Falleció la escritora Almudena Grandes- Corriere.it

| |

de Alessia Rastelli

«The Ages of Lulu» fue un gran éxito y un escándalo. Luego dedicó todas sus energías a lidiar con el franquismo. La novela póstuma: una distopía inspirada en la pandemia

“He tenido que escribir artículos muy complicados toda mi vida. Nadie como este ». Así comenzó, el pasado 10 de octubre en el diario «El País», el conmovedor y valiente texto con el que el escritor español Almudena Grandes había hecho pública su enfermedad. Un cáncer, que había sido diagnosticado poco más de un año antes, «un cáncer -escribió- que es una enfermedad como cualquier otra, ciertamente un aprendizaje, pero nunca una maldición, ni una vergüenza, ni un castigo». Un cáncer que el sábado 28 de noviembre de Madrid en la que nació el 7 de mayo de 1960, se la llevó.

«Perdemos a uno de los principales escritores de nuestro tiempo», el primer ministro habló de inmediato en Twitter. Pedro sanchez. «La literatura española y los progresistas están de luto», añadió el ministro de Cultura, Miquel Iceta. “Almudena Grandes ha retratado con maestría nuestra historia reciente y ha dado voz a quienes nunca la habían tenido”, recordó elInstituto Cervantes, dirigida por el marido del escritor, el poeta Luis García Montero que le ha dedicado más de una de sus colecciones.

Pasión civil y cualidades estilísticas, una escritura fluvial y envolvente capaz de fusionar inventos y hechos históricos. Todo esto fue Almudena Grandes, una autora literaria y a la vez popular, capaz de emprender un camino que desde su inicio erótico con Las edades de Lulu, en 1989, la llevó a cruzar el Español del siglo XX. Convertirse en una voz al servicio de la memoria, de la reelaboración de los años oscuros de Franquismo, narradora de los «perdedores» para quien, como señaló ayer «El País», supo construir «una epopeya». “Mi abuelo – dijo la propia escritora en una entrevista con el Corriere en 2016 – no fue a la universidad, pero poseía una riqueza que hemos perdido: la cultura de la pobreza y la dignidad de no ser rico”. Y de nuevo, de su novela Besos en el pan, que salió el año anterior, dijo: «Me gustaría que se leyera solo como una reivindicación del original cultura de la pobreza».

Licenciada en Historia y Geografía por la Universidad Complutense de Madrid, Grandes alcanzó notoriedad a los 28 años con Las edades de Lulu, de la cual el director Bigas Luna dibujó la película del mismo nombre con Francesca Neri. «Desde aquel debut publico Almudena Grandes, que luego se convertiría en un símbolo de la España posfranquista», atestigua. Luigi Brioschi, presidente de Guanda, editor de todos los títulos italianos del autor.

Luego vinieron otras novelas exitosas, como Malena, un nombre de tango (1994), Atlas de geografía humana (1998), Los años difíciles
(2002), Demasiado amor (2004), hasta que, en 2007 con Corazon de hielo Salió lo que puede considerarse su primera novela política, en la que narra la pasión entre la hija de exiliados republicanos y un joven heredero de un acaudalado empresario que hizo fortuna bajo el franquismo. “Buena parte de su obra narrativa – prosigue Brioschi – y quizás la mejor, la ha dedicado Almudena Grandes un lúcido y decidido enfrentamiento con el pasado, con la guerra sin fin. Al servicio de esta empresa puso su extraordinaria riqueza creativa, su formidable medio de expresión. Para todos, agrego, fue una gran amiga ».

Se remonta a 2010 el grandioso proyecto de la
«Episodios de una guerra interminable»: una serie que incluye seis novelas en las que narrar la España de los años cuarenta a los sesenta, combinando la gran historia y la de los individuos, recuperando figuras de la vida real que habían quedado ocultas, oscurecidas. «Esta serie – dijo Grandes en una entrevista con“ El País ”- me devolvió a lo que era. Me mostró, muchos años después de mi graduación, lo importante que era lo que estudiaba. Probablemente no hubiera pensado en los “Episodios” si no hubiera sido historiador ».

El escritor ha completado cinco de los seis libros. El primero, en 2010, fue Agnes y Joy
, que siguieron El chico que leyó a Verne

(2012), Las tres bodas de Manolita (2014), Pacientes del Dr. García (2017), La hija ideal

(2020). Con este último llegamos al período de 1954 a 1956: una fase de España que Almudena Grandes decide narrar a través de un punto de vista original, lateral y quizás por ello aún más auténtico: la vida en los hospitales psiquiátricos durante el franquismo. Y hacerlo a través de un caso noticia terrible y real, el de Aurora Rodríguez Carballeira: una mujer rica, culta e inteligente que mató a su única hija Hildegart, una niña prodigio, cuando cumplió los dieciocho años. En una entrevista concedida a «la Lettura» el 19 de julio de 2020, la propia autora explicó su método: «A través del internamiento de Donna Aurora, cuento el sofocante manto de silencio y miedo que también había caído sobre España. Cuento una historia dentro de un verdadero manicomio, en un país que se había convertido él mismo en un manicomio ».

En esa entrevista, que tuvo lugar después de la primera fase larga del cierre de emergencia debido a la pandemia, el autor contó haber vivido el encierro en Madrid y que esa experiencia había inspirado otra novela. Una trama que ya estaba escribiendo y que la había impulsado a tomarse un respiro de la serie histórica. «El nuevo libro – había anticipado – está vinculado a la pandemia. En el centro hay una dictadura y resistencia a esta dictadura, pero en un futuro cercano. Ya he escrito unas ochenta páginas ». Es su novela póstuma, como confirmó ayer la editorial española hablando de una «Distopía». Precisamente en el artículo de «El País» en el que anunciaba la enfermedad, la propia autora se disculpaba por futuras ausencias y silencios. Luego explicó: “Mis lectores, que me conocen bien, saben que son muy importantes para mí. Siempre que me preguntan por ellos respondo lo mismo, que son mi libertad, porque gracias a ellos puedo escribir los libros que quiero y no los que otros esperan. También saben que escribir es mi vida, y nunca ha sido más, ni más intensa, que ahora. Durante esta fase escribí una novela que me mantuvo íntegro y representó un propósito para el futuro que me ayudó tanto como cura. Ahora necesito devolverle al libro todo lo que me dio, encerrarme con él, mimarlo, terminarlo, corregirlo ».

Tenaz hasta el final, luchó: «Mis personajes favoritos son los supervivientes y no tengo intención de decepcionarme», volvió a escribir. Un compromiso y una fuerza que Almudena Grandes no expresó solo en los libros. En 2010 estuvo con Pedro Almodóvar entre quienes juez defendido Baltasar Garzón, acusado de haber abierto una investigación sobre los delitos amnistiados por el franquismo. Siempre progresista, «en diferentes momentos voté tanto por los socialistas como por Podemos», le dijo a «la Lettura»: «Hubo fases en las que no habría elegido al PSOE, pero agradezco a Sánchez y me gustó Zapatero». También luchó por los migrantes, las mujeres. El feminismo, dijo en nuestro suplemento, “hoy y siempre, es la lucha de las mujeres por la igualdad. Entendimos que el legal no es lo mismo que el real, por eso la batalla debe continuar ».

27 de noviembre de 2021 (cambio 28 de noviembre de 2021 | 01:15)

Previous

terreno en Decentraland vendido por 2,1 millones de euros

Roma – Zorya: una visión general de los medios italianos

Next

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.