para la Tormenta Roja en el primer partido en el Citi Field el 29 de marzo de 2009. "No podría haber funcionado". mejor para mi. Mucha familia, muchos amigos en el área. Para mí, venir a un club que está de moda en este momento, en un playoff, es muy emocionante. Para mí, es una gran situación.

"Honestamente [general manager Brodie Van Wagenen] no tuvo que venderme Ver a este equipo desde lejos, golpear contra este equipo de lanzadores, este es un lugar en el que definitivamente quería estar. Definitivamente no fue difícil una vez que no fui reclamado ".

Joe Panik
Joe Panik estaba bateando octavo en su debut de los Mets el viernes.Paul J. Bereswill

Panik, que nació en Yonkers y creció en el condado de Dutchess, se convirtió en agente libre después de retirar las exenciones a la 1 p.m., y fue rápidamente recogido por los Mets, quienes pagarán la parte prorrateada del salario mínimo.

"Por lo que sucedió con Cano, y tener Panik disponible, eso es increíble", dijo el gerente Mickey Callaway. "Tuvimos suerte de eso".

Redactado por los Gigantes en la primera ronda en 2011, Panik debutó con San Francisco en 2014, y apareció en cada uno de sus 17 juegos esa postemporada, incluido su triunfo de la Serie Mundial sobre los Reales. Panik se convirtió en un All-Star la próxima temporada, terminando con un promedio de bateo de .312, y ganó un Guante de Oro al año siguiente.

Este año, el bateador de .271 de su carrera ha alcanzado solo .235, con un OPS de .627, lo que lleva al final de su mandato con los Gigantes.

"Para llegar a un nuevo equipo, un nuevo lugar, nuevas caras, para mí es un nuevo comienzo, y estoy emocionado por eso", dijo Panik. "Cada vez que entras en un playoff de este tipo, te da energía y te emociona".

Callaway dijo que actualmente no está planeando que Panik sea el segunda base de todos los días, citando la potencial necesidad de Jeff McNeil de descansar de jugar en el jardín.

Cano, de 36 años, permanece sin un cronograma para un posible regreso, pero el ocho veces All-Star dijo que se sintió mejor menos de una semana después de sufrir la lesión, y se aferra a la escasa esperanza de poder regresar antes de que termine la temporada. .

"Siempre soy positivo. ¿Por qué no jugar este año? Solo veremos cómo se siente ”, dijo Cano el viernes, discutiendo la lesión por primera vez desde que llegó a la lista de lesionados por tercera vez esta temporada. "Es triste porque quiero jugar. La vida a veces no sale como tú quieres. … Tienes que lidiar con ello. Es difícil en este momento porque quiero estar jugando y ayudando a este equipo a ganar partidos.

"Siempre soy positivo y haré todo lo que esté en mis manos para prepararme y volver a salir este año". … Veamos qué pasa."

.

Los Nats obtienen una victoria a batería con Kurt Suzuki, Aníbal Sánchez es demasiado para los Gigantes

Mientras Kurt Suzuki se acercaba a la tercera base la madrugada del martes, con su trote ligero bordeando un paseo, una pelota de béisbol goteó a lo largo del césped en su dirección.

El fanático que había atrapado la pelota más allá de la cerca del campo izquierdo, en un pequeño mar de sudaderas y manos, no quería tener nada que ver con eso. Entonces arrojó la pelota hacia atrás, provocando una cansada alegría de la multitud de Oracle Park, obligando al tercera base Evan Longoria a inclinarse y recogerla. Suzuki acababa de aplastarlo, despejado a través del aire azotado por el viento, continuando su mejor juego ofensivo de la temporada con un fuerte estallido. Los Nacionales de Washington ganaron, 5-3 sobre los Gigantes de San Francisco, y el bate de Suzuki fue la diferencia.

El receptor de 35 años puso a los Nacionales por delante con un sencillo impulsor en la primera. Él alargó su ventaja con ese jonrón de dos carreras en el tercero, su 12º de la temporada, y terminó con tres hits mientras golpeaba en tres carreras. De otra manera, Aníbal Sánchez cedió dos, uno de ellos ganado, en seis entradas eficientes. El bullpen fue sólido nuevamente, produciendo una carrera en tres entradas, y ahora los Nacionales jugarán aquí el miércoles.

