Una mujer británica con una enfermedad terminal se reencuentra con su caballo por última vez

Hayley Golding disfrutó de un momento encantador con sus padres cuando pudo acariciar, besar y arañar a su caballo de dos años.

La yegua llamada Passion fue llevada al hospicio por sus empleados. “Todo el día fue hermoso, verla caminar, poder darle una última caricia, besarla, fue increíble”, dijo Hayley Golding a la BBC.

“De hecho, ha sido un día maravilloso para todos aquí”, dijo el capellán del hospicio Pete Griffith. “Creo que a todos les conmovió el vínculo que Hayley tiene con su caballo”, explicó.

Según él, es importante que, si es posible, las personas en cuidados paliativos tengan la oportunidad de vivir sus últimas experiencias de la manera más significativa posible.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.