La foto de Reuters captura a una madre guatemalteca que le pide a un soldado que la deje ingresar a los EE. UU.

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) – Lety Pérez cayó en cuclillas, con una mano apretada cubriendo su rostro mientras lloraba, un brazo que sujetaba a su pequeño hijo de 6 años, quien miró de manera desafiante al soldado de la Guardia Nacional mexicana que les impedía cruzarse al Reino Unido. Estados

FOTO DE ARCHIVO: la migrante guatemalteca Lety Pérez abraza a su hijo Anthony mientras reza para pedirle a un miembro de la Guardia Nacional de México que les permita cruzar a los Estados Unidos, visto desde Ciudad Juárez, México, 22 de julio de 2019. REUTERS / José Luis González / Foto de archivo

La situación de esta madre y su hijo, que habían viajado unas 1,500 millas (2,410 km) desde su país natal de Guatemala hasta la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez, solo para ser detenida a solo unos pies de los Estados Unidos, fue capturada por el fotógrafo de Reuters José Luis González Como el crepúsculo se acercaba el lunes.

"La mujer rogó y suplicó a la Guardia Nacional que les permitiera cruzar … quería cruzar para dar un mejor futuro" a su pequeño hijo Anthony Díaz, dijo González. El soldado, vestido con uniforme del desierto, con un rifle de asalto colgado sobre su hombro, dijo que solo estaba siguiendo órdenes, según González.

El soldado no reveló su nombre.

Una de las varias imágenes que Reuters publicó de la escena, la foto fue recogida ampliamente en las redes sociales. Ha puesto de relieve el papel que está desempeñando la fuerza de la policía de la Guardia Nacional militarizada en la contención de la migración, principalmente de América Central.

El presidente Andrés Manuel López Obrador creó la Guardia Nacional para reducir las tasas récord de homicidios, pero casi un tercio de sus miembros ahora están asignados a patrullar la frontera para aplacar las demandas del presidente Donald Trump de frenar el flujo de migrantes que se dirigen a los Estados Unidos.

El soldado no mostró ninguna agresión manifiesta durante el encuentro de nueve minutos con Pérez y su hijo. Aún así, la dinámica de poder aparente en la imagen resonó con la crítica del tratamiento que reciben los migrantes durante la represión de México.

El ex presidente mexicano Felipe Calderón, quien retwitteó la foto luego de que fue publicado por el ex embajador mexicano en los Estados Unidos Arturo Sarukhan, escribió "qué pena que México nunca debiera haber aceptado esto".

Un funcionario de la Guardia Nacional dijo que el soldado "la invitó a evitar correr el riesgo de cruzar el río con un menor". El funcionario, que pidió no ser identificado, dijo que los derechos humanos de Pérez no se vieron afectados y que no fue detenida.

La oficina de López Obrador no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios.

En junio, López Obrador dijo que la Guardia Nacional no tenía órdenes de detener a los migrantes que cruzaban la frontera de los Estados Unidos. Regularmente enfatiza que la represión no debe violar los derechos.

Las detenciones de migrantes en la frontera sur de los EE. UU. Cayeron en junio en aproximadamente un tercio a unas 100.000 personas, según datos de EE. UU., Después de que México desplegara en sus fronteras a unas 21.000 tropas de la Guardia Nacional, en gran parte provenientes de las filas del ejército.

Trump dijo el miércoles que México "probablemente colocará más" tropas en su frontera con Estados Unidos. El Ministerio de Relaciones Exteriores de México no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Las tropas de la Guardia Nacional en Ciudad Juárez, incluido el soldado en la foto, están equipadas con cascos balísticos, armaduras y rifles. Son identificables por pequeños brazaletes adornados con las letras GN, por las palabras en español para "Guardia Nacional".

González dijo que estaba haciendo su recorrido diario junto al lecho seco del río Grande que separa a su ciudad natal, Ciudad Juárez, de El Paso, Texas, cuando los guardias detuvieron a un puñado de migrantes, incluido el dúo de madre e hijo, en un camino polvoriento y sucio. con vistas al río.

