January 20, 2020

Noticias Ultimas

notiulti.com

Txikon y su equipo ya están a los pies de Dablam

Alex Txikon y su numeroso equipo ya se han establecido en el campamento base de Ama Dablam y ya están planeando escalar esta impresionante montaña de 6.848 metros de altura, considerada por muchos como la más hermosa del mundo. Los miembros de la expedición llegaron al campamento base, a 4.600 metros de altitud, el día 16., luego de seis magníficos días de trekking, cruzando con muy pocas personas, sin problemas de salud de ningún componente del equipo y muy buenas condiciones climáticas, aunque este año, a diferencia de las dos ocasiones en que el montañista vizcaí visitó el valle de Khumbu en invierno, Han pisado la nieve desde la partida de Namche Bazaar, la capital de los sherpas, ubicada a 3.400 metros.

En este sentido, explica Alex, tienes que Destacar el papel meritorio de Jesús, José y Alejandro, los tres niños discapacitados pertenecientes a la asociación Amiab. y sus monitores, que todavía acompañan al resto de la expedición en el campamento base de Ama Dablam, pero que al día siguiente 23 esperan llegar a Gorak Shep, a 5.100 metros de altura.

La presencia de nieve le ha permitido a Alex aplicar las lecciones aprendidas el invierno pasado en K2 y, en solo cuatro horas, construir un iglú. “Se podría decir que ya somos expertos en la construcción de iglúes”, dijo Txikon, para quien el año pasado estas construcciones de hielo fueron un gran descubrimiento, ya que mantienen una temperatura mucho más alta que la de una tienda, aíslan el ruido y permiten que se reconcilien mejor. el sueño, que luego se traduce en enfrentar la escalada en mejores condiciones físicas.

“No es fácil levantarlos, pero vale la pena”, explicó Alex. «Mientras algunos de nuestros compañeros de clase tenían frío al anochecer, dentro del iglú la temperatura se mantuvo constante a -2ºC«. Por lo demás, el campamento base está perfectamente instalado y organizado gracias a 7 Summit Treks, la agencia nepalesa que se encarga de la logística de la expedición.

En cuanto a los planes inmediatos de los escaladores, hoy lunes, día 20, la Puya se llevará a cabo, u ofrecerá a los dioses de la montaña, y ese es el comienzo oficial de la escalada., aunque esto tendrá que esperar un día porque el próximo martes espera un empeoramiento del tiempo. “Casualmente, el día 20, pasarán dos años desde que llegamos a la cumbre del Pumori”, recuerda Alex. “En esta ocasión, tenemos muchos días por delante y la montaña está en excelentes condiciones”.

Algunos miembros del equipo ya han explorado la ruta al Campo 1 y, si el miércoles las condiciones climáticas mejoran según lo planeado, todos irán al Campamento 1 a dormir y, a partir de ahí, “subirán”, como comentan, sin dar detalles del nivel que esperan alcanzar. En cualquier caso, de acuerdo con las fechas previstas por el líder de la expedición, deben completar la escalada dentro de los próximos 12 días, antes de fin de mes, para luego trasladarse al campamento base del Everest.

El regreso de Ramón Portilla

La experiencia es especialmente intensa para Ramón Portilla, pionero del Himalaya español., que Ama Dablam había intentado hace 23 años (estaba escalando solo y se quedó a cien metros de la cumbre) y se unió a la expedición en el último momento. “Ramón no me creyó cuando le dije que, durante la caminata, a veces es posible usar una camiseta en medio del invierno del Himalaya”, dijo Alex. «Ahora sí me cree, y también comienza a creer que, en realidad, esta vez trepará a Ama Dablam. Por supuesto, habrá todos los miembros del equipo para apoyarlo sin dudarlo. De hecho, el ambiente de la expedición es muy bueno ».

La verdad es el grupo que escalará Ama Dablam es muy numeroso. Además, Oscar Cardo y Jonatan García, quienes también probarán el Everest con Alex, el equipo lo completan Ramón Portilla, Félix Criado, Sergio Pérez, Francisco Miguel Fernández, Alejandro Albacete, David Javega, Jesús Morales, José Manuel Zapata y Francisco Hurtado. , además del nepalí Pasang Sherpa y Chhepal Sherpa.

Muchas personas en una expedición fueron impactantes al principio para el veterano Portilla. “Ahora, por otro lado, está encantado, especialmente con los niños de Amiab, de quienes no se separa todo el día”, dice Alex. ««Somos un grupo muy grande, pero la atmósfera de armonía es muy gratificante … Esperamos seguir disfrutando cada momento como lo hemos hecho desde que nos conocimos en Katmandú hace diez días. “

.