Tiroteo en Estados Unidos: La policía investiga la matanza de El Paso como un acto de terrorismo | Internacional

Patrick Crusius, un joven solitario de 21 años, condujo durante más de nueve horas desde Allen, una ciudad en los suburbios del norte de Dallas, dispuesto a morir matando. Su destino era El Paso. La ciudad de 682,000 habitantes, el 85% de ellos hispanos, que encarna la frontera. El foco desde hace meses del debate político nacional sobre inmigración, que ha recibido olas de familias centroamericanas en busca de asilo. Eligió un Walmart, una gran superficie abarrotada un sábado por la mañana, destino habitual de mexicanos que cruzan la frontera desde Ciudad Juárez para comprar.

A las 10.20, veinte minutos antes de los servicios de emergencia recibidos la primera llamada de alerta de que un hombre había irrumpido en la gran superficie y había puesto un disparar con un arma semiautomática contra la multitud, se publicaba un manifiesto, en un foro de Internet de ultraderecha, en el que se anuncia un ataque en respuesta a "la invasión hispana de Texas". Poco después Crusius se entregaba a la policía, aparentemente sin resistencia, después de liquidar a 20 personas y herir a otras 26, en el más letal de los 250 tiroteos múltiples con armas de fuego que se han producido en Estados Unidos en lo que va de año

"Ahora mismo, tenemos un manifiesto de este individuo", declaraba el jefe de la policía de El Paso, Greg Allen. Después, las autoridades anunciaron que aún no han verificado que Crusius sea el autor del texto publicado de manera anónima. Pero fue suficiente para el gobernador Greg Abbot habla de nexos con "un potencial crimen de odio".

Tiroteo en Estados Unidos



Crusius, ahora en una cárcel de El Paso, está colaborando con la policía. De confirmarse su autoridad del manifiesto racista, el crimen podría ser tratado como un delito de odio. Los fiscales que llevan las pesquisas anuncian en una rueda de prensa este domingo al mediodía que están investigando el tiroteo como un acto terrorista y que buscan la pena de muerte para Crusius. Las autoridades federales están "gravemente" presentar cargos por delitos de odio, según adelantó John F. Bash, fiscal federal del Distrito Oeste de Texas. "Estamos tratando como un caso de terrorismo interno y vamos a hacer lo que hacemos con los terroristas en este país", amenazó Bash.

"Probablemente voy a morir hoy", declaró el manifiesto, que declaró el apoyo del autor al pistolero que mató a 51 personas en un ataque islamófobo en Christchurch, Nueva Zelanda, que también publicó un manifiesto supremacista en línea antes de actuar. El texto supuestamente escrito por Crusius expresa el temor a los hispanos se hagan con el poder en Estados Unidos.

Se trata de un panfleto de 2.300 palabras, titulado Una verdad incómoda, lleno de odio hacia los inmigrantes y los hispanos. “Los hispanos tomarán el control de los gobiernos locales y estatales de mi amado Texas”, dice el manifiesto. "Si podemos bibliotecarios de la cantidad suficiente de gente", prosigue, "nuestro modo de vida será más sostenible".

"Estoy sencillamente defendiendo mi país del reemplazo cultural y étnico producto de la invasión", explica el autor, haciéndose eco de la llamada teoría del gran reemplazo, popular entre los supremacistas blancos.

El texto tiene también referencias directas a la política nacional estadounidense. Sugiere una retorcida teoría conspiratoria, según la cual el Partido Demócrata tuvo una estrategia para dominar el país gracias a la creciente población hispana, que se volvió popular en foros de la ultraderecha. "La abundante población hispana en Texas", dice el texto, "nos convertirá en una bastión de los demócratas". Y asegura el autor que sus opiniones sobre la migración "son anteriores a Trump y su campaña por la presidencia".

Las autoridades no han hecho pública aún la identidad de las víctimas. Se desconoce si Crusius disparó de manera indiscriminada. Sí se sabe que estuvo disparando durante muchos minutos, tantos como veinte, según algunos testigos. Disparar indiscriminadamente con un arma semiautomática durante tanto tiempo en un establecimiento abarrotado de personas podría haber producido una matanza aún mayor.

Las víctimas van de los dos a los 82 de edad. Entre los heridos hay ciudadanos mexicanos, incluida una niña de 10 años. Algunas continúan en estado crítico. Los vecinos de El Paso han secundado masivamente las llamadas de las autoridades a donar sangre para las víctimas.

Crusius, según relata la prensa local, vivía con sus abuelos en Allen, un suburbio mayoritariamente blanco de Dallas. En 2017 se matriculó en la universidad. Los vecinos le describieron como un joven extremadamente solitario y un tanto inadaptado. La policía ha registrado la vivienda y el examen de su computadora y su rastro en Internet en busca de vínculos con grupos o individuos radicales.

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.