Una mujer de Baltimore revive sus días a bordo del transatlántico gigante SS Estados Unidos

0
24

Laura Embrey disfrutó de una reunión familiar en Filadelfia la semana pasada, con la participación de su hermano y su hijo, el espíritu de su padre y un barco de vapor de 990 pies que alguna vez fue el orgullo del Atlántico pero que ha estado fuera de servicio por media noche. siglo.

El nativo de Baltimore, de 54 años, que ahora vive en Columbia, fue seleccionado recientemente para recorrer la SS Estados Unidos, un avión de pasajeros 100 años más largo que el Titanic, cuyo primer viaje a través del Atlántico, en 1952, estableció una velocidad registro – 3 días, 10 horas, 40 minutos – que sigue en pie.

"Fue increíble, más allá de cualquier expectativa que tenía", dijo Embrey después de recorrer lo que queda de la nave, despojado de gran parte de sus accesorios y vestimenta, y atracó desde 1996 en Filadelfia, donde los restauradores esperan recaudar suficiente dinero para conservarlo para el futuro generaciones para visitar. "Han pasado 50 años desde que estuvo en funcionamiento, pero para ver que todavía está allí, y para conocer su historia, para pensar en los reyes, reinas y presidentes que han estado en esa nave".

Sin mencionar a las familias, que es donde entra en juego el aspecto de la reunión de la visita de Embrey.

Hace cincuenta años, una Embrey de 4 años (que era Laura Zeichner en ese momento) montó el barco a través del Atlántico hasta Alemania. Su padre, que trabajaba para el Departamento de Defensa, estaba mudando a su familia a Europa y, como corresponde a un fanático de los barcos desde hace mucho tiempo, como soldado que se dirigía al extranjero durante la Segunda Guerra Mundial, navegó a bordo del Queen Elizabeth a Europa, tomó el ruta del agua.

"Toda mi vida, esta nave ha sido parte de nuestra historia familiar", dice Embrey, quien trabaja como gerente de oficina para un optometrista de Columbia después de 17 años en la industria de las aerolíneas, principalmente en ventas y promociones. "Era demasiado joven para recordar, pero veo todas las fotos de mí en él".

Embrey, su hermano mayor, Gary Zeichner, y su hijo de 26 años, Robert, pasaron unas cinco horas a bordo del barco y vieron casi todo: la sala de máquinas, los salones de baile y las hélices. Incluso pudieron recrear una fotografía familiar de su padre, apoyada en una barandilla mientras el barco se abría paso a través del Atlántico; Robert, quien nació dos meses después de la muerte de su abuelo, adoptó la misma postura, en el mismo lugar.

"Fue triste verlo en un estado de descomposición", dijo Embrey después de la gira del 8 de junio, "pero fue genial dibujar en tus propios recuerdos o en las imágenes que has visto … aún estoy en shock por la experiencia ”.

Para obtener más información sobre las SS Estados Unidos o para contribuir a su restauración, visite ssusc.org.

ckaltenbach@baltsun.com

twitter.com/chriskaltsun

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.