Un estudio encuentra diferencias basadas en el sexo en las comorbilidades entre los pacientes con EPOC

Un estudio de cohortes encontró que los pacientes masculinos y femeninos con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) tenían diferentes comorbilidades que predecían su riesgo de mortalidad.

Un estudio publicado en Informes científicos encontraron diferentes patrones de comorbilidades en hombres y mujeres que tenían enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), lo que tiene implicaciones para la evaluación del riesgo de EPOC.

Los participantes se encontraron a través de la cohorte prospectiva de EPOC “COPD and Systemic Consequences-Comorbidities Network” (COSYCONET). Hubo 2741 pacientes que se inscribieron en esta cohorte de 2010 a 2013. Los pacientes con antecedentes de cáncer, incluido el cáncer de pulmón, fueron excluidos de este estudio. Este estudio requirió datos completos de espirometría (utilizados para clasificar la EPOC), comorbilidades y parámetros de laboratorio para creatinina, hemoglobina y ácido úrico (utilizados para definir comorbilidades).

Todas las comorbilidades se registraron en entrevistas estructuradas basadas en diagnósticos médicos o definidas en función de biomarcadores específicos de la enfermedad.

Hubo 2575 pacientes incluidos en este estudio, con 1531 hombres y 1044 mujeres participando. Hubo diferencias significativas en la edad, el índice de masa corporal, el tabaquismo y los parámetros de función pulmonar entre hombres y mujeres. También hubo diferencias significativas en la hemoglobina y el ácido úrico.

Los hombres tenían más comorbilidades que las mujeres en general, y el porcentaje de participantes con un índice de comorbilidad de Charlson (ICC) mayor de 2 fue mayor en los hombres. Una puntuación de CCI (excluyendo la edad) superior a 2 frente a menor o igual a 2 se vinculó con tasas de mortalidad del 12,7 % frente al 9,5 % en hombres y del 11,6 % frente al 4,1 % en mujeres.

Las mujeres reportaron comorbilidades extrapulmonares que incluyeron caquexia, trastornos mentales y osteoporosis. Las comorbilidades entre los hombres incluyeron hipertensión arterial, arteriopatía coronaria sin infarto, infarto de miocardio (IM), hiperuricemia, diabetes con o sin insulina, alcoholismo, arteriopatía periférica o anemia. Las mujeres tenían asma e hiperinflación severa con más frecuencia, mientras que los hombres tenían apnea del sueño, enfisema u obstrucción de las vías respiratorias con más frecuencia.

Hubo 159 (10,4 %) hombres y 59 (5,7 %) mujeres que fallecieron durante la mediana del período de seguimiento de 3,7 años. Solo enfermedad renal (hombres: HR, 1,6; IC 95 %, 1,0-2,4; mujeres: HR, 2,6; IC 95 %, 1,4-5,1) y aumento de la frecuencia cardíaca (hombres: HR, 1,4; IC 95 %, 1,0-2,0) ; mujeres: HR, 1,9; IC 95%, 1,1-3,2) tenían riesgo de mortalidad para ambos.

Hipertensión arterial (HR, 1,5; IC 95 %, 1,1-2,2), arteriopatía coronaria sin IM (HR, 1,6; IC 95 %, 1,1-2,5), cirrosis hepática (HR, 2,6; IC 95 %, 1,0-6,5) y la osteoporosis (HR, 1,6; IC del 95 %, 1,0-2,5) se asociaron con un mayor riesgo de mortalidad en los hombres. La insuficiencia cardíaca (HR, 4,7; IC 95 %, 2,0-11,1), los trastornos mentales (HR, 2,6; IC 95 %, 1,5-4,5) y la hiperuricemia (HR, 2,2; IC 95 %, 1,1-4,3) fueron riesgo independiente Factores de mortalidad en la mujer.

La hiperinflación grave fue un factor de riesgo de mortalidad tanto para hombres como para mujeres (hombres: HR, 1,5; IC 95 %, 1,0-2,3; mujeres: HR, 1,9; IC 95 %, 1,0-3,4). La capacidad deficiente de difusión de los pulmones para el monóxido de carbono fue un factor de riesgo en los hombres (HR, 2,9; IC 95 %, 1,9-4,5), mientras que la presencia de asma (HR, 2,4; IC 95 %, 1,3-4,3) y apnea del sueño (HR , 2,4; IC 95%, 1,0-5,7) fueron factores de riesgo en las mujeres.

Hubo algunas limitaciones en este estudio. No se pudieron inferir relaciones causales directas con base en el diseño transversal del estudio. También hubo una falta de información sobre la causa de muerte, lo que significó que toda la mortalidad se determinó como mortalidad por todas las causas. La presencia de enfermedades malignas fue un criterio de exclusión del COSYCONET y no pudo ser estudiada en este estudio. Las comorbilidades no pudieron validarse mediante una evaluación independiente y se basaron en diagnósticos médicos, lo que podría permitir un sesgo de género de subdiagnóstico o sobrediagnóstico sistémico.

Los pacientes con EPOC tienen diferencias significativas en las comorbilidades en función del sexo, según los investigadores. Los datos demuestran que la prevalencia y el impacto de la mortalidad pueden diferir entre sexos.

“Debe explorarse hasta qué punto esto puede conducir a estrategias más personalizadas para el tratamiento y la vigilancia de los pacientes con EPOC”, escribieron los autores.

Referencia

Trudzinski FC, Jorres RA, Alter P, et al. Asociaciones específicas de sexo de comorbioma y pulmorbidoma con mortalidad en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica: resultados de COSYCONET. Representante científico. 2022; 12: 8790. doi: 10.1038 / s41598-022-12828-8

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.