Tiempo de escoba, escaramujos y amapolas | Blog de viajero astuto

Símbolo de la transitoriedad, en estos días el amapolas salvajePapaver rhoeas) rocían con su impresionante belleza los campos de la meseta norte, un océano de cereales verde y ondulado que contradice esa imagen de árida llanura, triste y melancólica con la que a menudo se asocian los paisajes castellanos. Un espectáculo tan bello como efímero: sus cuatro frágiles pétalos de color rojo escarlata y forma acampanada se marchitarán en un abrir y cerrar de ojos tan pronto como aparezca el verano, que dará paso en julio al aroma púrpura de lavanda y lavanda (19 y 20 de julio , Brihuega celebrará su octava Fiesta de la Lavanda) y en agosto el amarillo brillante de los girasoles.

El aroma de las flores de. piorno Acompaña los paseos primaverales a través de las montañas en lugares como Guadarrama o la cara norte de la Sierra de Gredos (Ávila), donde se encuentra un predio de 5.200 hectáreas compuesto por 12 especies diferentes, entre las que se encuentra el pino serrano (Cytisus oromediterraneus), con un intenso olor a vainilla, y se celebra el Festival del piorno en flor (17 de mayo al 24 de junio).

El florecimiento de jara (Cistus ladaniferOcurre entre abril y junio, salpicado de flores blancas en las laderas de Guadarrama y otras montañas españolas. Esta planta con hojas pegajosas y aroma balsámico también da nombre a una región natural -La Jara- al oeste de la provincia de Toledo. La vía verde de La Jara, una ruta de senderismo que aprovecha el itinerario de una antigua línea de ferrocarril, le permite caminar a pie por un paisaje de bosque mediterráneo en las estribaciones de las montañas de Toledo y la Sierra Cáceres de Villuercas.

.

Jara Santamara: "La mitología es una forma de abordar los temores de la gente"

Jara Santamaría (Aragón, 1990) estudió Periodismo y Comunicación Audiovisual en Carlos III de Madrid y publicó su primera novela con diecisiete años.& # 39; Comerás el mundo & # 39;, una historia sobre trastornos de la alimentación, ganó el II Premio Jordi Sierra i Fabra yFue publicado bajo el sello SM en 2007.. Casi diez años después, en 2016, publicó & # 39; Londres después de ti & # 39 ;, con el que ganó el Premio Literario La Caixa.Pamplonica, aunque nacida en Zaragoza.Comenzó a interesarse por la cultura mitológica de su tierra desde Madrid, donde trabaja en el campo de la comunicación de la empresa japonesa Nintendo.

Para escribir & # 39; Los dioses del norte & # 39 ;, que se publicó el pasado abril, JaraVolvió a visitar con su madre el valle de Baztán.. Allí, según cuentan los mitos, hay criaturas como Galtxagorris, Gentiles y Lamias protegidas por la luz de Mari, pero también bajo la sombra de Gaueko. & # 39; La leyenda del bosque & # 39; Es la primera parte de una historia protagonizada por.Emma, ​​Teo y Ada, tres primas que no se quieren demasiado., y que sin embargo se ven obligados a pasar un verano juntos en el valle, en la casa de su abuela Casilda. Allí descubrirán que tienen talentos que ni siquiera imaginaron.

& # 39; Los dioses del norte: La leyenda del bosque & # 39 ;. Imagen: Miriam Cos

Naciste en Zaragoza, creciste en Pamplona y vives en Madrid. ¿Cómo te interesa la mitología vasco-navarra?

La mitología, en general, siempre ha atraído mi atención. Creo que es una forma de abordar los temores de las personas. Los mitos surgieron tratando de responder a cosas que no entendíamos. ¿Por qué se hace en la noche? ¿Por qué morimos? Me parece una forma de conocer a la gente en la intimidad y, al mismo tiempo, me da mucho respeto. Curiosamente, a pesar de tener la mitología vasco-navarra al lado de mi casa, no lo sabía. Ha sido desde Madrid, basado en la lectura de Dolores Redondo y también porque se ha vuelto un poco popular, cuando me he dado cuenta de que hay un universo tan rico. El resto ya es un ataque de morriña, es decir: si esto está sucediendo en Navarra, quiero volver a mi casa, interesarme en ella, visitar el valle, volver a verla.

