Trump está perdiendo crédito donde pronto podría necesitarlo más

| |

Dos años después, Roberts ha tenido suficiente. En Departamento de Seguridad Nacional v. Regentes de la Universidad de California, una mayoría dirigida por Roberts decidió que había llegado el momento de dejar de tomar las reclamaciones de la administración Trump al pie de la letra.

DHS v. Universidad de California involucra el programa formalmente conocido como Acción Diferida para los Llegados en la Infancia. DACA confiere un estado de protección temporal a aproximadamente 700,000 personas que ingresaron ilegalmente a los Estados Unidos como menores. El programa DACA fue adoptado por orden ejecutiva en la administración Obama, no por acto del Congreso. Teóricamente, la administración Trump tenía todo el derecho de rescindir esta orden de su predecesor.

Esta vez, sin embargo, a diferencia de 2018, el Tribunal de Roberts miró bajo el capó de los poderes de administración. El modo de Trump de usar esos poderes, escribió Roberts, era “arbitrario y caprichoso” y, por lo tanto, inválido según la Ley de Procedimiento Administrativo de 1946 y las demás normas de derecho administrativo.

Esta vez, nuevamente a diferencia de 2018, el Tribunal de Roberts se negó a creer las justificaciones de la administración de sus acciones, desestimándolas como “posiciones de litigio convenientes” que habían sido “ofrecidas nueve meses después [DHS] anunció la recesión “del programa DACA y” después de que tres tribunales diferentes hubieran identificado fallas en la explicación original “.

Trump no se equivoca, entonces, al sentir un aguijón personal en la decisión del tribunal. El tribunal razonó: Si pudiéramos creer su historia, aceptaríamos sus acciones dentro de sus poderes. Pero no podemos seguir fingiendo creer una historia obviamente falsa tras otra. Pierdes porque mientes.

Lo que plantea una pregunta interesante para todos los que observamos la Corte. ¿Se ha roto algo para siempre en Roberts? ¿Ha alcanzado algún punto de quiebre legal o político? ¿O fue DACA un caso especial, uno en el que la gravedad de las apuestas para tanta gente lo empujó a un lado de la carretera, pero lo dejó listo para volver al otro cuando las apuestas parecen más bajas?

Aquí hay algo que podemos decir al menos: un tribunal conservador se está retrasando menos a las afirmaciones de la administración Trump sobre sí mismo. Trump está perdiendo crédito donde lo mantuvo por más tiempo, y pronto podría necesitarlo más. En algún momento dentro de las próximas dos semanas, la Corte Suprema emitirá su decisión en el caso de documentos comerciales de Trump. La administración Trump ha argumentado que los contadores y banqueros del presidente deberían estar exentos de la citación del Congreso, en parte porque el presidente está demasiado ferozmente ocupado con los negocios de la nación como para molestarse por tales intrusiones. Todos los que tienen una cuenta de Twitter pueden ver cuán falso es ese argumento. ¿Se permitirá el Tribunal ver eso también?

Queremos saber lo que piensas sobre este artículo. Envíe una carta al editor o escriba a letters@theatlantic.com.

.

Previous

Las acciones de Asia cautelosas ya que el coronavirus amenaza la reapertura económica

Photoblogging simple con el tema de WordPress Instapress – WordPress Tavern

Next

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.