"Ha sido bueno, me gustan los totales de RBI", dijo Suzuki sobre su temporada. “Para mí, la producción es clave. Obviamente, el promedio de bateo y todo eso es genial, pero si puedes conducir en carreras o anotar carreras, ayudas al equipo a ganar ”.

Cuando el gerente general Mike Rizzo firmó a Suzuki en noviembre, a un contrato de dos años por un valor de $ 10 millones, imaginó una mejora ofensiva significativa detrás del plato. Ese plan solo se solidificó cuando cambió por Yan Gomes 12 días después. La temporada pasada, Matt Wieters, Spencer Kieboom y Pedro Severino se combinaron para 12 jonrones y 58 carreras impulsadas en 627 apariciones en el plato. Suzuki pegó tantos jonrones por su cuenta en 388 apariciones en el plato. Gomes fue una estrella con los Indios de Cleveland y uno de los mejores receptores de bateo en la Liga Americana.

Pero solo uno de ellos ha hecho clic completamente esta temporada. Gomes tiene un promedio de .207 y un porcentaje de slugging de .327, y solo recientemente ha visto un aumento en la producción. Suzuki, por otro lado, está superando las expectativas.

Su ofensiva ha sido constante al comenzar un poco menos de la mitad de los juegos de los Nacionales detrás del plato. Su jonrón en la tercera entrada ya igualaba su total de 2018. Tiene 43 carreras impulsadas, solo siete menos que el año pasado en 51 apariciones menos y 16 juegos de múltiples hits. Parece que siempre golpea la pelota con fuerza, a veces justo en los fildeadores, a veces no, y eso es solo una astilla de su valor para este equipo.

Suzuki se ha convertido en el receptor habitual de Max Scherzer, el as herido de los Nacionales, que había estado en la mejor lágrima de su carrera antes de lesionarse el hombro en julio. La efectividad de Scherzer para Suzuki es mejor que con cualquier otro receptor con el que haya sido emparejado regularmente en 12 temporadas. Suzuki también es el receptor de tiempo completo de Sánchez, que volvió a estar con él el martes, y se ocupó de la orden de los Gigantes para mantener a Washington en el camino correcto.

"Zuk y yo, en este momento, tenemos una muy buena relación", dijo Sánchez sobre Suzuki, quien lo atrapó 16 veces con los Bravos de Atlanta la temporada pasada. Y tenían una ventaja para proteger de inmediato porque Suzuki metió el tercer lanzamiento que vio en el jardín derecho. Anthony Rendon había andado con dos outs en el primero, Juan Soto lo conectó a tercera contra el abridor de los Gigantes, Conner Menez, y Suzuki golpeó a Rendon con su primer golpe.

Luego, Sánchez cruzó dos entradas, Suzuki le dio un cinturón bajo para ese cuadrangular de dos carreras, y su objetivo final compartido fue minimizar la carga de trabajo del bullpen. Los Gigantes le dieron uno a Sánchez en la tercera, después de su error de lanzamiento. los ayudó, antes de que surgieran problemas en el sexto. Los Nacionales tuvieron un colchón de cuatro carreras después de que Trea Turner arrancó un tiro en solitario, su hit número 500 en su carrera, en la entrada anterior. Pero ese progreso se borró cuando Pablo Sandoval comenzó con un doble, Brandon Belt lo conectó y Sánchez tenía tres outs más para conseguir.

Obtuvo un flyball de rutina a la izquierda, luego realizó su primera caminata, y eso puso a los corredores en primer y segundo lugar. Suzuki se paró frente al plato, giró el guante y la mano derecha, y los empujó hacia el suelo mientras asentía con la cabeza. Le estaba diciendo a Sánchez que se calmara, respirara, se concentrara en engañar al siguiente bateador con cualquiera de sus seis lanzamientos. Sánchez escuchó al obtener dos golpes de tierra, utilizando 12 de sus 87 lanzamientos para hacerlo, y el peligro se hizo a un lado.

