Trabajo ofrece una mayor cobertura de los ERTE en caso de rebrotes para pactar su prórroga | Economía

| |

La normativa que rige los Expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) vinculados al Covid-19 expira el próximo martes 30 de junio. Durante el día de hoy, que se ha celebrado la enésima reunión del diálogo social sobre la materia, era el día en el que se esperaba que Gobierno, sindicatos y empresarios llegaran finalmente a un acuerdo para garantizar su prórroga hasta el 30 de septiembre. Para lograr el aval de los agentes sociales, el Ministerio de Trabajo ha acudido con una nueva propuesta que incluye mejorar la cobertura de los ERTE en caso de rebrote del virus, una opción que patronal y sindicatos han comenzado a discutir este miércoles internamente y que se sigue negociando con el Ministerio que dirige Yolanda Díaz.

En el nuevo documento, el Gobierno ha planteado cesiones sobre su propuesta anterior. Entre ellas, se ofrce mejorar la exoneración de las cuotas a la Seguridad Social que tienen las empresas con ERTE, abriendo la puerta a mantener los de fuerza mayor total para las compañías que no puedan reanudar actividad o se vean afectadas por rebrotes del virus, según fuentes consultadas por Efe. Estos últimos puntos eran relevantes para la patronal CEOE que se había mostrado más reticente al pacto ante las últimas propuestas del Gobierno que, a su juicio, no aportaban una solución “a todas las situaciones de los diferentes sectores”.

Así, la propuesta de Trabajo contempla que a los ERTE de fuerza mayor total vigentes actualmente se les aplique una exención en las cotizaciones empresariales del 70% en julio, del 60% en agosto y del 35% en septiembre en el caso de empresas con menos de 50 trabajadores. Para las compañías con más de 50 empleados, la exoneración de cuotas será del 50% en julio, del 40% en agosto y del 25% en septiembre.

Estos porcentajes son menores que los establecidos hasta el 30 de junio, que eran del 100% para las empresas con menos de 50 trabajadores y del 75% para las de más de 50, pero supone mejorar la propuesta anterior del Gobierno, en la que sólo se contemplaban los ERTE parciales y no los de fuerza mayor, según ha explicado a Europa Press el secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino.

En el caso de empresas que actualmente están activas pero que se vean obligadas a cerrar como consecuencia de un rebrote del virus, el Gobierno plantea que puedan acogerse a un ERTE de fuerza mayor, que contaría con una exoneración de cuotas para las empresas del 80% si su plantilla es inferior a 50 trabajadores y del 70% si tiene más de 50 trabajadores.

“Estos recursos dan muchas más garantías para que los ERTEs sigan actuando como protección”, ha destacado Pino, que ha afirmado que mañana por la mañana se celebrará un nuevo encuentro con el Gobierno para tratar de cerrar ya el acuerdo.

Para los ERTEs de fuerza mayor parcial y los ERTEs por causas objetivas (técnicas, organizativas, económicas y de producción), las exoneraciones a las empresas serían las mismas: para las empresas de menos de 50 trabajadores alcanzarían el 60% por los trabajadores que volvieran a la actividad y el 35% por los que siguieran en el ERTE, mientras que para las de más de 50 trabajadores serían del 40% por cada trabajador que se reincorporara a su puesto y del 25% por el que siguiera en el ERTE, ha detallado Pino.

Los ERTE de causas objetivas pasarían así a tener exenciones de cuotas, antes sólo aplicables a los ERTE de fuerza mayor. El objetivo es facilitar la transición de los segundos a los primeros ahora que ya ha finalizado el estado de alarma. Así, las empresas y entidades afectadas por ERTE de fuerza mayor deberán proceder a reincorporar a los trabajadores, primando los ajustes en términos de reducción de jornada.

Los sindicatos confían en llegar a un acuerdo

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha explicado en declaraciones a Onda Cero que la reunión se ha terminado poco después de las cuatro de la tarde –comenzó a las 9:00 e incluyó recesos– para “evacuar consultas”, pero ha confiado en que en un plazo “breve” de tiempo se llegaría a un acuerdo. Álvarez ha apuntado que los “escollos” para alcanzar un acuerdo vienen dados por la factura que el Gobierno estima que le supondrá la prolongación de los ERTE hasta el 30 de septiembre. El dirigente sindical cree que esta postura es entendible porque la prórroga tiene un “coste importante”. Por su parte, el secretario general de CC OO, Unai Sordo, ha señalado en declaraciones a la Sexta que en la negociación para extender los ERTE existen “algunas discrepancias” que son “perfectamente subsanables” y ha confiado en que las negociaciones acaben llegando a buen puerto.

El Gobierno aseguró el martes que si se lograba un acuerdo, convocaría un Consejo de Ministros extraordinario el viernes para ratificarlo. En cualquier caso, si el pacto no se diera, se espera que sea el Ejecutivo, de manera unilateral e in extremis, el que fije, en el Consejo de Ministros del próximo martes –30 de junio y día en que vencen las condiciones actuales– la fórmula en que los ERTE se prorrogarán hasta el 30 de septiembre.

.

Previous

ISESCO analiza en una reunión virtual la salud mental y la resiliencia durante las crisis

Francia ataca a la Agencia Europea de Sustancias Químicas

Next

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.