Ahí es donde ella hizo su súplica llorosa.

"Su rostro, es un pequeño reflejo del sufrimiento de todos los migrantes", dijo González. “Mucha gente juzga a los migrantes, pregunta por qué no se quedan en su país, por qué vienen aquí o por qué están cruzando a los Estados Unidos. … Cada migrante tiene una historia ".

De repente, aprovechando la oportunidad cuando el soldado listo para la batalla desvió la mirada, Pérez se lanzó hacia los arbustos que crecían a un lado de la orilla del río, arrastrando a su hijo con ella. Rápidamente corrieron al otro lado del río y salieron de la jurisdicción de los guardias, donde los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos los llevaron bajo custodia.

En respuesta a una solicitud de información, un portavoz dijo que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos no tenía los recursos necesarios para rastrear el paradero actual de Pérez y su hijo, según los detalles que Reuters pudo proporcionar.

Según los detalles del caso, los dos se procesarán normalmente en una estación de la Patrulla Fronteriza y luego se entregarán a Inmigración y Control de Aduanas, o se incluirán en un programa que devuelve a algunos inmigrantes a México para esperar las audiencias judiciales de los EE. UU. pidió no ser nombrado.

Reporte de David Alire; Informes adicionales de Kristina Cooke en San Francisco y Lizbeth Díaz en la Ciudad de México; escrito por Anthony Esposito; Editado por Frank Jack Daniel y Jonathan Oatis.

Nuestras Normas:Los principios de confianza de Thomson Reuters.

.

La policía de Hong Kong dispara balas de goma y gas lacrimógeno mientras las protestas caen en el caos.

HONG KONG (Reuters) – La policía de Hong Kong disparó balas de goma y gases lacrimógenos en enfrentamientos con manifestantes el domingo por la noche en medio de escenas caóticas, mientras la ira por un proyecto de extradición se transforma en un nuevo frente contra lo que muchos ven como una mayor erosión de las libertades en Pekín.

Miles de manifestantes acudieron a la oficina de representación de China en la ciudad, en un desafío directo a las autoridades en Beijing, solo unas horas después de las últimas manifestaciones para sacudir a la central financiera asiática.

Millones han salido a las calles en los últimos dos meses en una demostración de fuerza sin precedentes contra la líder de Hong Kong, Carrie Lam, que provocó la peor agitación social que sacudió a la ex colonia británica desde que regresó al gobierno chino hace 22 años.

Activistas vestidos de negro, muchos con máscaras, desafiaron las órdenes de la policía y marcharon más allá del punto final oficial de una manifestación que tuvo lugar más temprano ese día mientras se dirigían hacia la Oficina de Enlace, en un desafío directo a las autoridades en Beijing.

Cuando se les preguntó si los manifestantes intentarían forzar la entrada al edificio, un hombre de 30 años vestido de negro de pies a cabeza dijo "No", mientras imitaba una acción de corte de garganta.

"Esa sería la muerte de Hong Kong", agregó.

Algunos manifestantes arrojaron huevos contra las paredes de la Oficina de Enlace de Beijing, mientras que otros pintaron con graffiti mientras mantenían la presión sobre el asediado gobierno de la ciudad para que atendiera sus pedidos de una investigación independiente sobre las denuncias de brutalidad policial durante las recientes manifestaciones, entre otras demandas.

Cientos de policías antidisturbios se enfrentaron con manifestantes a más de un kilómetro de la Oficina de Enlace, disparando gases lacrimógenos mientras la policía y las sirenas de ambulancia hacían eco a través de las multitudes. La emisora ​​local RTHK y otros medios locales informaron que la policía también disparó balas de goma. La policía no respondió de inmediato a una solicitud de Reuters de comentarios.

Los activistas pintaron con graffiti los pilares de hormigón masivo que conducían a la Oficina de Enlace de Beijing, con las palabras "Restaurar Hong Kong, La revolución de la época".

El gobierno de Hong Kong dijo en un comunicado que condenaba enérgicamente el "cerco malicioso" de los manifestantes del edificio de la Oficina de Enlace, mientras que un portavoz de la oficina expresó una "condena severa" a los "manifestantes radicales".

