Teníamos un mal plan ‘, dicen ex jefes de seguridad del Capitolio

| |

Los servicios de inteligencia estadounidenses habían subestimado los riesgos que pesaban en el Capitolio el 6 de enero, por lo que el aparato de seguridad no se adaptó para contrarrestar “criminales listos para la guerra”, admitió el martes de altos funcionarios en el momento de una audiencia en el Senado.

Diez días después de la absolución de Donald Trump, acusado de haber incitado a sus seguidores a lanzar un asalto a la sede de la democracia estadounidense, el Congreso sigue buscando entender cómo pudo haber sucedido lo impensable, para evitar que suceda este “día oscuro”. otra vez.

El primer día de sus investigaciones, los funcionarios electos de dos comités senatoriales escucharon a altos funcionarios de seguridad en el Capitolio, algunos de los cuales habían renunciado y nunca habían hablado públicamente desde este ataque.

Más allá de los desacuerdos sobre sus respectivos roles, todos culparon a las fallas de los servicios de inteligencia en los días previos al golpe por parte de cientos de alborotadores y la lentitud del Pentágono para desplegar refuerzos el mismo día. .

“Sin la información para prepararse adecuadamente, la policía del Capitolio no tenía suficiente personal para lidiar con una multitud extremadamente violenta”, dijo su exlíder Steven Sund, quien dejó el cargo después de “estos hechos impensables”.

“Según la información que teníamos, pensé erróneamente que estábamos listos”, dijo el ex sargento de armas Paul Irving. “Ahora sabemos que teníamos un mal plan”, agregó, y dijo que estaba “profundamente conmovido” por este golpe mortal.

“La información proporcionada no fue la que debería haber sido”, dijo el jefe de policía de la ciudad de Washington, Robert Contee.

READ  ¿Cómo se acercará el presidente Joe Biden a Rusia? | Voz de America

– “No rapido” –

MM. Sund e Irving recordaron que un informe del 3 de enero consideró “bajo o improbable” el riesgo de “actos de desobediencia civil” al margen de la manifestación de partidarios de Donald Trump, cuando los funcionarios electos certificaron la victoria del demócrata Joe Biden en la presidencia. elección.

Los servicios de inteligencia habían señalado “un riesgo de violencia” del que “el Congreso sería el objetivo”, pero “nunca mencionaron un asalto coordinado”, subrayó el Sr. Irving.

Pero los alborotadores “llegaron equipados para una insurrección violenta”, según el Sr. Sund: “Tenían armas, munición química, explosivos, escudos, chalecos antibalas …”, enumeró. “Estos criminales estaban listos para la guerra”.

Cinco personas murieron en el asalto, incluido un policía golpeado con un extintor.

Además de los servicios de inteligencia, testigos implicaron al Pentágono, que esperó varias horas para desplegar la Guardia Nacional.

Steven Sund explicó que pidió estos refuerzos a las 2:28 pm, cuando cientos de personas comenzaron a forzar las entradas a la sede del Congreso. Según él, un oficial de alto rango, Walter Piatt le habría respondido: “No me gusta la imagen de la Guardia Nacional alineada frente al Capitolio”.

“Está claro que la Guardia Nacional no se apresuró a responder”, dijo Irving. “Les tomó varias horas llegar al sitio”.

– “Falso” –

Sin embargo, los dos hombres cruzaron espadas bajo su propia responsabilidad. El Sr. Sund acusó al Sargento de Armas de la Casa de haber expresado él mismo, antes del ataque, su escepticismo sobre la movilización de soldados. “Estaba preocupado por la imagen proyectada”, dijo.

READ  El auge de las compras en islas libres de impuestos de China impulsa un aumento del 142% en las ganancias

“Esto está mal”, respondió el Sr. Irving. “Los problemas de imagen no determinaron nuestras opciones de seguridad”.

El Sr. Sund también aseguró haber contactado al Sr. Irving a la 1:09 pm del día del asalto para obtener luz verde para una solicitud de refuerzo. Este último dijo que no lo recordaba y que no tenía registro de esta llamada en su teléfono. Los senadores les han pedido que entreguen los informes de sus llamadas y mensajes.

Funcionarios electos de ambos partidos han mostrado su voluntad de trabajar “de la manera más constructiva posible”, dejando de lado las diferencias mostradas durante el juicio de Donald Trump.

El sábado 13 de febrero, tras un vigoroso juicio, 57 de los 100 senadores dictaminaron que el ex presidente republicano era culpable de “incitar a la insurrección”, pero para ser condenado habría hecho falta una mayoría de 67 electos. Si siete republicanos han desertado, la mayoría de los funcionarios electos de su partido votaron a favor de la absolución.

.

Previous

Un psiquiatra egipcio registra un nuevo método para tratar la salud mental en los Estados Unidos

Directivas de Sisi al gobierno sobre empleados

Next

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.