¿Cómo ha sido todo este proceso de documentación?

He hablado con los compañeros de mi madre que vivían en el Baztán o que tenían familia allí. También leí a Barandiarán para documentar bien de todos los personajes que hay, de las zonas, para tener esa base. Pero para mí siempre me ha parecido esencial, en la medida de lo posible, y en mi caso, fue ir al lugar donde se encuentra la novela. Al menos escucharlo, olerlo. Ya conocía el valle, pero en cuanto supe que iba a escribir esta novela, regresé allí con mi madre. Fue muy agradable.

Las criaturas que aparecen en la novela, sin embargo, no se corresponden exactamente con las de los mitos.

Porque he guardado algunas de las cosas que me interesaron. No he pretendido hacer publicidad, sino más bien hacer un homenaje con mucho cariño. Tomé los ingredientes que me gustaron y traté de hacer que la novela respire las mayores preocupaciones o temas de la mitología vasca, su esencia. Luces & # 39; frente a & # 39; Sombras, día contra noche. Son recurrentes en mitos. Además, de ciudad en ciudad a Mari, por ejemplo, se representa de una manera diferente, o con otro nombre. Hubiera sido complicado hacer algo completamente confiable, porque debería haberme limitado a la mitología de una ciudad específica.

Ya has publicado dos novelas que están dirigidas a una audiencia muy diferente a la que leería & # 39; Los dioses del norte & # 39; ¿Por qué es la decisión de dirigir esta novela a un público infantil y juvenil?

No me decidí como tal. Siempre había escrito novelas muy realistas y sentimentales que trataban la psicología de los personajes. Los temas eran complicados o introspectivos: falta de amor, ausencia de planes futuros, trastornos de la alimentación. Aunque en estas dos novelas anteriores utilicé la literatura como una conexión y una reconexión conmigo mismo, esta vez la utilicé para pasar un buen rato y seguir adelante. viaje. Este verano, que es cuando escribí la novela, me estaba costando mucho porque mi padre murió, así que decidí escribir un libro que me permitiera pasar un buen rato. De ahí el salto a la fantasía: por el deseo de poner mi cabeza en "modo vacaciones".

La novela presenta a tres primos con una personalidad muy definida. Especialmente Emma, ​​que nada más presentar ya deja claro que no encaja en el modelo de niña femenina.

Me pareció interesante que los tres tuvieran ese miedo de ser diferentes. Es algo que sucede especialmente en la infancia y la adolescencia; Ser diferente es usualmente sinónimo de algo malo porque te impide encajar en clase. Al final, al menos en Gaua, es su mayor virtud, su mayor fuente de poder. Emma no se siente lo suficientemente femenina e incluso al principio de la novela quiere ser más femenina para adaptarse. Todavía falta la saga, pero ella lo reclamará como propia. Tampoco he planteado esto como una moraleja: el concepto de qué se entiende por feminidad y roles de género siempre me ha interesado. Al final, captas tu visión del mundo en lo que escribes.

Dijiste que falta la saga.

(Risas) Sé que estoy escribiendo el segundo, pero no sé si son tres o más …

¿La Jara de diez, once, doce años, habría estado interesada en esta novela?

Sí. Porque, de hecho, mi obsesión con la escritura era hacer el libro que me hubiera gustado leer, uno con todos los ingredientes de las novelas que leí entonces. Que no era un universo mágico totalmente imaginario, sino que podía coexistir con el mundo real, como sucede en & # 39; Harry Potter & # 39 ;, por ejemplo, lo que te hace pensar que la carta de Hogwarts puede llegar a ti. Eso dio lugar a que uno pudiera imaginar las cosas que están sucediendo cuando no miran. Contar la historia en primera persona era algo que también me había gustado al leerla en otra novela. Tomé los ingredientes que le gustaban a Jara, de once años, los mezclé todos y veo qué pasa. No sé si les va a gustar, eso espero.