La protesta del domingo, que se desarrolló pacíficamente a lo largo de la ruta impuesta por la policía, es la más reciente de una serie de mítines que han sumido a la ciudad gobernada por los chinos en una crisis política.

Algunos sostuvieron pancartas que decían "LIAR" y "No hay excusa, Carrie Lame". Un cartel pegado en una farola pedía una "Investigación sobre la brutalidad policial".

Se planean más manifestaciones durante los próximos fines de semana, lo que representa el mayor desafío popular para el líder chino Xi Jinping desde que asumió el poder en 2012. Para el Partido Comunista de Xi en Beijing, la estabilidad es una prioridad abrumadora.

PROTESTAS ATACADAS

En una estación de tren en el distrito de los Nuevos Territorios de Yuen Long, se escucharon gritos cuando los manifestantes que habían asistido a la manifestación fueron atacados por hombres con camisetas blancas, algunos armados con palos, cuando llegaban a casa.

La agitación se produce en un momento delicado para Pekín, que está lidiando con una disputa comercial con los Estados Unidos, una economía debilitada y tensiones en el Mar de China Meridional.

Imágenes recientes de la policía disparando balas de goma y gases lacrimógenos cerca del distrito financiero de la ciudad, así como escenas caóticas de manifestantes que asaltan la legislatura fueron transmitidas en vivo al mundo, excepto en China continental, donde fueron bloqueadas por muchos sitios de medios sociales.

El domingo, las autoridades utilizaron barreras llenas de agua azul y blanca para bloquear el cuartel general del gobierno y la policía, mientras que el banco global HSBC, en un movimiento inusual, derribó grandes barreras metálicas en el nivel de la calle de su reluciente edificio de rascacielos.

Si bien la mayoría de los mítines han pasado pacíficamente durante el día, algunos estallaron en violencia a altas horas de la noche cuando los manifestantes más radicales se enfrentaron con la policía.

La fuerza policial de la ciudad ha sido objeto de escrutinio luego de que los oficiales dispararan balas de goma y gases lacrimógenos el mes pasado para dispersar a los manifestantes en una de las peores violencias que han afectado a Hong Kong en décadas.

La policía está luchando para hacer frente a la toma de decisiones al azar, empeoramiento de la moral y la ira entre los oficiales de rango y fila que están tomando el calor público por impopularidad del gobierno, funcionarios de Reuters y oficiales retirados, políticos y analistas de seguridad.

Los organizadores de la protesta dijeron que 430,000 asistieron al mitin del domingo. La policía puso el número en 138,000 en su punto máximo.

La policía antidisturbios dispara gases lacrimógenos, después de una marcha para pedir reformas democráticas en Hong Kong, China, el 21 de julio de 2019. REUTERS / Edgar Su

LLAMADA "KILL BILL"

La última protesta se produce un día después de que decenas de miles se reunieron para expresar su apoyo a la policía, a la que algunos acusaron de usar la fuerza excesiva contra los activistas y exigieron el fin de la violencia.

La marcha del domingo se centró en los llamamientos para la retirada total del proyecto de ley de extradición, que permitiría que las personas sean extraditadas a China continental para un juicio, y una investigación independiente sobre las denuncias de brutalidad policial.

Otras demandas incluyen cargos contra manifestantes que deben retirarse y sufragio universal.

"Regresé a Hong Kong este verano debido a las protestas", dijo Mandy Ko, de 27 años, quien es originaria de Hong Kong y ahora vive en Australia.

"Mi espíritu todavía está con la gente de Hong Kong".

Los activistas formaron cadenas humanas mientras distribuían suministros, incluidos paraguas, cascos e incluso máscaras antigás a los manifestantes.

Un reportero de Reuters recibió un mensaje de AirDrop que decía "Be Water", una estrategia inspirada en una máxima del legendario Bruce Lee, que promueve la flexibilidad y la retirada estratégica de los manifestantes.