Hunter Strickland renunció a una carrera en la séptima, la primera permitida por uno de los nuevos relevistas de Washington, pero los últimos esfuerzos de los Gigantes terminaron allí. Fernando Rodney y Sean Doolittle trabajaron dos entradas sin anotaciones para sellar una segunda victoria consecutiva. Las huellas digitales de Suzuki estaban por todas partes.

"Ha sido increíble, realmente lo ha hecho", dijo el mánager Dave Martínez sobre Suzuki. "Y no solo su bateo, la forma en que ha estado llamando a los juegos, su liderazgo en el clubhouse, todo sobre él ha sido realmente muy bueno".

.

La angustia tardía de los Mets continúa en la derrota ante los Giants

SAN FRANCISCO – Extra, extra, son nueve entradas o busto para los Mets.

Por tercera vez en cuatro juegos, los Mets y los Gigantes jugaron en entradas extra el domingo. Y al igual que en los dos casos anteriores, los Mets se resquebrajaron, desperdiciando un fuerte rendimiento en el lanzamiento inicial.

El cuadrangular de Mike Yastrzemski contra Robert Gsellman en la 12ma. Entrada hundió a los Mets en una derrota por 3-2 en el Oracle Park que los empujó nueve juegos por debajo de .500.

Gsellman, en su segunda entrada de trabajo, registró un out antes de que Yastrzemski conectara un tiro al jardín izquierdo que siguió cargando hasta que despejó la cerca.

Los Mets terminaron 5-4 en el viaje por carretera, que también incluyó paradas en Miami y Minnesota.

Estos dos equipos jugaron durante casi cinco horas el jueves y se resolvieron cuando el novato de los Mets, Chris Mazza, permitió dos carreras en la parte baja de la 16a después de que Pete Alonso conectó un jonrón en la parte superior de la entrada.

El viernes, los Gigantes anotaron la única carrera del juego contra Jacob Rhame en la décima entrada cuando Dominic Smith dejó caer el pop-up de Alex Dickerson al jardín izquierdo.

Los Gigantes amenazaron en el domingo 11, cuando Jeurys Familia caminó con dos bateadores para comenzar la entrada. Gsellman entró y consiguió que Dickerson conectara una doble jugada antes de retirarse a Pablo Sandoval.

Jeff McNeil soportó un raro día silencioso en el plato para los Mets, terminando 0-de-5. Fue solo la cuarta vez en esta temporada que McNeil terminó sin hits en cinco turnos al bate. Todd Frazier se ponchó cuatro veces antes de alcanzar un sencillo dentro del cuadro en la 12ª entrada.

Seth Lugo fue abucheado cuando abandonó el montículo después de obtener la final en el octavo. El lanzador derecho lanzó un lanzamiento sobre la cabeza de Buster Posey antes de perforar al receptor de los Gigantes con su siguiente ofrenda. Lugo también lanzó un noveno sin goles antes de que Edwin Díaz trabajara un décimo perfecto.

Justin Wilson lanzó un séptimo sin anotaciones con la ayuda de McNeil, quien se estrelló contra el acolchado en la esquina del jardín derecho luego de atrapar la pelota de Donovan Solano en la carrera para terminar la entrada.

Steven Matz no recibió una decisión después de permitir dos carreras limpias en seis hits con una base por bolas en seis innings. Fue el mejor comienzo de Matz (en términos de carreras que anotó) desde el 28 de mayo, cuando permitió dos carreras en seis entradas en una victoria en el Dodger Stadium.

Matz rindió un doble RBI a Zach Green en el cuarto empate 2-2. Posey había abierto la entrada con un doble antes de que Green, quien recogió su primer hit de MLB en su turno al bate anterior, cumpliera.

Brandon Crawford había llevado a los Giants a 2-1 en el segundo con un sencillo productor que anotó Posey. Fue el sencillo de Green en la entrada lo que llevó a Posey a la posición de anotador.

Michael Conforto y Amed Rosario entregaron un jonrón solo en el segundo contra el zurdo Conner Menez en su debut en las Grandes Ligas, dando a los Mets una ventaja de 2-0. La explosión de Conforto fue un "golpe de bienvenida" que llegó a McCovey Cove más allá de la pared del jardín derecho. Dos bateadores más tarde, Rosario despejó la cerca del jardín izquierdo para su undécimo jonrón de la temporada.

.