Publicaste tu primer libro cuando tenías 17 años. Para hacer algo así, has sido un ávido lector. ¿Qué leíste entonces?

& # 39; Harry Potter & # 39 ;, nunca me canso de mencionarlo. Fue un antes y un después para muchas personas. También me gustó mucho la trilogía de & # 39; The Guardians of Time & # 39; por Marianne Curley.

"Mi obsesión por escribir esta novela era hacer el libro que me hubiera gustado leer cuando tenía once años, uno con todos los ingredientes de las novelas que leí en ese momento".

Dos premios, por el momento, para tres novelas publicadas. Evidentemente, detrás hay esfuerzo. Tambien suerte?

Mucho. Lo tengo muy claro. Sin ir más lejos, el primer libro que escribí también lo envió a un concurso y no ganó. Está en mi cajón. ¿Fue peor que la que gané? No lo sé. Muchos factores influyen en esto; Un jurado está formado por personas con gustos subjetivos. Es indiscutible que no todo es suerte, pero creo que tienes que tener los pies en el suelo y saber que algo tiene. Lo mismo cuando envías un manuscrito a un editor, no significa que si lo publican, es porque eres bueno y, si no, que eres malo. Eso entra en el catálogo, eso tiene sentido, se ajusta solo al editor €

Esto se dice mucho y suena un poco cliché, pero es cierto: esta es una carrera de larga distancia. Al final, el escritor es el que escribe; Tienes que trabajar duro, pero también hay golpes de suerte. Y hay que aprovecharlos.

¿Esa novela del cajón verá la luz? ¿De qué estás hablando?

No … podría modificarlo, pero lo siento mucho. Se trata de algunos bailarines.

¿Cuáles son tus referencias literarias?

Me encantan Almudena Grandes y Rosa Montero. En cuanto a niños y jóvenes. Me gusta mucho Rick Riordan. Sus libros son devorados en una sola pasada.

¿Y del emergente panorama español joven?

Javier Ruescas me parece un fenómeno. Ha podido entender a los jóvenes y conectarse con la adolescencia desde diferentes prismas, no solo escribiendo cosas muy buenas y variadas, sino también siendo & # 39; booktuber & # 39; Se ha abierto mucho a lo que se supone que es la nueva forma de contar historias.

Como novelista, pero también como periodista: ¿cuáles son tus preocupaciones?

El género y el feminismo me interesan mucho, pero más para leerlos que para escribir sobre ellos, porque creo que todavía no sé lo suficiente para hacerlo. Me parecen tan complejos que lo que intento es ser muy claro acerca de los mensajes que envío. Sí, me parece importante que, como mínimo, nosotros, los comunicadores, intentemos auto-explorarnos y consideremos si los mensajes que estamos enviando son adecuados. Hay este tipo de prueba[el de Bechdel], que consiste en hacer preguntas para saber si tu libro contiene micromachismos. Muchos libros no sucederían, y dudo mucho que quienquiera que lo escriba lo haga de una manera completamente machista, pero son pocos argumentos que todavía tenemos. Por otro lado, estoy muy interesado en el desarrollo de los personajes. Es mi mayor obsesión.

¿Qué papel cree que han desempeñado los periodistas en los resultados de las elecciones generales?

Mi percepción es que el papel de los periodistas es y siempre ha sido muy relevante en la opinión pública. Soy un periodista de formación, por lo que estoy muy convencido de que lo hacen. Las redes sociales también. Al final, las personas forman su opinión política no solo hablando en un bar, sino también hablando en un bar con alguien que ha leído el periódico. El trabajo de los periodistas es especialmente relevante cuando se discierne qué es verdad y qué no, y cuando se transmite cierto rigor en un momento en que puede haber información de todo tipo en Twitter.

.