El fin de semana pasado, dos protestas inicialmente pacíficas degeneraron en escaramuzas entre policías y activistas armados con bastones, lo que resultó en decenas de heridos y más de 40 arrestos.

Esas peleas siguieron a grandes brotes de violencia en el centro de Hong Kong el mes pasado, cuando la policía obligó a los activistas a retroceder con gas lacrimógeno, balas de goma y balas de bolsas de frijoles.

Lam se disculpó por la confusión que causó el proyecto de ley de extradición y la declaró "muerta". Los opositores al proyecto de ley, que temen que se pueda usar para silenciar la disidencia, dicen que nada menos que su retiro servirá.

Bajo los términos de la entrega de Gran Bretaña en 1997, a Hong Kong se le permitió conservar libertades extensas bajo una fórmula de "un país, dos sistemas", incluido un poder judicial independiente y el derecho a protestar.

Diapositivas (27 Imágenes)

Pero para muchos residentes de Hong Kong, el proyecto de ley de extradición es el último paso en una marcha implacable hacia el control continental.

Las protestas a veces paralizaron partes del distrito financiero, cerraron oficinas gubernamentales e interrumpieron operaciones comerciales en toda la ciudad. Los funcionarios también han advertido sobre el impacto de los disturbios en la economía.

Un comentario publicado el domingo en el periódico People's Daily del Partido Comunista de China dijo: "Si la violencia continúa, inevitablemente supondrá un golpe más fuerte para la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong".

China ha condenado las protestas violentas como un "desafío no disimulado" para el país, la fórmula de dos sistemas.

Reporte de Greg Torode, Clare Jim, Marius Zaharia, Joel Flynn, Donny Kwok, Felix Tam, Twinnie Siu, Aleksander Solum en HONG KONG; Reporte adicional de Michael Martina en Beijing; Escrito por Anne Marie Roantree; Edición por Dale Hudson y Louise Heavens

Nuestras Normas:Los principios de confianza de Thomson Reuters.

.

Lejos de los sitios turísticos de Ciudad del Cabo, se desata una batalla entre las pandillas.

CIUDAD DEL CABO (Reuters) – Los convoyes de vehículos blindados y soldados con rifles de asalto están patrullando las calles de pandillas en algunos suburbios de Ciudad del Cabo mientras las autoridades intentan sofocar la escalada de violencia que ha matado a cientos de personas este año.

Los residentes que se reunieron en Manenberg y Hanover Park para ver cómo soldados asistían a la policía el jueves por la tarde dieron la bienvenida al nuevo despliegue en un área que los funcionarios comparan con una zona de guerra.

Pero el viernes por la mañana, las tropas habían avanzado, dejando a muchos sin saber qué esperar a continuación.

"El ejército es algo bueno por ahora, pero cuando se vayan, las peleas de pandillas comenzarán de nuevo", dijo Nizaam Sharmar, un obrero de la construcción de 32 años.

Lejos de las populares atracciones turísticas de Ciudad del Cabo, como Robben Island y Table Mountain, se está librando una batalla de vida o muerte en la vasta región conocida como Cape Flats.

El derramamiento de sangre en los últimos siete meses en áreas principalmente pobres negras y mestizas ha matado a más de 2,000 personas, casi la mitad relacionadas con pandillas, en una ciudad de 4 millones, dijeron funcionarios provinciales de Cabo Occidental.

Los activistas comunitarios dicen que un aumento en la disponibilidad de armas de fuego ilegales es un factor. Se han presentado cargos contra algunos policías acusados ​​de desviar armas a bandas criminales.

Los expertos también señalan un fracaso de las autoridades para abordar la pobreza profunda que persiste en muchas áreas de raza negra y mestiza 25 años después de que finalice el gobierno de la minoría blanca.

"Solo en Ciudad del Cabo hay alrededor de 350,000 niños en las calles que no asisten a la escuela, no trabajan, y están causando problemas", dijo Don Pinnock, criminólogo de la Universidad de Ciudad del Cabo. "Y luego vienen los sindicatos y dicen que te pagaremos mucho por distribuir estas cosas, para proteger esta área, eliminar a esos tipos".

"ES SOLO DE MUERTE"

En Cape Flats, un mosaico de ciudades de la era del apartheid y los suburbios de la clase trabajadora, el alto desempleo y el abuso de drogas alimentan una cultura de pandillas violenta.

El graffiti de pandillas callejeras con nombres como "Hard Living Kids" y "Young Americans" está enmarcado en las paredes de la zona, donde hileras de casas de departamentos albergan a familias en medio de una maraña de líneas de ropa tendidas con ropa. Grupos de hombres jóvenes, muchos de los cuales tienen tatuajes visibles de pandillas o prisiones, se paran en las esquinas.

"Si estás aquí, entonces solo se trata de la muerte y la muerte de personas inocentes", dijo Dawn Pieters, cuyo hijo de 17 años, Trevor, fue asesinado a tiros por desconocidos en Manenberg el 2 de junio. "No sé ni siquiera cómo ese gángster que dispara a una persona inocente se siente … ¿Incluso tienen corazones?

Pieters estaba saliendo de la casa de un amigo cuando se escucharon disparos en una tienda cercana, donde su hijo había ido a comprar dulces antes de ver una repetición de su equipo favorito, el Liverpool, disputando la final de la Liga de Campeones.

Se desconoce el motivo de la matanza. Pieters dijo que su hijo, uno de cinco hijos, no estaba afiliado a ninguna pandilla.

Soldados patrullan mientras son desplegados para sofocar la violencia de pandillas en el municipio de Manenberg, Ciudad del Cabo, Sudáfrica, 18 de julio de 2019. Foto tomada el 18 de julio de 2019. REUTERS / Shafiek Tassiem

"Él no le hizo nada a nadie, esa es la tragedia de todo", dijo ella, con lágrimas en sus ojos.

Las balas perdidas frecuentemente matan a transeúntes inocentes, dijeron la policía y los residentes. Otros son fusilados como parte de las iniciaciones de pandillas.

“La vida es muy barata aquí en Manenberg. La gente es asesinada por nada, por un paquete de Tik ", dijo el empresario local Shafiek Charles, acerca de la popular droga de metanfetamina, que se puede vender por tan solo 20 rand ($ 1.44).

"Para los niños y los jóvenes, no es fácil", dijo Soraya Samson, madre de dos adolescentes que vive a cuatro puertas de dos casas de drogas y la casa de un conocido gángster. "Cuando sales por la puerta, siempre debes mirar, ¿está tranquilo o qué está pasando?"

Lameez Jordaan recordó haber escuchado disparos en su calle a altas horas de la noche.

"Acabamos de escuchar BANG, y le dije a mi hija que bajara al piso", dijo. “Cuando subimos las escaleras, vimos el agujero de bala en la ventana. Cruzó la cortina y entró por la puerta del armario.

En Mitchell's Plain, los padres que usan chalecos amarillos se han unido para acompañar a los niños a la escuela.

"Están protegiendo a nuestros niños de elementos como pandilleros", dijo Glenda Arendse, quien coordina la iniciativa denominada "el autobús ambulante".

"Una y otra vez son robados por los pandilleros o asaltados, al quitarse sus teléfonos".

UN ÚLTIMO RECURSO

En noviembre, el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, lanzó una nueva unidad especializada contra pandillas en Ciudad del Cabo en un intento por frenar los asesinatos de pandillas, pero el éxito ha sido limitado.

"El ejército fue realmente el último recurso, y no lo pedimos a la ligera", dijo Albert Fritz, el ministro provincial responsable de la seguridad de la comunidad. "Pero hemos visto la escalada de personas muriendo".

La Fuerza de Defensa Nacional de Sudáfrica dijo el viernes pasado que desplegaría un batallón con elementos de apoyo a las comunidades en Cape Flats, incluida la barriada de Philippi, donde casi una docena de personas fueron asesinadas a principios de este mes.

"Las personas inocentes reciben disparos y necesitamos un cambio drástico, pero es como mostrar sus caras y luego irse", dijo la madre de dos años de Ledgeme, quien no quiso dar su nombre completo el viernes por temor a represalias. .

El portavoz del ejército, el general de brigada Mafi Mgobozi, dijo que las tropas se habían trasladado a Khayelitsha el viernes, la mayor ciudad de chabolas negras en Ciudad del Cabo.

Diapositivas (12 Imágenes)

En Khayelitsha, decenas de miles de personas viven codo a codo en un mar de escuálidas chozas, hogares sin número en calles sin nombre, condiciones perfectas para los delincuentes y una pesadilla para la policía.

"Nuestras tropas están allí para apoyar a la policía", dijo Mgobozi, y agregó que los soldados ayudarían con los puestos de control, los registros controlados y las patrullas. "Ellos determinan a dónde vamos, y la gente debe entender eso".

($ 1 = 13.9294 rand)

Reporte adicional de Shafiek Tassiem; Editado por MacDonald Dzirutwe, Alexandra Zavis y Raissa Kasolowsky

Nuestras Normas:Los principios de confianza de Thomson Reuters.

.

Exhibición fotográfica argentina agita los recuerdos del atentado de 1994 contra un centro judío

BUENOS AIRES (Reuters) – Julio Menajovsky fue uno de los primeros fotógrafos en llegar a la escena de un devastador bombardeo en un centro cultural judío en Argentina la mañana del 18 de julio de 1994, en el que murieron 85 personas y cientos resultaron heridas.

La gente mira después de que un camión cargado de explosivos explotó frente al edificio de la Asociación Mutual Israelí Argentina (AMIA) el 18 de julio de 1994, en Buenos Aires, Argentina. Julio Menajovsky / Folleto a través de REUTERS

El fotógrafo ahora ha tomado una nueva serie de imágenes, basadas en las historias de personas afectadas por el bombardeo en el centro comunitario de la Asociación Mutual Israelí Argentina (AMIA) en Buenos Aires, para conmemorar el 25 aniversario del ataque aquí.

La exposición, “Veinticinco”, se exhibió en Nueva York y se trasladará a Buenos Aires y luego a París. El secretario de Estado de los EE. UU., Mike Pompeo, asistirá a un evento para conmemorar el aniversario del evento el jueves como parte de una visita al país.

El programa incluye nuevas fotos de estudio, en blanco y negro, que representan a una mujer que perdió a su hija junto a un hombre cuyo padre murió en el ataque. Otro retrata a un comerciante con el médico que le salvó la vida. Estos están yuxtapuestos con las fotos de Menajovsky de la devastación tomada justo después del ataque.

El bombardeo, el más letal en la historia de Argentina, sacudió al país sudamericano. Las investigaciones nunca han descubierto quién fue el responsable, aunque los tribunales locales han culpado del ataque a Irán. Irán ha negado jugar ningún papel.

"La falta de justicia significa que, 25 años después, el ataque sigue con nosotros", dijo Elio Kapszuk, director de arte y producción de AMIA y curador de la exposición.

"Le pedimos a Julio que generara nuevas fotografías que tuvieran puntos de conexión con esas imágenes anteriores de estilo barroco, cargadas de drama, tomadas después de las 09.53 cuando la bomba mató a 85 personas y dejó más de 300 heridas", agregó.

El día del ataque, Menajovsky dijo que estaba trabajando como periodista fotográfico cuando escuchó la explosión y se apresuró a ir al sitio para tomar las fotos "de una manera aturdida".

"Estas fotos se guardaron en una caja imaginaria y pensé que tenía que hacer algo con eso, pero nunca supe qué o cómo", dijo Menajovsky a Reuters por teléfono.

Con las nuevas fotos, dijo que "las historias del ataque reaparecieron como si hubieran sido ayer".

“No podía creer que 25 años después, me sentía tan presente, tan vivo, tan inmediato en el momento del ataque. Por supuesto, eso me transportó a esa mañana ”.

Reporte de María Cervantes; Escrito por Adam Jourdan; Edición por Bernadette Baum

Nuestras Normas:Los principios de confianza de Thomson Reuters.

.